Siguenos en:
Domingo
 19 de Mayo de 2019
Dia 7
Ingenios: listos para producir azúcar y etanol
Objetivo. El desafío, a diferencia de otras zafras, no solo es producir azúcar sino etanol.
Domingo,  12 de Mayo, 2019
Ingenios:-listos-para-producir-azucar-y-etanol

La zafra cañera 2019 está a punto de arrancar. Los ingenios, sobre todo cuatro de los cinco que se encuentran en Santa Cruz, ya han encendido motores. A su turno tanto Unagro, Aguaí, Guabirá y la Bélgica, tienen el compromiso, además de producir azúcar, de generar 150 millones etanol solo este año, cuya mezcla del 12% y 8% con la gasolina, permitirá al Estado, a través de YPFB (Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos), poner en marcha la era del biocombustible.  

"El ingenio Guabirá está lista para arrancar el 15 de mayo, dependerá de las condiciones climáticas de estos días. Los cañeros estamos, pendientes de todo esto pero con las ansias de arrancar con todo, tenemos una materia prima lista para cosechar, lo único que preocupa es el tiempo", informó Reny Vargas Pinto, productor cañero y presidente de la Cámara de Industria del Norte (Cainco Norte), asegura.

La situación es variable en otras industrias como Unagro. "La zafra estimamos arrancar a partir del 1 de junio; todo depende de cómo esté el tiempo", dice Marcelo Fraija, gerente general de industria asentada en el municipio de Minero. 

Es que los motores que mueven molienda de caña, la fábrica de azúcar, las destilerías de alcohol y las deshidratadoras para producir el etanol, forman parte de la nueva inyección de recursos e inversiones para iniciar la zafra. 

"Ya los ingenios quieren empezar con su caña propia, nosotros estamos por ahí con la perspectiva de mejorar nuestros ingresos vía la producción de etanol. La caña, en sectores todavía hay que esperar que madure. De cualquier manera es una expectativa grande la que se abre con la zafra 2019", informó, José Luis Irusta, productor y miembro de la Unión de Cañeros Unagro.

Desafíos posibles por alcanzar. El reto del sector cañero e industrial, a diferencia de otras temporadas, tiene un condimento especial: este año, el sector sucro alcoholero no solo espera superar la producción de  11.8 millones de quintales de azúcar alcanzados el 2018 sino generar, paralelamente, los 150 millones de litros de etanol.

Mas aún cuando el gobierno, a través del Ministerio de Hidrocarburos, ha oficializado la comercialización, de la gasolina especial con el aditivo del 8% etanol, dado los escasos volúmenes Super Etanol (con el aditivo de 12% de alcohol anhidro) vendidos hasta hoy.  

"Hay contrato firmado (con YPFB) para entrega de 45,0 millones de litros de etanol y alrededor de 3,0 millones de quintales de azúcar para producir este año", asegura Fraija respecto al compromiso de Unagro.

En tanto, para los industriales Mariano Aguilera Tarradellez del Ingenio Guabirá y Cristóbal Roda de Aguaí, esas metas propuestas entre los productores cañeros, la industria y el Estado, son ampliamente posibles de cumplir. 

"No tenemos ningún problema para producir los 150 millones de etanol este año. Nosotros, en el momento de inicio de zafra, estaremos con la capacidad de producir 1,1 millones de litros de etanol", señala Aguilera.

A su vez, Roda precisa que las condiciones están absolutamente dadas para producir etanol. "Estamos listos y totalmente convencidos que este es un programa exitoso. Así que no habrá problema para llegar a esos niveles de 150 millones de litros de etanol", enfatiza.

En un informe reciente, el Colegio de Ingenieros Agrónomos de Bolivia (CIAB), remarca que el 2018 la zafra se cerró con una producción de caña de azúcar de 9,8 millones de toneladas y de mucho tiempo con un incremento en los rendimiento productivos al situarse con  56 toneladas por hectárea. El productor cañero, Jhony Claros Cadima, enfatiza que este es otro de los desafíos inherentes al sector primario. "Los productores cañeros no solo estamos en ese reto, sino que ya hemos hecho importantes inversiones en campo. Una mayor productividad es posible, pero depende de la demanda del mercado de mayores volúmenes de etanol para producir biocombustible", sintetiza.

Los de la materia prima. Los productores cañeros, que hoy dicen pasar una penosa situación financiera por el stockamiento de al menos 2,0 millones de quintales de azúcar sin poder comercializar, esperan que la zafra arranque, pero sobre todo se dinamice la comercialización de los biocombustibles Súper Etanol 92 y la anunciada venta de la gasolina especial mezclada con el 8% de etanol al mismo precio vigente de Bs 3,74.

"Este programa del biocombustible es la tabla de salvación para los cañeros, para la industria y para el gobierno. Entonces yo no veo la razón por el avance tan lento para que esto funcione. Pese a ello, las condiciones, tal como anuncia el gobierno, ya están dadas", precisa Ivar Perales, productor cañero y director del ingenio azucarero Guabirá, fábrica ubicada en Montero. 

En cambio, Irusta perteneciente a los productores cañeros de Unagro, señala que no todo está resuelto en la relación productor-industria. 

Ellos reclaman una adecuada y equitativa participación de los nuevos ingresos que vaya a generar la producción de etanol para YPFB. "Esa expectativa persiste y en esa medida buscamos a que se haga realidad todo esto. Lo que buscamos que beneficie al sector cañero o primario productor y no todo al industrial", informó Irusta. 

Sin embargo, en días pasados, los industriales anticiparon que en el caso del etanol, la participación de los cañeros en negocio sería del 60% y 40% para los ingenios. La Ley denominada de los "Aditivos de Origen Vegetal" N° 1098, que le da marco legal a la puesta en marcha de los biocombustibles verdes en Bolivia, no establece precio al fabricante del alcohol anhidro (alcohol deshidratado) y menos al productor primario de la caña. 

Si bien, en su momento se dijo que por cada litro de etanol,  YPFB pagaría $us 0,72 a las industrias, lo concretos es que se pagará solo 0,69 centavos de dólar. Se deduce que por ese concepto los productores cañeros recibirán al menos 0,41 centavos de dólar por litro.

Encuentros con el sector
El presidente Evo Morales en persona fue al norte cruceño y visitó las plantas tanto de molienda de caña, lo inherente a proceso y fabricación de azúcar, las destilerías de alcohol y lo último: las plantas deshidratadoras de alcohol neutro para producir etano.

Una logística todavía a medias
La información en los hechos sigue siendo imprecisa de parte del gobierno y de los propios agroindustriales. Sigue en debate si la venta del etanol es puesto en fábrica o en el destino YPFB. Además, los eslabones de dicha cadena todavía no están desarrolladas.

El gobierno apuesta y apoya
Según los altos ejecutivos industriales como Barbery, Aguilera y Roda, el gobierno ha logrado, en diferentes visitas al sitio mismo donde funciona la agroindustria sucro alcoholera, convencerse de la magnitud del programa biocombustible.

150 Millones de litros/etanol
Es el compromiso por el que los agroindustriales se aprestan iniciar la zafra cañera 2019. Ellos aseguran que su metas de producción están por encima de esa responsabilidad con el país y con el mercado interno.

40% De la producción de caña
Ese volumen de materia prima será destinada directamente para la producción de etanol. El 2018 la molienda de caña llegó a un volumen de 9,8 millones de toneladas. Este año se prevé superar esos márgenes.

164 Mil hectáreas
Es la superficie agrícola de la caña de azúcar registrado a diciembre 2018 por el  Colegio Nacional de Ingenieros de Bolivia. El 95% de dicha superficie se encuentra en el departamento de Santa Cruz, con rendimiento promedio de 56 toneladas por hectárea.


Entrevista: Cristóbal Roda , Presidente del Ingenio Aguaí

'Al principio siempre es difícil, pero esto es la mejor apuesta país'

 

EI sector industrial, a diferencia del escepticismo de algunos productores cañeros, ve con esperanzas la materialización del programa biocombustibles como nueva apuesta energética de Bolivia. Cristóbal Roda, presidente del Ingenio Aguaí, no duda que es un proyecto que no tiene marcha atrás y que pese a las dificultades en la comercialización de mayores volúmenes de la gasolina mezclada con el 12% de etanol en el país, con la zafra 2019 todo irá a pasos agigantados.

P. ¿Cómo evalúa esta especie de difícil venta de biocombustible en el país?
C.R.: Hay que reconocer que nos ha costado introducir el tema de los biocombustibles en el país. Sabíamos que eso iba a ser así. Poner en funcionamiento y cambiar las reglas de juego a las empresas estatales no es fácil. Hemos tenido que cambiar de chip a muchos ejecutivos de YPFB.   

P. ¿En qué básicamente ha sido difícil?
C.R.: En mostrarles, básicamente, las bondades que significan un nuevo biocombustible, dictar las normas, las resoluciones, la logística, el transporte, el almacenaje. Todo eso ha demorado un tiempo. Pero eso ha ocurrido en Bolivia y en todos los países donde ha sido introducido el etanol. 

P. ¿Entiende que los pasos son los correctos?
C.R.: No se imagina, va a ser algo espectacular y de mucho beneficio para el ciudadano, para el país y para el medio ambiente. Si bien el crecimiento va a ser lento, estamos totalmente convencidos que este es un programa exitoso que hasta fin de año se tendrá un despegue exponencial. Por lo tanto, hay que aguantar el turbión, que luego vienen aguas mucho  más calmas.

P. ¿El compromiso de 150 millones de litros de etanol es una gran apuesta?
C.R.: Es cierto. Es una gran apuesta, cuyo contrato con Yacimientos se pone en marcha desde el 1 de mayo hasta el 30 de abril de 2019. El contrato estamos confiados que YPFB lo va a cumplir, de lo contrario ellos nos harán cumplir. Por lo tanto, las industrias con las inversiones y las instalaciones que tiene, están en condiciones sobradamente provechosas para cumplir con esas metas fijadas. En eso no hay ningún riesgo para cumplir o decir que estamos poniendo en duda la seguridad alimentaria. Eso no existe, dado que hace muchos años nuestra producción es excedentaria, tanto en alcohol como en azúcar. Por lo tanto nos sobra en ambos productos. Por eso Aguaí ha recibido un permiso para exportar 11.0 millones de litros de alcohol.

P. ¿Cuánto azúcar se tiene stockado?
C.R.: Creo que la zafra vamos a arrancar con 2,0 millones de quintales de excedente de azúcar. Eso vamos ha tener que ir produciendo y exportando, no hay manera de aprovechar, lo que demuestra que la seguridad alimentaria está absolutamente garantizada. El problema es que afuera se han deprimido los precios, pero eso es cíclico, hay épocas de vacas flacas y de gordas. Es parte de nuestro quehacer empresarial.

P. ¿Cuánto dinamizará esto de la gasolina especial con el 8% de etanol?
C.R.: Con seguridad que eso dinamizará, lo cual es una apuesta más que se suma al programa que no tiene retro. Es que debemos tomar en cuenta que cada vez el país crece a un ritmo de 50.000 nuevos vehículos nuevos anuales, eso significa un crecimiento entre un 4 y 5%. Entonces el incorporar el etanol a la gasolina especial, eso es una gran cosa para lo cual estamos preparados.  El otro es que los volúmenes de importación están en aumento también. Por lo tanto es una oportunidad tremenda para nuestro sector.

P. ¿Y qué hacer con la logística de la distribución que demora la comercialización?
C.R.: Ahí está el problema que es inherente a Yacimientos (YPFB), ahí es donde están fallando un poco que tiene que ver con el transporte, el almacenaje y la distribución. Hay que darle un tiempo de adecuación para que Yacimientos entre en ritmo y los surtidores a nivel nacional estén adecuados y habilitados, que por ahora ya se han incrementado, hasta donde tenemos información.

P. ¿Qué le dice a los productores cañeros?
C.R.: Que no tengan miedo, aguas calmas vienen. Vamos a producir, es cuestión de tiempo y estoy seguro que esto no tiene marcha atrás.

Acerca del autor:
Ismael--Luna-Acevedo
Ismael Luna Acevedo
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día