Siguenos en:
Lunes
 3 de Agosto de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
Por qué somos pobres
Jueves,  30 de Julio, 2020
Por-que--somos-pobres

El profesor de una universidad latinoamericana les pidió a sus estudiantes que le digan quienes tienen hoy una vida mejor que la que tuvieron sus padres y sus abuelos. Todos levantaron la mano y al entrar en detalle, las anécdotas fluyeron con entusiasmo.
Los jóvenes recordaron que cuando eran niños, al visitar las casas de sus abuelos, no iban al baño, sino a la letrina. Mencionaron cocinas a leña, habitaciones sin energía eléctrica, chicos descalzos jugando en las calles con pelotas de trapo, caminatas de varios kilómetros para ir a la escuela, enfermedades que hoy ya no existen porque han sido erradicadas y muchos problemas que hoy forman parte de los tristes recuerdos de las generaciones anteriores.

Los chicos de hoy dan por sentados beneficios que antes eran impensables, como el acceso a internet, los servicios básicos, una cama propia dónde dormir, comida tres veces al día e innumerables beneficios de los que goza más del 85 por ciento de la humanidad. Es verdad que todavía hay una gran cantidad de pobres, pero es ínfima en comparación a lo que ocurría en 1950. En ese año,  tres cuartas partes de los seres humanos no tenía lo indispensable para vivir, cifra cinco veces superior a la actual. 

Si retrocedemos más en el tiempo y miramos otros indicadores, los avances son aún más significativos. En 1820, solo una de cada 10 personas mayores de 15 años sabía leer y escribir. En 1930 era una de cada tres. Y hoy el porcentaje llega al 85% en todo el mundo. Hace solo 200 años, el 43% de los niños moría antes de llegar a su quinto cumpleaños. Desde entonces ha habido mejoras en la dieta, en los hogares y en la higiene, además de una salud pública cada vez más extendida y del desarrollo de antibióticos y vacunas. 

La siguiente pregunta de aquel docente fue menos políticamente correcta. Les exigió a sus alumnos que mencionaran si sus padres y abuelos mejoraron su situación gracias al socialismo, a las políticas estatales de lucha contra la pobreza o a cualquier otra iniciativa estatal, de esas que abundan en nuestros países y que nos prometen dicha y abundancia.

Lamentablemente, en el auditorio no había la suficiente capacidad de análisis para responder y el profesor tuvo que apelar a varios ejemplos que ayuden a entender. Hace 50 años había en América Latina varios países que eran más ricos que muchas de las naciones europeas. Los índices de desarrollo humano y el ingreso per cápita de Argentina, Venezuela, Cuba y Uruguay eran superiores a los de España, Portugal, Irlanda y varias regiones de Italia, Polonia, etc. 

A excepción de Uruguay, los países mencionados fueron tomados por el socialismo, por regímenes que pregonan la justicia social, que supuestamente luchan contra la pobreza y que llevan adelante políticas sociales, pero también son los únicos donde los jóvenes no pueden afirmar hoy que sus vidas sean mejores que las de sus padres y abuelos.

Hace 50 años había en América Latina varios países que eran más ricos que muchas de las naciones europeas. Los índices de desarrollo humano y el ingreso per cápita de Argentina, Venezuela, Cuba y Uruguay eran superiores a los de España, de Portugal, Irlanda y varias regiones de Italia, Polonia, etc.