Siguenos en:
Domingo
 15 de Diciembre de 2019
Editorial
Editorial
Incendios: más vale prevenir
Miércoles,  7 de Agosto, 2019
Incendios:-mas-vale-prevenir

Cada vez que llega la época seca nos acordamos que gran parte del país es vulnerable a los incendios forestales. Santa Cruz es particularmente frágil, no sólo porque hay mucho más vegetación en riesgo, sino porque el invierno es particularmente ventoso, el ingrediente fatal para el avivamiento del fuego. De ahí que según el diagnóstico que hacen los responsables del cuidado del medio ambiente, el 70 por ciento del territorio departamental está en peligro muy alto y extremo.

La Gobernación de Santa Cruz ha decretado alerta amarilla, pero lo hace cuando nueve municipios ya presentan quemas y sólo estamos en el inicio de la etapa crítica que requiere la activación de los comités de emergencia, la movilización de personal, la logística y los recursos indispensables para combatir los incendios. 

Este mecanismo reactivo ha sido eficiente en gran medida; las estadísticas muestran que las quemas se redujeron, pero en los últimos años se ha podido observar un repunte del problema, por lo que conviene hacer un diagnóstico de lo realizado y tal vez analizar la posibilidad de poner en marcha otras estrategias que permitan mantener a raya el fuego o controlarlo de manera que no se traduzca en pérdidas económicas y daños irreparables al ecosistema.

No hay duda que el combate a los incendios no debe ser estacional o circunstancial. Hace falta que esos comités municipales y departamentales trabajen durante todo el año para desarrollar acciones preventivas, que son las más baratas y también las más efectivas. El tiempo libre de fuego se debe dedicar a la educación y la concientización, a analizar los riesgos futuros, a realizar el mantenimiento de aquellos lugares donde resulta más fácil la propagación de los incendios. Hablamos de controlar la vegetación que suele facilitar el desarrollo de las llamas, de construir vallas de contención naturales, de hacer limpieza en aquello sitios donde se acumula maleza, etc.

Existen ejemplos en numerosos países donde habilitan algunas zonas boscosas para el pastoreo de animales muy efectivos a la hora de mantener bajo el nivel de los pastos y otras plantas, altamente riesgosas como detonantes los incendios si es que están en niveles altos que puedan alcanzar los árboles. En cada comunidad hay una brigada de bomberos voluntarios que donan su tiempo para prevenir y actuar cada vez que los necesitan porque están conscientes del beneficio que esto implica.

En fin, son muchas las acciones que se pueden poner en marcha para luchar contra los incendios el año redondo y sobre todo para involucrar a la ciudadanía en este empeño. La clave está en dejar la política de actuar como ambulancia y volcarse de lleno a la prevención.

Son muchas las acciones que se pueden poner en marcha para luchar contra los incendios el año redondo y sobre todo para involucrar a la ciudadanía en este empeño. La clave está en dejar la política de actuar como ambulancia y volcarse de lleno a la prevención.