Siguenos en:
Martes
 11 de Agosto de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
Respeto a la propiedad
Sábado,  1 de Agosto, 2020
Respeto-a-la-propiedad

Hay argentinos que se equivocan de cabo a rabo cuando afirman que su país va camino a convertirse en otra China por los fuertes ataques que hace el Gobierno contra la propiedad privada y la libre empresa. Aprovechando la cuarentena, el régimen de Alberto Fernández se está apropiando de decenas de miles de empresas pequeñas y grandes, en un operativo de embargo disimulado más agresivo que el acometido por el sátrapa venezolano Hugo Chávez.

Fernández les ha prohibido terminantemente a las empresas hacer despidos mientras dure la emergencia sanitaria. Sin importar que los establecimientos no vendan nada, no produzcan o no tengan flujo de caja, deben mantener a todo su personal y pagarles puntualmente sus salarios. El Gobierno está ayudando a esas compañías, pero a cambio, la burocracia estatal pasa a formar parte del paquete accionario y de la administración, lo que en términos más claros es una expropiación que no promete nada bueno, como pasó con todas las firmas venezolanas que pasaron a manos del chavismo, que ha dejado sin gasolina al país con las mayores reservas de petróleo del mundo.

Es verdad que China está detrás de los movimientos de izquierda que han destruido varias de las economías latinoamericanas, como está pasando con Argentina. Lo paradójico es que ninguno de los satélites de la dictadura asiática busca emular el modelo chino y Beijing tampoco hace el mínimo esfuerzo porque lo imiten, salvo en el plano político, pues en eso, nuestros tercermundistas son muy aplicados y buscan cómo montar férreas dictaduras.

Lo que ha logrado China en los últimos 50 años es justamente gracias a que se dedicó a fomentar la empresa privada, con leyes y políticas altamente respetuosas del capital, de ahí el impresionante éxodo de compañías occidentales que encontraron en el comunismo chino el mejor protector, el más grande aliado y el socio más eficiente. China no hubiera pasado de ser un gigante dormido a la mayor potencia mundial, la denominada “factoría del planeta”, de no haber sido por este impulso que le ha permitido ganar sitiales de primer orden en materia de innovación, en la lucha contra la pobreza, impresionantes mejoras en materia educativa y en la generación de riqueza que, en tiempo récord, ha sacado de la miseria a cientos de millones de personas. Todo eso gracias que se olvidó de las enseñanzas de Marx.

Los expertos coinciden en que ninguno de los grandes logros del “milagro chino” es obra de la dictadura y que todos los méritos pertenecen al gran ingenio de un pueblo milenario que siempre hizo grandes aportes a la cultura universal. Eso es una gran verdad, pero hay que admitir que los comunistas herederos de Mao Zedong, el mayor genocida de la historia universal, se dieron cuenta a tiempo cuál era la clave para transformar la economía y crearon una rarísima combinación entre libre iniciativa y dictadura, entre control estatal y mercado abierto, modelo que sólo ha podido funcionar en muy pocos lados, entre ellos, Singapur. En el resto de los sitios donde se ha atacado la propiedad, las consecuencias han sido desastres como el de Cuba o Venezuela.

Lo que ha logrado China en los últimos 50 años es justamente gracias a que se dedicó a fomentar la empresa privada, con leyes y políticas altamente respetuosas del capital, de ahí el impresionante éxodo de compañías occidentales que encontraron en el comunismo chino el mejor protector, el más grande aliado y el socio más eficiente.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día