Siguenos en:
Martes
 20 de Agosto de 2019
Editorial
Editorial
Porrazo a la vuelta de la esquina
Domingo,  11 de Agosto, 2019
Porrazo-a-la-vuelta-de-la-esquina

" Éramos muchos y parió la abuela”, es una versión algo vulgar pero más clara del conocido dicho “de mal en peor”. Los bolivianos podríamos decir “de Guatemala a Guatepeor”, pero eso no sería del agrado de los guatemaltecos, que últimamente andan mejor posicionados en todas las escalas económicas y sociales en las que nuestro país sigue compartiendo la cola con el imbatible Haití. Ahora nos queda el consuelo (de tontos) que nos brinda la caída libre de Venezuela, que está batiendo récords catastróficos que ostentaban solo países en situación de guerra.

Si alguno pensaba que todavía estamos en bonanza, por la forma en cómo equipa sus aposentos el presidente Morales, por lo que gasta en desfiles o por las millonadas que sigue inyectando en los elefantes blancos, puede ir preparándose para un aterrizaje forzoso, pues las últimas novedades no son nada alentadoras. 

Desde Brasil nos han avisado que la era del gas ha finalizado, al menos en los términos fastuosos en los que se mantuvo hasta 2014, con cantidades abundantes, un dominio monopólico del mercado y precios altamente favorables. Las nuevas reglas imponen menores volúmenes, precios más bajos y para colmo, la obligación de competir en el mercado con empresas privadas en igualdad de condiciones, contexto en el que YPFB no tiene la más mínima experiencia.

Este escenario desfavorable que empezó hace cinco años con la caída internacional de los precios de las materias primas ya provocó un gran agujero en las finanzas públicas, que han reportado déficit fiscal por quinto año consecutivo y un déficit comercial que se va incrementando porque cada día importamos más de lo que vendemos y eso incluye papa y cebolla, lo que significa que estamos produciendo menos y más caro que nuestros vecinos.

El Gobierno, que se ha vuelto un gran maquillador de la economía, ha conseguido disimular bien las cosas, no sólo con la permisividad hacia el narcotráfico que aporta un buen caudal de divisas, sino también a través del endeudamiento y el sangrado de las reservas internacionales que se reducen a un ritmo vertiginoso.

La última novedad tiene que ver con el estaño, el “metal del diablo”, que ha escrito las páginas más deslumbrantes, pero al mismo tiempo las más tristes y sangrientas de la historia del país. Una de las épocas de mayor auge del país, entre 1880 y 1920, coincide precisamente con el descubrimiento y desarrollo de las minas de estaño, que dieron origen a las fortunas más grandes del mundo. Ni siquiera el gas ha tenido ese mismo impacto, pero es que nunca habíamos tenido una élite política con tanta capacidad para derrochar y saquear.

La funesta historia que escribieron las reiteradas crisis del estaño dejaron graves secuelas en el país, sobre todo la que ocurrió a principio de los años 80 del siglo pasado. Hoy enfrentamos otra de esas caídas con un Gobierno que no sabe producir ni promover la producción, cuyo modelo económico está basado en trucos contables y en cifras muy bien adornadas, que no sabe ahorrar y que sólo sabe derrochar y endeudarse.

“Les espera un piñazo (porrazo) muy fuerte”, dijo hace poco un reconocido economista argentino.

La funesta historia que escribieron las reiteradas crisis del estaño dejaron graves secuelas en el país, sobre todo la que ocurrió a principio de los años 80. Hoy enfrentamos otra de esas caídas con un Gobierno que no sabe producir ni promover la producción, cuyo modelo económico está basado en trucos contables y en cifras maquilladas, que no sabe ahorrar y que sólo sabe derrochar y endeudarse.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día