Siguenos en:
Jueves
 12 de Diciembre de 2019
Deportes
Eurocopa 2016
Inglaterra no puede vencer a Eslovaquia
Con el marcador en blanco, ambas selecciones pasan de ronda en el torneo europeo
Lunes,  20 de Junio, 2016
Inglaterra-no-puede-vencer-a-Eslovaquia
Ref. Fotografia: Inglaterra tuvo más opciones de gol

Inglaterra se clasificó para los octavos de final de la Eurocopa aunque como segunda del grupo B, tras no poder batir este lunes en Saint-Etienne en la tercera y última jornada a Eslovaquia (0-0), que fue tercera pero no debería tener problemas para estar en la siguiente ronda.

La selección inglesa se enfrentará, el próximo lunes, al segundo del grupo F. Por otro lado, Eslovaquia, con cuatro puntos, queda prácticamente clasificada como uno de los mejores terceros, aunque todavía no matemáticamente.

Los ingleses, que habían dejado escapar la victoria en el descuento en el debut ante los rusos (1-1) y luego ganaron en el tiempo añadido (2-1) a sus vecinos galeses, se sacan ahora la espina del Mundial de Brasil 2014, donde no superaron su grupo, aunque no lograr el liderato en un grupo donde eran los favoritos rebaja sensiblemente la euforia.

Desde el inicio del partido, Inglaterra llevó la iniciativa y las ocasiones no tardaron en llegar, principalmente con Vardy y Sturridge, los 'nuevos' delanteros de la escuadra inglesa.

Vardy avisó con un primer remate alto en el minuto 5 y el defensa Peter Pekarik, que mediada la primera mitad tuvo que retirarse a vestuarios para cortar una hemorragia, logró despejar providencialmente cuando Sturridge se disponía a rematar en boca de gol en el minuto 9.

En el 17, Vardy le ganó por velocidad a Martin Skrtel y se plantó cara a cara con el arquero eslovaco Kozacik, que adivinó su disparo. Poco después, en el minuto 33, un fuerte disparo en el área de Adam Lallana fue despejado de nuevo por un atareadísimo e inspirado Kozacik.

Para la segunda mitad, Eslovaquia estuvo a punto de marcar cuando Robert Mak (53) casi aprovechó una mala dejada con el pecho de Chris Smalling a su portero Joe Hart, pero el monólogo inglés continuó.

Nathaniel Clyne, en el área y con poco ángulo, envió un potente tiro que el arquero desvió con el pecho y Roy Hodgson hizo entrar hacia la hora de juego a Wayne Rooney y Dele Alli. Ese último de poco marca en su primera acción (62), en un remate en el segundo palo, pero Skrtel sacó bajo palos.

Harry Kane, titular sin acierto en los dos primeros partidos, entró en juego por Sturridge en el 75, pero no pudo derribar el muro eslovaco. La situación más clara ocurrió a los 85 minutos cuando un remate suyo de cabeza salió desviado.

Los aficionados ingleses, protagonistas en el arranque del torneo por los disturbios protagonizados en Marsella con motivo del duelo ante los rusos, vivieron esta vez una jornada festiva y sin incidentes. Entre los 14.000 hinchas de los Pross en el estadio de Saint-Etienne estaba el príncipe Guillermo, que se quedó como sus compatriotas con un sabor agridulce.