Siguenos en:
Sábado
 26 de Septiembre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Dia 7/Revistas
LAB: sigue objeto de despojo
Muestra. El Lloyd Aéreo Boliviano (LAB), vigente como empresa aérea nacional, con papeles en mano, muestra que El Estado sigue cometiendo actos de injusticia en su contra.
Domingo,  12  de Enero, 2020
LAB:-sigue-objeto-de-despojo

El moderno edificio construido e inaugurado recientemente, en un espacio de 3.206 metros cuadrados, por la estatal Boliviana de Aviación (BOA) en terrenos del Lloyd Aéreo Boliviano (LAB) (aeropuerto Jorge Willsterman de Cochabamba), evoca 95 años de olvido, desconocimiento y despojo, señala Orlando Nogales, gerente general de la otrora 'línea aérea bandera nacional. Y lo peor, el hecho desnuda que no todo pertenece al Estado, como se ha venido reafirmando, a lo largo de décadas por distintos gobiernos nacionales y en especial en los casi 14 años del gobierno de Evo Morales.

Según Nogales el LAB posee el derecho propietario de 27 aeropuertos del país y de ellos, con registro en Derechos Reales, de los terrenos de los aeropuertos el Trompillo (Santa Cruz), Jorge Willsterman (Cochabamba) y el de Oruro. En total, el valor supera los $us 1.000 millones. 

La afirmación, así tácita y simple, que corrobora esa situación corresponde a Daniela Caballero Hidalgo, que en su condición de Subregistrador de Derechos Reales, el 18 de junio de 2018,  emite un 'certificado de no propiedad', el mismo señala que la Administradora de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación (AASANA), "consta que no tiene incrito ningún derecho propietario a su nombre". 

Esa certificación hecha deja al desnudo que los citados aeropuertos constituyen en un patrimonio del LAB, cuya empresa constituida en Sociedad Anónima, en su legítimos derechos de hacer prevalecer lo que le pertenece, busca reactivarse como la tradicional línea áerea bandera del país.

Una suma de olvido y desconocimiento. "Los argumentos sobran", dice Nogales, al dejar a ojos de El Día, una serie de documentos,  los mismos revelan que los aeropuertos tienen registro en Derechos Reales, con folio real. En el caso de Oruro, tiene una superficie de 247 hectáreas valuadas en $us 247 millones con una estimación de $us 100 el metro cuadrado. El segurndo es el aeropuerto El Trompillo de Santa Cruz, de 28 hectáreas de un valor estimado de $us  280 millones. Y el tercero y el más polémico, es el Aeropuerto de Cochabamba donde cuenta con 21.2 hectáreas, por un valor en $us 413 millones, cuyo avalúo fue hecho por el Estado, vía Impuestos Nacionales, con el objetivo de hacer un remate.

Pero la situación de los aeropuertos y sus terrenos del país, según documentación e información al que tuvo acceso El Día, tiene una larga data, cuya primera señal es de olvido, abandono e incluso de avasallamientos y negogaciados a la vez. 

En el fondo denotan que como es del Estado, estos predios han sido ignorados por los distintos gobiernos, incluso en el proceso de capitalización de la década de los '90 y posterior desenlace con el abando no de la brasileña VASP. Posteriormente, cuando  Ernesto Asbún, tiene a su cargo el LAB y luego abandona acusado de la quiebra de la línea áerea nacional, tampoco se entera de la propiedad de los terrenos. 

Durante el gobierno de Evo Morales, la propiedad de los aeropuertos y los terrenos fueron tomados como implítos todos de propiedad del Estado, sin tener este la documentación que demuestre tal situación. En ese contexto, es cuando un grupo de trabajadores del LAB, en 2012, junto a un inversionista, ponen en marcha el transparentar en qué situación estaban los activos del LAB, bajo el cuestionamiento de cómo una línea aérea nacional, emblemática en América Latina, pudo haber caído de manera tan precipitada cinco años antes. 

De tanto, escudriñar papeles, archivos y documentación, describe Narda Cáceres, Presidenta de la Federación Nacional de Trabajadores del LAB, se encontraron con que los 27 aeropuertos del país eran de propiedad plena del Lloyd Aéreo Boliviano y que El Estado, en lo específico de los terrenos, jamás tuvo la capacidad de hacer efectivo su traspaso correspondiente a AASANA, una vfez creado en 1967, mediante Decreto Supremo 8019. 

Pese a que el gobierno de Morales, dio por hecho que AASANA es el dueño de todos los aeropuertos. Un informe del Ministerio de Obras Públicas emitido el 31 de agosto de 2015 señala que "el trámite dispuesto por el art.5 del Decreto Supremos 8019 del 21 de junio de 1967, tranferencia de bienes muebles e inmuebles LAB-AASANA no se ha consolidado en favor de la institución", refiere. 

Posteriormente, otro informe emitido el 19 de diciembre de 2014 por el gobierno de Morales, via la Asamblea Legislativa Plurinacional(APL) a petición de la senadora Jeannine Añez, hoy presidenta del Estado, da cuenta que los 27 aeropuertos están a nombre del LAB, pero en lo especifíco a los terrenos de los aeropuertos de El Trompillo (Santa Cruz), Jorge Willsterman (Cochabamba) y Juan Mendoza (Oruro), siguen registrados a nombre la misma línea aérea nacional en Derechos Reales, por lo que recomienda (a AASANA) manejar una sola base de datos sólida que servirá para que las regionales puedan dar una solución definitiva al saneamiento del derecho propiedad  de cada regional". Al mismo tiempo sugiere dar continuidad con los trámites en curso y pide que se realice dicho trabajo a "la brevedad posible".

Una larga travesía. Mientras AASANA, durante todos estos años dijo haberse hecho de la adjudicación y propiedad de todos los aeropuertos del país a partir del 21 de junio de 1967 con Decreto Supremo No. 8019, según la documentación el LAB, que dicha norma, al ordenar la transferencia de todos los bienes inmuebles no estableció precios e ignoró incorporar el derecho propietario de los terrenos.    

Es más, el 28 de julio de 1969 se emite otro Decreto Supremo  No. 08867 que aprueba las evaluaciones practicadas por la comisión integrada por el LAB y AASANA, determinando el valor de todos los bienes muebles, equipos  técnicos, materiales, edificios y construcciones anexas a estos. Al final dicho proceso tampoco llegó a concretarse de acuerdo al mandato de dicha norma. 

Según los ejecutivos del LAB, las autoridades encargadas de dar cumplimiento a los dos instrumentos legales, incumplieron deberes. Al mismo tiempo, por observaciones de un informe de Contraloría, no continuó el trámite al encontrarse errores en su redacción, que hizo que se devuelvan los trámites a AASANA. "Por lo tanto nunca fue protocolizado ante la notaría como corresponde una transferencia con el Estado y mucho menos se indemnizó al LAB, porque estas propiedades, mismas que se encuentran registrados aún en Derechos Reales", enfatiza Nogales.

En los últimos años, AASANA, ha sostenido la posición de que por más que los aeropuertos estén a nombre de una persona jurídica o particular, pueden considerarse o declararse propietarios, incluso así dispongan el documento de inscripción de derecho propietario en Derechos Reales, al final "son todos del Estado". 
  
Una situación que se prolonga. Esta situación de abandono, desconocimiento y olvido de los derechos propietarios de los terrenos del LAB, ha sido ignorado de manera sucesiva y recurrente por diferentes gobiernos y etapas de la vida del LAB. Lo positivo de ello es que no conoció la empresa capitalizadora de la VASP y los dueños como Asbún. "Se imagina si sabía de toda esta situación, por Dios: hubieran desmantelado todo los aeropuertos del país. Los años han pasado bajo el supuesto de que todo es del Estado, en esa medida AASANA,al no demostrar el derecho propietario y al suponer que todo es del Estado, han hecho barbaridades como disposición de estos terrenos, firmar contratos con BOA en propiedad privada del LAB y construir el edificio", argumenta Nogales.

Es más, dice Nogales, el gobierno actual al inaugura en pasados días el edificio técnico administrativo de una inversión de Bs 16 millones, el gobierno actuál sigue en la posición de que mientras no diga lo contrario la norma, los proyectos de BOA continuan. "El ministro Ivan Arias (de obras públicas), conoce el tema, pero él tiene una idea rara de justicia. Para él, mientras la justicia no diga lo contrario, nosotros tenemos que continuar nuestro trabajo, eso es lo que expresa", apuntó Nogales.

Frente a esta situación, los ejecutivos del LAB hace una semana se reunieron con la presidenta Añez en La Paz. La jefa de Estado escuchó y ordenó la conformación de una comisión para conocer y revisar la documentación que posee el LAB y por su parte el Estado. 

Nogales menciona que será una oportunida en el que se espera demostrar el derecho propietario de los terrenos en favor del LAB, en base al cual conciliar las cuentas con el Estado y con ello encarar en tiempo breve  el restablecimiento pleno de la línea áerea nacional, como fue durante más de 75 años los cielos de Bolivia y el mundo.

Una historia de 95 años

Creación. El Lloyd Aéreo Boliviano inició sus actividades el 14 de septiembre de 1925, teniendo como base de operaciones la ciudad de Cochabamba. La nueva empresa se gesta en la visión de un empresario alemán apellidado Killmann.
 
Premisa. Según la memoria histórica del LAB, fue una tarea quimérica el hecho de constituir  la primera empresa aérea del país. Lo primero que se hace es adquirir los terrenos destinados a la construcción de los aeropuertos completos con sus propios dineros, intercalando la atención aeronáutica con la empresa Panagra, que fue una empresa extranjera que manejó temporalmente la actividad aeronáutica en  nuestro país.
 
Pasos. El año 1951, el LAB firma un contrato con el Estado boliviano orientado justamente para el manejo de los aeropuertos y servicios aéreos que prestaba en casi todo Bolivia, contrato basado en el Decreto No, 2642 del 25 de julio de esa gestión.  Desde los artículos  14 al 16  precisa el tratamiento aéroportuario, dividido en: pista de aterrizaje y  los  edificios e instalaciones consideradas terminales aéreas.
 
Precisión.  La norma prevé, por entonces, que las pistas de aterrizaje que actualmente existen así como las que se construyan en el futuro por el LAB. son de propiedad del Estado. Asimismo, señala textualmente que "el LAB tendrá derecho al uso y usufructo sobre ellas". 
 
En cambio, el artículo 15 refiere a que en caso de que el Estado creara un organismo para la administración de los aeropuertos  en el país, "el Gobierno reembolsará al LAB el monto de las inversiones que, a partir de la vigencia del contrato a suscribirse en virtud del presente decreto, efectúe en la construcción, mejoramiento  o ampliación de pistas  de aterrizaje, menos el porcentaje correspondiente  a los años amortizados , a razón del 6.6% anual. 
 
Aspectos.  Según los actuales ejecutivos del LAB, el término “pistas de aterrizaje”, no incluye los edificios e instalaciones, los cuales son de propiedad del LAB.
    El artículo 16, ordena que las construcciones de nuevos aeropuertos que fuesen necesarios para el mejoramiento de los servicios actuales se harán por el LAB, corriendo por su cuenta las erogaciones. Por su parte, el Gobierno adquirirá  y proporcionara  los terrenos  necesarios, para lo cual se los declara de utilidad pública a los fines de su inmediata expropiación. Entoces el artículo 15 en su última parte, determina con claridad el derecho propietario reconocido por el Gobierno por entonces república de Bolivia en favor del LAB. El mismo es elevado a  "escritura pública", ante el Notario de Hacienda de la ciudad de La Paz el 8 de agosto de 1951, y es registrado debidamente en Derechos Reales. 
 
Aasana. Se crea el 21 de junio de 1967, vía Decreto Supremo No. 8019. El artículo 5 de dicha norma señala que los bienes muebles e inmuebles, instalaciones, maquinarias, equipos y demás enseres, "actualmente utilizados o destinados a la atención de los servicios y facilidades relacionados con la infraestructura Aeronáutica, de propiedad del LAB SA pasarán a poder de la Administradora de Aasana. Lo curioso es que en ese documento no se precisa con claridad la situación de los terrenos del LAB. Se da por entendido que también incluia, pero a lo largo de estos años la realidad ha mostrado todo lo contrario.
 
Olvido. Si bien por entonces se da origen a Aasana y se determina que todos los bienes inmuebles del LAB SA y Panagra pasan a propiedad del Estado, dicho proceso con el tiempo no fue completado. Sin embargo, ya entonces el LAB ya era una Sociedad Anónima, haciendo de su estructura administrativa y organizacional una entidad netamente privado.  Luego el Decreto Supremo  No. 08867 de 28 de julio de 1969. vía una comisión determina el valor de todos los bienes muebles, equipos  técnicos, materiales, edificios y construcciones anexas a estos, de propiedad del Lloyd Aéreo Boliviano SA que pasaron a poder de la Administración de Aeropuertos y Servicios a la Navegación Aérea (Aasana). 
 
Entrevista: Narda Cáceres Jiménez
Presidenta: Trabajadores el LAB
 
'Lo claro es que somos dueños los aeropuertos'
 
Desde el 9 de abril de 2012,  la nueva Federación Sindical de Trabajadores del LAB, en un contexto totalmente adverso, cuando hasta entonces se sabía que esta empresa ya estaba desaparecida, es cuándo dicha organización retan a volcar esa historia y hacerla viva.   

Como primera tarea, señala Narda Cáceres Jimenez, presidenta de la mencionada Federación, consiguen poner a derecho la empresa y previa una rápida reestructuración hacen víable su registro en Fundempresa. Para ello acompaña un equipo de profesionales, que en forma conjunta con los trabajadores con el objetivo de restablecer el LAB y con el objetivo de 'volver a volar'. 

En contacto con El Día, Cáceres, ve una luz en el camino para que el LAB, pueda por fin volar este año, más aún cuando se sabe que se tienen patrimonio, infraestructura, los aviones y recursos humanos de reconocida experiencia. 

P. ¿Cómo evalúa el trajín desde el 2012 hasta hoy? 
N.C:  Son casi ocho años de mucho peregrinar junto al Lic. Orlando Nogales (Gerente General) y con la cerrada fe de nuestro socio inversionista (Miguel Angel Barragán). Tuvimos muchos contratiempos, pero nos hemos puesto en la mente que no debemos quedarnos en cosas malas; y  así fue, hasta hoy hemos tenido éxito, dado que hoy sabemos que el LAB tiene un gran patrimonio. Lo claro es  que somos dueño de los aeropuertos del país.

P. ¿Qué les abrió los ojos para llegar a este momento? 
N.C: La necesidad de reactiva una empresa con tanta historia y eso pasaba por poner en órden todo los papeles del patrimonio que poseía desde su creación en 1925. Entonces, lo que hicimos es ocuparno de leer documentos, papeles encontrados en archivos, fuimos investigando en distintas instancia. Todo lo que encontrabamos eran revisados y leídos con mucha atención y detenimiento, tanto que encontramos que los terrenos del LAB aún estaban a su nombre. La idea era poner en orden todo el laberinto en que se había dejado a la línea áerea bandera de Bolivia.

P. ¿Cuántos trabajadores siguen en pié en esta lucha? 
N.C: Somos alrededor de 200 trabajadores en todo el país. Los mismo se encuentran en distintas áreas: mantenimiento, en Sempa (que se ocupa de capacitar a los asistentes y azatas),  en la parte administrativa, y otros que están en La Paz, Santa Cruz y Tarija, gran parte de ellos, es cierto tienen alguna otra actividad, para sustentar sus familia. 

P. ¿Cómo se sostienen para seguir en el este periplo? 
N.C:  Del dinero que entra se paga como unos incentivos al trabajado, que se divide en partes iguales para todos. Obviamente que nos deben sueldos debengados desde hace muchos años atrás, pero obviamente la empresa lo reconoce. Y cuando ya se solucione todo eso, se cumplirá con todos esos compromisos, por que hay personas que merecen por todo el tiempo dedicado. Y los ingresos que nos sostienen son los alquileres que entran nos permiten pagar servicios, incentivos, transporte y la pesada carga de los abogados. Aparte de eso, cada trabajo tienen trabajos extras, para mantener su familia y esta lucha, que esperamos pronto culmine en un glorioso éxito.
 
P. ¿Están seguros que este 2020 van a volar? 

N.C:  Lo que hemos hecho hasta el momento es trabajar, investigar y sobre todo, la hemos mantenido viva la empresa. En ese sentido, abrigamos que si, este año vamos a volver  como Lloyd Aéreo Boliviano. No solo por el nombre que el LAB se convierta en esa ventana abierta a los bolivianos para que la nueva generación siga forjando nuevos retos y volando los cielos de Bolivia, de nuestra América y del Mundo.

 

Ismael Luna Acevedo iluna@eldia.com.bo
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día