Siguenos en:
Miércoles
 11 de Diciembre de 2019
Deportes
Tras empatar 0-0 en Lille
Francia y Suiza pasan a los octavos de final
Siete puntos lograron los galos, mientras que los suizos acabaron con cinco. Giroud y Kanté fueron suplentes.
Lunes,  20 de Junio, 2016
Francia-y-Suiza-pasan-a-los-octavos-de-final

Francia y Suiza empataron a cero en Lille, un resultado que permite a la selección anfitriona acabar como primera del grupo A y al combinado helvético como segundo de la llave. En un encuentro intenso y de mucho desgaste físico, la “Nati” tuvo el control del juego, sobre todo en el segundo tiempo, pero las mejores oportunidades fueron para los franceses, que dispararon en tres ocasiones al travesaño: Paul Pogba (12 y 13) y Dimitri Payet (76).

Todos contentos con el empate. Sabedor de que el empate le garantizaba el primer puesto de la llave, el seleccionador francés, Didier Deschamps, aprovechó para introducir varios cambios en el once inicial. Así, Olivier Giroud y N'Golo Kanté, los dos jugadores advertidos con una suspensión en caso de ver amarilla, se quedaron en el banco, igual que Dimitri Payet y Blaise Matuidi, por descanso. Suiza comenzó dominando y tuvo su primera ocasión en el 8 con un córner desde la derecha que Fabian Schär desvió en el primer palo y Pogba casi la mete en su portería al intentar impedir el remate de Johan Djourou en el segundo. Francia respondió con tres ocasiones consecutivas del cuestionado Pogba: primero con un disparo desde fuera del área que Yann Sommer metió la mano cuando se colaba por la escuadra y la pelota acabó botando en el larguero (12). Un minuto después volvió a poner a prueba al arquero suizo con un remate cruzado desde la izquierda que Sommer acertó a despejar. Y en el 17, tras un robo en el centro del campo, Pogba recibió carrera y enganchó un disparo con la zurda desde 25 metros que se estrelló en la transversal. Amir Mehmedi volvió a asustar a los anfitriones con un disparo desde la frontal que salió un poco alto. Tras ese inicio de partido bastante intenso, ambos equipos se enzarzaron en una batalla en el centro del campo y se olvidaron de buscar el arco contrario, por lo que no hubo más ocasiones de gol antes de la pausa. Los suizos mandaron en el segundo tiempo, sabedores de que la victoria de Albania ante Rumania en el otro partido del grupo (que se jugaba al mismo tiempo) le garantizaba al menos segundo puesto.