Siguenos en:
Lunes
 30 de Marzo de 2020
Editorial
Editorial
Información contra el miedo
Lunes,  9 de Marzo, 2020
Informacion--contra-el-miedo

Comienzan a surgir preguntas que apuntan al futuro de América Latina una vez haya pasado la pen el plano de la estabilidad política, la pacificación y la recomposición institucional no se puede hacer pronósticos, pues todo indica que los actuales gobernantes no se replegarán a sus cuarteles como lo hicieron las Fuerzas Armadas y seguirán aportando a la convulsión y el caos que tiende a agravarse.


El mundo ha caído en la histeria debido a la propagación del Coronavirus y pese a todos los llamados a la calma y a la difusión de noticias que buscan contener el miedo y generar conciencia, la reacción de la gente es casi instintiva, tal como se vio el otro día en un hospital de Santa Cruz, donde decenas de personas, incluyendo pacientes, huían despavoridas al ver el movimiento de ambulancias y de médicos que atendían un caso sospechoso, que horas más tarde fue descartado.

No cabe duda que la falla ha sido mundial, todos hemos caído en la desinformación, la confusión y el pánico, en lugar de aprovechar los medios tecnológicos que están al alcance para instruir a la población sobre esta amenaza, que no es la primera, ni la más grave, pues hemos visto epidemias mucho más agresivas, pero nunca antes una reacción tan desmedida. Es una paradoja que no se puede explicar y nunca faltan los que encuentran explicaciones en el plano de las conspiraciones.

En fin, lo hecho ya no se puede cambiar, pero sí mirar al futuro y la buena noticia es que Bolivia sigue estando a salvo de la amenaza, no se ha confirmado ningún caso y cada hora que pasa, cada minuto, puede ser aprovechado para prepararnos, no sólo con hospitales, equipos, operativos médicos y todo lo que el sistema de salud pueda ofrecernos, sino con información y educación, que vienen a convertirse en las mejores armas para combatir el Coronavirus, cuya propagación no difiere mucho de otros males como la gripe común o la temible H1N1 que hace unos años azotó con fuerza nuestro país.

Las autoridades de salud no quieren que la gente se asuste. El miedo nos perjudica, es contraproducente y en primer lugar debemos tener en cuenta que no vivimos en una burbuja y que en cualquier puede surgir el primer caso. Pero qué pasa si la primera reacción es la huida, ya sea de un aeropuerto, de la terminal o de un hospital. La gente que escapa puede estar llevándose el virus consigo, cuando lo correcto sería que se someta al aislamiento, si es que hubiera estado con contacto con un paciente o un grupo de riesgo.

La mejor protección es acatar las instructivas de quienes están llevando adelante las medidas de prevención. Como el contagio es invisible y los síntomas del Coronavirus tardan en manifestarse, no hay otra opción que la higiene de manos para evitar riesgos. Tener cuidado al toser y estornudar, usar el barbijo en caso de estados gripales y cuidar especialmente a los grupos de mayor riesgo, ancianos y niños, son las únicas maneras de cuidarse.

Eso es lo que se le está pidiendo a la ciudadanía y ésta, por supuesto, confía en que nuestro sistema de salud está preparado para enfrentar cualquier contingencia, está buscando cómo superar la emergencia del dengue, la saturación de los hospitales y las graves fallas que todavía se observan en los centros médicos públicos. Ahí precisamente se encuentra el factor que puede llevarnos a la calma a todos: saber que se está trabajando duro para salir de la precariedad en el campo sanitario.

Las autoridades de salud no quieren que la gente se asuste. El miedo nos perjudica, es contraproducente y en primer lugar debemos tener en cuenta que no vivimos en una burbuja y que en cualquier puede surgir el primer caso de Coronavirus.