Siguenos en:
Viernes
 13 de Diciembre de 2019
Santa Cruz
Iglesia habla de la corrupción, el tráfico de influencias, las mentiras y el engaño en el país
Monseñor Sergio lamentó que 'la tentación de endiosar al poder que afecta particularmente a los que ejercen alguna autoridad, pensando encontrar allí la satisfacción del propio ego, de su interés y de su vanidad'
Domingo,  20 de Marzo, 2016
Iglesia-habla-de-la-corrupcion,-el-trafico-de-influencias,-las-mentiras-y-el-engano-en-el-pais
Ref. Fotografia: El Arzobispo de Santa Cruz, Monseñor Sergio Gualberti dio inicio a la Semana Santa desde la Catedral.

En la Catedral de Santa Cruz de la Sierra, el Arzobispo, Monseñor Sergio Gualberti abrió la Semana Santa presidiendo la celebración del domingo de Ramos ante un gran marco de fieles que participaron con sus palmas en la mano y mucha devoción. Desde allí habló fuerte en relación al actual escándalo de corrupción, tráfico de influencias, mentiras y engaños que envuelven a altas esferas de gobierno.

“Cada día los medios de comunicación nos presentan noticias de personas que se aprovechan del poder para enriquecerse, recurriendo incluso a la corrupción, el tráfico de influencias, la mentira y el engaño” dijo la autoridad religiosa a tiempo de lamentar que “En el intento de ocultar hechos reñidos con la ley, se difunden declaraciones contradictorias y ambiguas que, en vez de hacer luz sobre los hechos, enredan más la situación y confunden a la opinión pública, como si se quisiera distraer la atención del verdadero problema”.

El prelado cruceño aseguró que “Hay necesidad de verdad y que la justicia haga una investigación imparcial, objetiva y libre de toda presión, ya que solo en la verdad se supera el clima de desconfianza y la falta de credibilidad que provocan estos hechos y que amenazan la convivencia pacífica y el estado de derecho en una nación”, sostuvo.

Cuestionó también a quienes idolatran y endiosan al poder afirmando que “la tentación de endiosar al poder (…) afecta particularmente a los que ejercen alguna autoridad, pensando encontrar allí la satisfacción del propio ego, de su interés y de su vanidad”.

Las palabras de Monseñor Sergio Gualberti son una de las primeras que hace la Iglesia Católica en relación a este caso que viene provocando vergonzosos escándalos en el país.

En su homilía, también exalto la humildad de Jesús que entró en Jerusalén “como Mesíassencillo y humilde, sentado en un burrito, rodeado no por la corte real, el ejército y las autoridades sino por sus discípulos, los peregrinos, la gente sencilla y los que no cuentan nada en la sociedad” y llamó a todos a practicar las actitudes humilde de Jesús.

“Para nosotros los cristianos, la humildad es una virtud que debemos cultivar, sin embargo sería plausible que todas las personas, en especial las autoridades y los que cumplen oficios públicos, busquen practicar la humildad, como actitud opuesta a la ambición, el orgullo y la arrogancia”, señaló.

La autoridad religiosa recordó que a pesar de que Jesús sabía de los planes para matarlo “no claudicó en su misión y, su fidelidad a la voluntad del Padre y solidaridad con la humanidad” llegando hasta la muerte y muerte de cruz “Pero no todo terminó allí, sino que la cruz abrió de par en par las puertas de la luz, de la vida y de la gloria definitiva de la resurrección”, dijo el Arzobispo.

 Al final, Monseñor Sergio hizo un llamado muy fuerte a los creyentes, a recorrer y a seguir los pasos de Jesús en el camino de la cruz. "No tengamos miedo a la cruz, Jesús está a nuestro lado y nos acompaña”, manifestó.