Siguenos en:
Jueves
 20 de Junio de 2019
Editorial
Editorial
Perjuicios innecesarios
Sábado,  1 de Junio, 2019
Perjuicios-innecesarios

El sector salud tanto de la sede de gobierno y el propio de la capital cruceña, ha recurrido a sendos y polémicos paros, en algún caso escalonados, para exigir atención a puntuales demandas sobre asuntos administrativos o bien de tipo salarial. Las medidas de los trabajadores de salud han causado un enorme perjuicio a la población, castigada por mucho tiempo con la suspensión de un servicio de suyo fundamental para la vida como es la atención de la salud. Aclaradas las competencias gubernamentales y las departamentales, incluyendo las municipales, la atención de la salud ciudadana requiere de un lapso de tiempo para no solo asumir las responsabilidades pertinentes, sino el flujo regular de los recursos dentro de la dinámica del Seguro Único de Salud.

Sin embargo, la dirigencia del sector salud parece haber perdido la perspectiva de lo colectivo para centrarse en lo singular de un problema de larga data y de soluciones de largo aliento. Sin duda, existe legitimidad en las demandas del sector salud, que por supuesto se apoyan en la necesidad de mejor servicio para la población.  A pesar de esta postura, coherente con su preocupación cotidiana, el recurrir a la suspensión del servicio de atención de la salud resulta ser que el remedio es peor que la enfermedad. Si se mira bien, las demandas, todas las planteadas hasta ahora pueden resolverse por otra vía que no sea dejar desprotegida a la ciudadanía, especialmente cuando asoma en el horizonte un incremento de casos, incluso fatales de Infuenza.

En el caso de la ciudad sede de gobierno, las demandas de pago de salarios atrasados muestran que hasta con recursos disponibles la administración regional sufre de una incompetencia crónica que no puede resolverse con la suspensión de la atención médica y de otros servicios a una población que demanda atención urgente a necesidades de salud largamente postergadas. En la capital cruceña se han desvelado demandas de remoción de personal administrativo, con argumentos que deberían sopesarse con mayor dosis de responsabilidad y voluntad, sin afectar a los intereses colectivos. Remover personal administrativo que ha ingresado por méritos y competencias resulta complicado, especialmente si el problema es estructural y no de capacidad. 

La implementación del Seguro Universal de Salud mediante un Sistema Único de Salud conlleva un proceso no solo complejo, sino altamente diferenciado en el marco de la interpretación de la Ley de Autonomías y las respectivas competencias de cada nivel, sea nacional, departamental y local. La lectura de esta situación debe ser obligada para el sector salud, de manera que en el horizonte de soluciones desaparezca la suspensión de la atención a la población. La demanda de la ciudadanía por un acceso gratuito y de calidad a la salud no puede, por ningún motivo, ser obstaculizada con la suspensión de actividades. El largo camino por recorrer para satisfacer a ese anhelo de la ciudadanía merece consideración, mayor tacto en su abordaje y criterio más amplio.

El caso paceño se resolverá por la vía de un proceso administrativo. En el caso cruceño, que más parece un tanteo de fuerzas, también habrá soluciones administrativas que no resolverán el problema de fondo, que no es otro de la disponibilidad de recursos. Esta disponibilidad de recursos transita en un proceso que requiere paciencia y diligencia del sector salud en su conjunto. La discrepancia entre partes no tiene por qué pagarla el ciudadano común, el que más necesita de la atención de salud, el más desfavorecido y, por paradoja, el más castigado por un sector cuya dirigencia se muestra como insensible ante esa realidad. Los paros de salud han impresionado no sólo polémicos, sino como cauce de intereses que eluden el interés colectivo.

La discrepancia entre partes no tiene por qué pagarla el ciudadano común, el que más necesita de la atención de salud, el más desfavorecido y, por paradoja, el más castigado por un sector cuya dirigencia se muestra como insensible ante esa realidad. 

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día