Siguenos en:
Viernes
 25 de Septiembre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
La dictadura nunca se fue de Bolivia
Jueves,  3 de Septiembre, 2020
La-dictadura-nunca-se-fue-de-Bolivia

Durante el imperio de Evo Morales, la justicia fue su arma más importante. La usó para mantener a raya a sus críticos, para amedrentar a los opositores, obligarlos a huir, hacerlos callar y obviamente, para blindar al régimen más corrupto, más abusivo y más reacio a cumplir las leyes que se haya vito en Bolivia.

El cocalero se erigió como presidente del Estado (no del gobierno simplemente) y como tal, tenía la potestad para nombrar hasta el último juez y fiscal de la jurisdicción más lejana del palacio de gobierno. Hay evidencias muy claras de que él y su entorno manejaban este aspecto de manera directa y no permitían que ningún intruso pueda interferir en sus planes, que incluía, lógicamente, la protección de las bandas de narcotraficantes allegadas al régimen.

Es verdad que también manejaba las Fuerzas Armadas, la Policía el Congreso y todas las instituciones de la república, pero el control de la justicia, que es el principal poder del Estado, le permitía una discrecionalidad absoluta, una hegemonía totalitaria, en fin, una enorme capacidad de hacer daño y las consecuencias las estamos viendo, no sólo cuando observamos la manera en que se corrompió la política y la administración pública, sino cómo se llegó a los extremos de degradación, con todas esas macabras historias de niñas sometidas a la esclavitud sexual.

En esas circunstancias, el gobierno del cocalero fue una dictadura desde el primer momento, pues los jueces y fiscales reemplazaron a los sicarios y paramilitares, los campos de concentración y los cuarteles clandestinos que las antiguas tiranías usaban para el denominado “control político”, que tantas muertes y torturas ocasionaron en el pasado. En este caso, hay miles de ciudadanos que tuvieron muerte civil, fueron obligados a escapar y se mantuvieron presos indebidamente, por orden expresa y específica del cocalero, que hacía las veces de juez supremo con la potestad de declarar culpable al que se le dé la gana.

Aunque parezca increíble, todo ese aparato montado por el MAS sigue intacto y continúa funcionando con los mismos criterios que impuso la dictadura de Morales. Los jueces y fiscales obedecen sus órdenes y eso por ello que numerosas ex autoridades con graves acusaciones en su contra han salido libres y gozan de ventajas que ningún opositor hubiera soñado en los 14 años de persecución. 

Nos llama la atención cómo el Parlamento torpedea constantemente el proceso de recuperación de la democracia; nos asombra la actitud de diputados y senadores; todos protestan y rechazan, pero lamentablemente muy poco se está haciendo por desmantelar la impresionante maquinaria judicial que dejó Morales para hacer cumplir su objetivo de quedarse indefinidamente en el poder. Lo que no fue capaz de conseguir con los bloqueos, el crimen y el terrorismo, está a punto de lograrlo gracias a unos trámites judiciales que están poniendo al ex mandatario en los umbrales de su retorno.

Nos llama la atención cómo el Parlamento torpedea constantemente el proceso de recuperación de la democracia; nos asombra la actitud de diputados y senadores; todos protestan y rechazan, pero lamentablemente muy poco se está haciendo por desmantelar la impresionante maquinaria judicial que dejó Morales para hacer cumplir su objetivo de quedarse indefinidamente en el poder.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día