Siguenos en:
Miércoles
 15 de Julio de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
La confianza de Evo Morales
Domingo,  28 de Junio, 2020
La-confianza-de-Evo-Morales

Evo Morales ha vuelto a las viejas arengas triunfalistas y desde Buenos Aires ha dicho que el MAS ganará en primera vuelta el próximo 6 de septiembre. Siempre lo hizo y sus pronósticos nunca bajaban del 70 por ciento, pero en honor a la verdad, el cocalero ha acumulado numerosas derrotas en la última década y, salvo las elecciones del 2014, su concurrencia a las urnas le ha traído una serie de sinsabores.

Así ha ocurrido desde 2011 con las dos elecciones judiciales, con varias consultas regionales para la aprobación de estatutos autonómicos; hace mucho que los alcaldes y gobernadores masistas perdieron preponderancia en el mapa electoral y, como corolario, el referéndum del 21 de febrero de 2016 se constituyó en la gran derrota, pues debía marcar el final de una carrera que empezó el 2005 y que se prolongó indebidamente, pues las sucesivas reelecciones de Morales fueron actos ilegales que requirieron la manipulación de las normas y la complicidad de actores políticos e institucionales muy importantes.

En realidad, lo sucedido después del 20 de octubre fue una consecuencia, no sólo del fraude cometido el día de la votación. Fue una rebelión contra todos los abusos y estafas que venía cometiendo Morales desde que asumió la presidencia, pese a que había prometido llevar al país por el sendero del cambio, de la justicia y del respeto a los derechos. 

Esa convicción de la gente que salió a las calles durante 21 todavía se encuentra intacta y en extremo sensible, pues se ha visto en los últimos meses, cómo la población no está dispuesta a tolerar el más mínimo hecho de corrupción ni nada que se le parezca a lo vivido en los pasados 14 años.

No es una novedad que Evo Morales tenga la capacidad para interferir en el rumbo del país, para boicotearlo y generar convulsión. Lo viene haciendo desde hace más de 30 años y las mafias políticas que lo acompañan, especialmente el narco-terrorismo son altamente eficientes para chantajear, pero eso no significa que sean mayoría ni que tengan la posibilidad de ganar unas elecciones limpias y transparentes.

La incidencia del cocalero tampoco es una señal de que el pueblo se haya amilanado o que le tenga miedo. Tal vez los políticos, pero la ciudadanía sigue pendiente de la recuperación de la democracia y en este momento está alarmada por la forma en que se le está dando espacio al MAS, cuando todos esperaban un castigo ejemplar contra los hechos de corrupción, contra el golpe del 20 de octubre y con todas las patrañas cometidas y que convirtieron al masismo en una organización criminal, con suficientes méritos para ser apartado de la actividad proselitista.

Si Evo Morales se muestra confiado, es porque también está seguro de contar con la connivencia de todo el aparato, de las maniobras institucionales y la concurrencia de los mismos protagonistas que lo vienen acompañando en sus fechorías desde mucho antes de 2005. 

Si Evo Morales se muestra confiado, es porque también está seguro de contar con la connivencia de todo el aparato, de las maniobras institucionales y la concurrencia de los mismos protagonistas que lo vienen acompañando en sus fechorías desde mucho antes de 2005.