Siguenos en:
Sábado
 17 de Noviembre de 2018
Editorial
Editorial
Que no vuelva a suceder
Domingo,  9 de Septiembre, 2018
Que-no-vuelva-a-suceder

Todos se preguntan si hay que meter preso al médico que le extirpó por error el riñón sano a un niño enfermo de cáncer. Las instancias que buscan culpables, que se interesan por aplicar una sanción y que se empeñan por quedar como héroes en una situación tan dolorosa, se movilizan rápidamente y se esfuerzan por adueñarse de la palestra, pues aunque cueste creerlo no faltan quienes aprovechan la ocasión para ganar rédito político y popularidad.

La gran preocupación, sin embargo, debería ser cómo evitar que sigan sucediendo estos errores; cómo reducir al mínimo la posibilidad de error; cómo evitar estos dramas que ocurren en su mayoría por errores humanos, que pueden ser inevitables en muchos casos, pero nunca atribuibles a la falta de procedimientos, a vacíos legales o al incumplimiento de las normas que rigen una actividad tan compleja y riesgosa como la medicina.

El drama del este niño nos conmueve a todos, no hay palabras para expresar el dolor que se siente, pero lamentablemente no es el primero ni el único caso. En nuestro país, los casos de supuesta negligencia médica crecen y se multiplican, al extremo de que hoy existen asociaciones de familiares de presuntas víctimas de errores médicos, que peregrinan de un lado para otro buscando justicia, que no encuentran explicaciones de parte de las instancias respectivas; que se chocan contra los muros políticos y que finalmente sucumben ante la carencia de instrumentos jurídicos y de la institucionalidad necesarias para lograr respuestas coherentes. Hace unos días, desde Oruro llegó la noticia de una joven de 23 años, Abigail Gonzales, quien falleció producto de una infección postoperatoria originada en un pedazo de gasa que el médico que la operó dejó olvidado dentro de su estómago cuando le extirpó la vesícula. La chica estuvo padeciendo durante más de una semana; no hubo forma de encontrar una solución y finalmente se produjo el deceso, tras lo cual comprobaron mediante una autopsia, el grave error que se había cometido. Este caso no ha tenido repercusión nacional ni ha habido movilización de fiscales y policías, porque el acusado es un médico cubano traído por el Gobierno nacional. 

De cualquier forma, insistimos que la solución no es lanzar una cacería de brujas, pues por más drástico que sea el castigo nadie va a devolver la vida y la salud a las personas que sufren este tipo de desgracia. Lo que sí es posible y resulta inaudito que no se ponga en práctica cuanto antes, es establecer protocolos, procedimientos, sistemas de supervisión, control, formas de verificación de calidad y regulaciones que ayuden a los médicos a minimizar el riesgo. Es inadmisible seguir tratando estos casos como si fueran hechos criminales, pero lo que sí resulta un acto doloso es que los llamados a ser los principales responsables de la salud en Bolivia sigan rehuyendo a la prevención.

Es inadmisible seguir tratando la supuesta negligencia médica como si fueran hechos criminales, pero lo que sí resulta un acto doloso es que los llamados a ser los principales responsables de la salud en Bolivia sigan rehuyendo a la prevención.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día