Siguenos en:
Domingo
 24 de Enero de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
La democracia de EEUU al desnudo
Viernes,  8  de Enero, 2021
La-democracia-de-EEUU-al-desnudo

Hasta el estallido del famoso escándalo de Watergate, en 1972, el norteamericano promedio vivía creído que los líderes políticos de su país eran limpios, honorables y honrados, más o menos como lo imaginaba el filósofo griego Platón que también nos hizo soñar con el amor verdadero y desinteresado, como el de una madre, por ejemplo.

La minuciosa investigación de dos periodistas del diario The Washington Post, que tomó un par de años, demostró que el presidente era un individuo ambicioso, ruin y despiadado, mentiroso y lleno de trampas que coleccionaba grabaciones secretas para chantajear a sus adversarios y colaboradores, hasta que fue sorprendido a la cabeza de un operativo de espionaje en la sede del partido demócrata. En otras palabras, aquellos reporteros desnudaron el perfil de cualquier político en cualquier lugar del mundo, cuyos atributos están presentes el aquel viejo manual que escribió Nicolás Maquiavelo alrededor de año 1500.

La democracia estadounidense, la más longeva del planeta, es precisamente heredera del sistema político que ideó el pensador florentino, para quien la farsa es la mejor estrategia que puede desplegar un líder y su gobierno, que en esencia son grupos de bandidos que se apoderan del estado para aprovecharse de él y vivir a costa de la gente que trabaja y produce. Por otro lado, y gracias a que el liberalismo ha sido la ideología dominante en Estados Unidos, la democracia de aquel país ha sido la más eficiente a la hora de darle a la población una razonable recompensa por dejar en paz a las élites dominantes, las que más han gozado de bien más soñado por cualquier líder, la estabilidad.

Lo sucedido el pasado miércoles en Washington, donde se produjo algo muy parecido a un intento de golpe de estado, que impuso el caos y obligó a las autoridades a decretar toque de queda, puede convertirse en una nueva caída de telón de la democracia estadounidense, tal como sucedió en 1972, cuando el pueblo descubrió que los hombres más respetados eran unos bribones.

La acartonada democracia norteamericana ha quedado a la altura de una república bananera, de una nación tercermundista, con manifestantes invadiendo el inmaculado capitolio, amenazado imaginariamente por comunistas, rusos y terroristas y que fue tomado por sus propios ciudadanos, que hicieron salir corriendo a los elegantes congresistas que se preparaban para consagrar a un nuevo presidente.

Se podrá decir todo lo que se quiera de Donald Trump, pero todos deberían agradecerle la habilidad y la falta de escrúpulos que ha tenido para mostrar todos los huecos, las fisuras, las trampas y reveses que tiene la democracia que todos admiran y fallas que han sido responsables de la decadencia que ha experimentado aquella nación en las últimas décadas. Hará falta más que un trabajo de maquillaje para que esa democracia recupera la credibilidad.

Lo sucedido el pasado miércoles en Washington, donde se produjo algo muy parecido a un intento de golpe de estado, que impuso el caos y obligó a las autoridades a decretar estado de sitio, puede convertirse en una nueva caída de telón de la democracia estadounidense, tal como sucedió en 1972, cuando el pueblo descubrió que los hombres más respetados eran unos bribones.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día