Siguenos en:
Lunes
 1 de Marzo de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
La chueca historia del MAS
Domingo,  14  de Febrero, 2021
La-chueca--historia-del-MAS

El gobierno de Luis Arce no sólo pretende implantar una nueva tesis fundacional con el cuento de que Bolivia recuperó la democracia el día en que el pupilo del cocalero ganó las elecciones, sino que también aspira a sepultar la historia reciente, cargada de episodios muy significativos que no debemos olvidar, pues más temprano que tarde los estaremos repitiendo, como ha sucedido siempre en este maltratado país.

Se ha montado todo un operativo político, judicial y mediático para reafirmar la tesis del golpe de estado y con esa premisa se quiere negar hechos que son irrefutables. De acuerdo a las primeras conclusiones, no hubo fraude en octubre de 2019, Evo Morales no renunció a la presidencia, tampoco se produjeron actos terroristas, los militares y policías que actuaron en Senkata acudieron al lugar para asesinar a seres inocentes que no tenían ninguna intención maligna y durante el periodo transitorio, que ellos llaman “gobierno de facto”, tampoco se dieron atentados a la vida y la salud de las personas, los bloqueos fueron hechos pacíficos y democráticos que protagonizaron personas que no boicotearon la lucha contra la pandemia, etc., etc.

El presidente quiere ir mucho más allá todavía en la destrucción de la memoria. Nos quiere convencer que la gestión de Evo Morales fue maravillosa, que en sus 14 construyó un paraíso social y económico que fue desbaratado en apenas once meses, que la conducción económica fue impecable y que, si hoy estamos en la ruina, muy cerca de la hecatombe de la UDP es por culpa de Jeanine Añez y su desastroso manejo de las finanzas.

Querían contarnos que la pandemia del Covid era un invento, pero desde que se contagió el cocalero y se murió el Mallku es imposible seguir intentando convencer a los incautos de que todo es culpa de la derecha y el imperialismo. Ante las evidencias, no tienen más remedio que reconocer la realidad, pero aun así mienten descaradamente con las cifras, dicen que todo está bajo control, que con 20 mil vacunas ya podemos respirar tranquilos y que gracias a esa insignificante cantidad de inyecciones el virus ya está cediendo y que ni el Carnaval o las elecciones de marzo harán mella en la salud de la población.

La patraña es mayúscula también en el campo educativo, otra de las grandes víctimas de la pandemia, pero especialmente de la desidia y la pobreza del sistema que fue ignorado durante más de una década por el cocalero y sus ideólogos que sólo pensaron en el adoctrinamiento de la niñez y se olvidaron de enseñarle lo más básico de la computación a los maestros, pues ni siquiera se les pasó por la mente instalar servicio de internet en las escuelas, dos problemas que condenan a un nuevo fracaso y que arrastraremos como un lastre durante mucho tiempo, hasta que Bolivia decida insertarse en la era de la información. Ahora nos dicen que van a provocar una revolución con una ensambladora de equipos informáticos que no promete más que decepciones, tal como ocurrió con el satélite chino que da vueltas sin ton ni son en el espacio.

El presidente quiere ir mucho más allá todavía en la destrucción de la memoria. Nos quiere convencer que la gestión de Evo Morales fue maravillosa, que en sus 14 construyó un paraíso social y económico que fue desbaratado en apenas once meses, que la conducción económica fue impecable y que, si hoy estamos en la ruina, muy cerca de la hecatombe de la UDP es por culpa de Jeanine Añez y su desastroso manejo de las finanzas.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día