Siguenos en:
Lunes
 30 de Marzo de 2020
Editorial
Editorial
Que no nos robe la vida
Sábado,  14 de Marzo, 2020
Que-no-nos--robe-la-vida

Todo lo que se haga no será suficiente para frenar la epidemia del Coronavirus. Lo estamos viendo en todas partes, en países con mejores posibilidades económicas y con mayor organización. Solo queda esperar que en Bolivia las cosas resulten más benignas y en todo caso, convencernos de que la fuerza está en los ciudadanos, la verdadera responsabilidad se encuentra en las familias y el camino para vencer lo debe encontrar la gente, así como sucedió en la primavera de 2019, cuando nos deshicimos de un virus mucho más letal, el narco-populismo que nos robó 14 años, que ha dejado el país en ruinas y que todavía amenaza con volver y seguir con su propagación destructiva.

El régimen del cocalero prófugo lo trastocó todo, penetró en las vidas de cada individuo e hirió nuestras almas con odio y racismo. Solo hay que ver lo que pasa desde hace años en países que no han podido vencer al virus del socialismo, para dimensionar el tamaño de la hazaña que acometimos los bolivianos y lo que somos capaces de hacer con esta enfermedad que mete más miedo del que merece.

Había que suspender las clases, había que restringir algunos viajes, suspender eventos masivos y tal vez se necesite hacer más. Recordemos el inmenso sacrificio que se hizo durante aquellos gloriosos 21 días posteriores al 20 de octubre. Fue duro, fue extenuante y muy costoso para nuestra economía, pero fue la única manera de lograr la libertad. Hoy nadie se refiere a lo que perdió en esos días, sino a lo que hemos ganado y sobre todo, al futuro de prosperidad que tenemos por delante.

Aquella vez el principal enemigo también era el miedo y vaya que se encargó de generar psicosis. Lo hizo con balas, con terroristas e instigadores que no cesaron de amedrentar a gente que no tenía otra arma en la mano más que su voluntad de cambiar el país. La respuesta fue la solidaridad, la unidad de todos, la empatía y la organización de los ciudadanos que buscaron la forma de que no falte nada en la mesa, en los hospitales y en los mercados.

Con un ciudadano bien preparado,  que no se deja llevar por el pánico, que rechaza las noticias falsas y los rumores infundados, que se organiza y responde con una actitud positiva, el coronavirus será mucho más fácil de vencer y lo mejor es que si lo derrotamos será para siempre, no como ocurre con el masismo criminal que todavía tiene mucho resto para continuar fastidiándonos la vida.

 Hagamos fuerza para que desaparezcan esos gestos de intolerancia, esas reacciones irracionales que nos llevan a cometer errores. Forman parte de una herencia maldita que debemos superar. La democracia no solo es la ausencia de dictadura, pues tiene que ver con la vida cotidiana, con la actitud de las personas, que lamentablemente están dejando mucho que desear.

Con un ciudadano bien preparado,  que no se deja llevar por el pánico, que rechaza las noticias falsas y los rumores infundados, que se organiza y responde con una actitud positiva, el Coronavirus será mucho más fácil de vencer.