Siguenos en:
Jueves
 5 de Diciembre de 2019
Editorial
Editorial
La lucha debe continuar
Martes,  3  de Diciembre, 2019
La-lucha-debe-continuar

Algunos están actuando como si la lucha por la recuperación de la democracia hubiera sido ganada definitivamente y que todo puede volver a la normalidad, es decir, a la misma política tradicional, a los pactos, mañas, repartijas, loteamiento del aparato público y demás vicios de nuestra dirigencia, acuñada en casi 200 años de vida republicana.

Eso fue justamente lo que llevó a un dirigente como Evo Morales al poder y eso mismo lo mantuvo durante 14 años. Los embaucadores que pretendían montar una dictadura indefinida estarían festejando hoy, de no haber sido porque  se interpuso una nueva generación, una nueva actitud, otros líderes, una manera distinta de hacer las cosas y sobre todo, un sentimiento que de adueñó de las preocupaciones, el hastío y las demandas de la gente, que ya no soportaba vivir en el contexto de odio, de corrupción y de racismo impuesto por el antiguo régimen.

Jamás en la historia de la democracia boliviana se ha conocido de un acto tan valiente, pluralista y determinado como el que surgió a partir del 21 de febrero de 2016 y que se capitalizó con la protesta de 21 días que provocó el desvanecimiento del Gobierno del dirigente cocalero, cuya impostura ha quedado completamente al desnudo. Ahora todos saben que no había ninguna revolución; todo era simplemente coca, cocaína, corrupción, saqueo, dirigentes pagados, terrorismo y también un acto de cobardía, pues ni siquiera demostraron espíritu de lucha ni la fuerza incontenible que supuestamente provenía de las masas.

Cuando huían, los cabecillas de esta mafia política prometieron volver para recuperar el botín que han dejado, consistente en una inmensa masa crítica que logró el “vivir bien” (mejor dicho, la buena vida) con Evo Morales. Se trata de una poderosa burguesía que ha estado lucrando con el narcotráfico, el contrabando, los contratos con el Estado, los sobreprecios y una impresionante red de prebendalismo que se ha farreado más de 300 mil millones de dólares, una cifra que hubiera alcanzado para conseguir la prosperidad de todos los bolivianos.

Cuesta creer que políticos de larga experiencia no sean capaces de advertir este peligro y cuando se habla de candidatos para las próximas elecciones, nuevamente surge la fragmentación, cada uno jala por su lado en búsqueda de sus propios intereses. Si la victoria conseguida quedara en manos de estos personajes que vienen gobernando el país desde siempre, no cabe duda que dentro de unos meses, el país estará otra vez en manos de los mismos aventureros que nos llevarán al desastre. 

Los verdaderos líderes son los que asumen los retos del momento y se ponen al frente del ejército. Es bueno que ellos sigan asumiendo ese rol, que siempre estén un paso adelante y que consigan otro de los imposibles en la historia de Bolivia, es decir, la unidad de las fuerzas políticas en torno a un solo objetivo.

Cuesta creer que políticos de larga experiencia no sean capaces de advertir este peligro y cuando se habla de candidatos para las próximas elecciones, nuevamente surge la fragmentación, cada uno jala por su lado en búsqueda de sus propios intereses.