Siguenos en:
Sábado
 25 de Noviembre de 2017
Editorial
Editorial
Incendios forestales
Sábado,  12 de Agosto, 2017

Sigue latente el peligro de grandes incendios forestales en la región. Lo ocurrido en el Parque Nacional Tunari, de Cochabamba, y el reciente incendio de la serranía de Sama, Tarija, confirma la advertencia lanzada desde este matutino cuando se había señalado esa peligrosa frontera. De las quemas habituales a los incendios forestales mediaba un corto trecho. Riesgo extremo, se había titulado, convocando a las autoridades y a la población para evitar innecesarias tragedias y perjudiciales desastres. El incendio que amenazó al Aeropuerto de Viru Viru el primer día de agosto fue una clara advertencia que debe tomarse en cuenta con la debida responsabilidad y la pertinente toma de decisiones preventivas.
 
Esto último se trata de un conjunto de medidas que van desde la disponibilidad de recursos humanos capacitados, maquinaria, equipos e insumos para el rápido y oportuno control de los incendios. Todos sabemos de las falencias de Santa Cruz en este campo. No solo de insuficiente número de carros bomberos, sino de personal suficiente e idóneo para realizar las actividades de alto riesgo como constituye el apagar grandes focos de fuego. Las autoridades pertinentes están en la obligación imperiosa de cuantificar y cualificar estos recursos cuanto antes y, enseguida, proceder a obtener lo que hace falta. Capacitar a la gente en este campo resulta tan urgente como necesario.
 
Se sabe por fuentes oficiales que Santa Cruz y Beni registran la mayoría de focos de quema -los puntos calientes- y que éstos amenazan a las áreas protegidas y reservas forestales. En tal sentido, existe justificada alarma en San Matías y Otuquis. Si se conoce que solo en los ocho primeros días de agosto se han registrado mil trescientos casos de focos de quema, resulta sensato admitir que el riesgo es extremo y que corresponde actuar cuanto antes. Esto resulta más preocupante desde el momento en que los factores climáticos son favorecedores de los incendios. No solo la temperatura ambiental ha tenido gran ascenso, sino también la velocidad e intensidad de los vientos.
 
Con todo, conviene mirarse en el espejo del incendio del Parque Natural Tunari. Han quedado destruidas por el fuego más de trescientas hectáreas, con el grave daño ecológico incluido, por pérdida de árboles nativos y especies animales. La flora y la fauna de la zona ha sido afectada en alto grado. Todavía existe riesgo de reactivación del incendio, que en su primera etapa habría sido provocado. Para controlar el incendio del Tunari no solo hizo falta agua, sino también su traslado. Además, el arduo trabajo de control del fuego desde los helicópteros disponibles ha mostrado la impotencia por falta de recursos. Defensa Civil ha extremado esfuerzos recurriendo a los efectivos militares.
 
Conviene asumir que los incendios forestales de magnitud son una amenaza real. La advertencia más clara ha sido el reciente incendio cerca del Aeropuerto Internacional de Viru Viru, cuya humareda ha obligado a paralizar los vuelos y a multiplicar esfuerzos y recursos para frenar el avance del fuego. La otra es el que asola la Serranía de Sama. Sin duda, las autoridades departamentales, nacionales y locales están en la obligación de coordinar para adoptar un plan mínimo de contingencia que contemple la participación activa y efectiva de las instancias correspondientes. Asimismo, la obligación moral de informar a la ciudadanía sobre cómo actuar para prevenir incendios y dar apoyo para combatir este tipo de siniestros.

Las autoridades departamentales, nacionales y locales están en la obligación de coordinar cuanto antes para adoptar un plan mínimo de contingencia que contemple la participación activa y efectiva de las instancias correspondientes.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día