Siguenos en:
Lunes
 3 de Agosto de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
La imposible reinvención del MAS
Jueves,  23 de Julio, 2020
La-imposible-reinvencion-del-MAS

Los bolivianos siempre supimos que Evo Morales era un bloqueador, un boicoteador, que llegó a estrangular durante un mes al país con la interrupción del tráfico en la carretera Santa Cruz-Cochabamba, una de las más importantes de la red vial nacional, que abastece de alimentos y lo más indispensable para la mayor parte de la población.

Conocíamos sus nexos con el narcotráfico, los actos terroristas que incitaba en el Chapare, los asesinatos que ordenó y en el 2003, fue cómplice del cerco a ciudad de La Paz que provocó escasez de alimentos y de combustibles. Fue así como les pusieron una trampa a los militares que desencadenó la masacre de Warisata, con un saldo de más de 60 muertos. 

Durante años fue un diputado solitario en el Congreso Nacional. Su partido no conseguía más votos que los de narcos y cocaleros del trópico cochabambino, porque hasta en el sindicalismo tenía graves problemas y fue expulsado de la Central Obrera Boliviana, entidad rodeada de polémica, pero sin antecedentes criminales.

Morales tuvo que adoptar el discurso socialista para granjearse el aprecio de la izquierda, que jamás lo había percibido como uno de ellos, pues siempre ha sido el promotor del más primitivo de los capitalismos, con la mercancía más agresiva que haya pisado la faz de la tierra, rechazada incluso por organizaciones criminales que mantienen ciertos códigos de honor.

Por recomendación de sus asesores se hizo indigenista, ecologista, defensor de los derechos humanos, abogado de los recursos naturales, adoptó un discurso nacionalista, promotor de la transparencia y la honradez en el manejo de los recursos públicos. Fue así como sedujo a la gran masa de votantes que se inclinó por él en el 2005, pero muy pronto sus grandes maestros de la política, entre ellos el ex senador Filemón Escóbar, lo abandonaron al comprobar que su barniz se le había caído una vez que obtuvo el poder y se convirtió en el mismo impulsor del narcotráfico y en el saqueador más grande que haya pasado por el estado boliviano.

Para muchos fue una sorpresa que en noviembre haya ordenador cercar y matar de hambre a las ciudades, que luego haya promovido el terrorismo o que hable de formar milicias armadas para defender el narco-estado que estaba construyendo. Pero eso no es más que mala memoria de algunos, desinformación de otros y propaganda malintencionada de la mayoría. Evo Morales jamás cambió y lo está demostrando cuando manda a apedrear ambulancias y cuando ordena bloquear el ingreso a los basurales para complicar aún más la emergencia sanitaria. 

Para repetir la hazaña electoral de 2005 y las que obtuvo en los años sucesivos, Morales tendrá que comenzar de nuevo, hacerse querer por una gran porción de ciudadanos, pero día que pasa está consiguiendo el efecto contrario. La gente ya dio su primer veredicto el 20 de octubre de 2019 y la próxima vez será más contundente, en la medida que el cocalero termine de desvelar su verdadera personalidad y las metas que tiene trazadas para este golpeado país.

Para repetir la hazaña electoral de 2005 y las que obtuvo en los años sucesivos, Morales tendrá que comenzar de nuevo, hacerse querer por una gran porción de ciudadanos, pero día que pasa está consiguiendo el efecto contrario. La gente ya dio su primer veredicto el 20 de octubre de 2019 y la próxima vez será más contundente, en la medida que el cocalero termine de desvelar su verdadera personalidad y las metas que tiene trazadas para este golpeado país.