Siguenos en:
Miércoles
 15 de Julio de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
Para que funcione el rastrillaje…
Domingo,  21 de Junio, 2020
Para-que-funcione-el-rastrillaje…

La Gobernación y la Alcaldía de Santa Cruz han anunciado el mayor despliegue asistencial, nunca antes visto en la historia del país para controlar la pandemia del coronavirus en el departamento. El objetivo es frenar el creciente contagio y evitar extremos dramáticos que se producirán indefectiblemente si continúan subiendo los números de infectados y muertos.

El operativo “rastrillaje” consiste en movilizar miles de personas, entre funcionarios públicos, voluntarios y personal de salud hacia los barrios, con la finalidad de detectar enfermos y, de acuerdo a las condiciones de los pacientes, iniciar el tratamiento domiciliario, coordinar el traslado a centros médicos autorizados y aplicar otras medidas preventivas.

Las brigadas también tendrán la misión de atender la dramática situación que viven los sectores más necesitados  con la entrega de alimentos y medicinas, ayuda que contará con el aporte de diferentes instituciones, empresas y donantes que se han sumado a la iniciativa.

Este tipo de estrategia ha dado excelentes resultados en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil, ciudad que lucía prácticamente desahuciada hace un par de meses y, casi en tiempo récord, pudo disminuir drásticamente los contagios y reducir a cero los muertos. Pese a los excelentes resultados que impulsó precisamente el municipio guayaquileño, que decidió romper con las directrices del Gobierno central, la arremetida sanitaria no se ha detenido, pues el programa tiene presupuesto y organización asegurados hasta lograr la seguridad de los habitantes.

Esa es justamente la primera interrogante que surge a raíz de la acción que llevan adelante nuestras autoridades. Vivimos en un país donde reina la improvisación, el cortoplacismo y la insostenibilidad de las políticas públicas. Nuestros líderes locales han prometido cambiar la historia de la pandemia y para ello se requiere persistencia y continuidad, de lo contrario los resultados seguirán siendo adversos.

El otro desafío es el dinero. La Alcaldía de Guayaquil dejó casi todas las obras  a un lado y concentró los recursos en la salud, de tal manera que alcanzó para costear las pruebas de laboratorio, para construir hospitales de emergencia, para ayudar a los más pobres y proteger la vida de la gente. Es el momento de ser coherentes, nos estamos jugando por cuidar a los ciudadanos, pero eso se tiene que demostrar con la plata. Además, si prospera la vida, la economía también estará a salvo.

Por último y para que no sólo sea una campaña mediática, el rastrillaje debe tener un fuerte componente científico. Uno de los objetivos fundamentales es conocer la verdadera dimensión de la pandemia, reconocerla y difundir los números para que la gente conozca el tamaño del enemigo. Y eso se logra con pruebas masivas, ágiles y confiables. Imaginamos que ese es el punto más débil y por eso mismo hay que remediarlo cuanto antes.

Vivimos en un país donde reina la improvisación, el cortoplacismo y la insostenibilidad de las políticas públicas. Nuestros líderes locales han prometido cambiar la historia de la pandemia y para ello se requiere persistencia y continuidad, de lo contrario los resultados seguirán siendo adversos.