Siguenos en:
Domingo
 8 de Diciembre de 2019
Portafolio
Según experto en hidrocarburos
En cinco pozos hallar gas resultó negativo
Edmundo Pérez, desmenusa cómo YPFB corporación no tuvo éxito. Otros apuntan a una mala política hidrocarburífera.
Lunes,  14 de Octubre, 2019
En--cinco-pozos-hallar-gas-resulto-negativo
Ref. Fotografia: El presidente Morales en la apertura de la planta La Vertiente incrementa su producción de gas en 2.4 MMmcd.

Durante los años 2018 y 2019, en una suerte por encontrar e incrementar mas reservas de gas, se perforaron cinco pozos hidrocarburíferos de relevancia, de los cuales cuatro resultaron improductivos, y uno sigue en la fase de perforación, señala el especialista Edmundo Pérez.  

El ingeniero geólogo petrolero y exgerente de Exploración y Explotación de YPFB (Yacimiento Petrolíferos Fiscales Bolivianos), pone al desnudo los resultados de los pozos: Boyuy X2, Jaguar X6, Caranda X1005, Chaco Este X1 y el Sipotindi X1, que en el fondo revelan 'fracaso' de Bolivia en su premisa por reponer nuevos volúmenes de gas, como consecuencia de que la perforación exploratoria no ha reportado 'gas suficiente' comercialmente expectables.

Un panorama en contexto. En su análisis a los 13 años de gobierno de Evo Morales y a la política hidrocarburífera en términos de exploración de nuevos campos, Perez remarca que YPFB Corporación, ha realizado esfuerzos económicos para incrementar las reservas de gas con la última fase de la prospección que es la perforación exploratoria. 

Con esta actividad la empresa de los bolivianos y las empresas operadoras, han realizado sondajes exploratorios en dos épocas.

La primera inherente a los años 2006 a 2018. En ese periodo, se descubrieron pequeñísimas reservas de gas con los campos: Los Monos, Caigua, Boquerón y otros menores, con mínima incidencia en los volúmenes de las reservas nacionales de gas. 

En los cinco casos. La segunda época es el referido a los cinco pozos perforados entre el 2018-2019. El experto refiere que en el caso del pozo exploratorio Boyuy X2, clasificado 'como pozo productivo', operado por la empresa Repsol, solo reportó como resultados la profundidad record de 7.983 metros, cuyo mérito es de los servicios de las ingenierías de perforación y los fluidos de la perforación. "No aporto con nuevos conocimientos del sub-subsuelo profundo para las ciencias geo-petroleras de Bolivia. Se sigue sosteniendo que el citado sondaje, fue geológicamente mal ubicado, situado en una silla estructural, en esta zona no se entrampan los hidrocarburos", refiere el análisis de Pérez.

En lo referente al pozo exploratorio Jaguar X6, clasificado como 'pozo improductivo' y operado por la empresa Shell, Pérez refiere que se conoce que llegó a una profundidad final de 4.700 metros sin alcanzar los múltiples reservorios de la 'formación Huamampampa'.

En otro pozo exploratorio de Caranda-x1005, también clasificado como 'pozo improductivo' y operado por la empresa Petrobras, "no se conoce su profundidad final y otros aspectos geológicos", apunta el experto.

Es distinto en el pozo Chaco Este X1, donde según el análisis de Pérez, operado por la empresa Vintage, se descubrió una exigua reserva de petróleo. Sin embargo, precisa que no se conocen los volúmenes de producción y la cantidad de reserva de petróleo incorporada. "La reserva es pequeña, pues en el área de exploración de la empresa Vintage, no existen prospectos que su posible reserva se acerque a 1 TCF (Trillón de pies cúbicos)

Finalmente en el caso del pozo exploratorio Sipotindi X1, operado por la empresa YPFB Corporación, describe Pérez, es el único pozo exploratorio que sigue en la actividad de perforación. 

"Es una observación geológica de alta incidencia en la trampa petrolera y resultados, es su ubicación en un área de transferencia de esfuerzos donde existen fallas geológicas que unas nacen y otras pierden sus efectos", describe con argumentos técnicos.

Una penosa realidad. “Las inversiones en las actividades de exploración y explotación llegaron a los $us 3.800 millones entre 1990 y 2005, mientras que entre 2006 y 2017 llegaron a los $us 8.140 millones”, decía hace un año Luis Alberto Sanchez, Ministro de Hidrocarburos. No hay una precisión actualizada de dichas cifras oficiales. Sin embargo, el gobierno, sigue desplegando actividad exploratoria, pero en un contexto de expectativa electoral. Para el analista Carlos Arze, la situación es la misma: una política de hidrocarburos sin cambios sustantivos con relación a la época de los gobiernos neoliberales, con una alta dosis de improvisación y ausencia de política energética a corto y largo plazo. Ese es el resultado en el tema hidrocarburífero de hoy. Todo lo que explica ese afán de invertir a ultima hora de su gestión, es solo electoral".

"Todo pasa por una política gasífera más de lo mismo"

"La política de hidrocarburos en estos largos 13 años ha seguido la misma paúta del periodo anterior al gobierno de Evo Morales, la época neoliberal. 

El gobierno, estuvo ausente de una política orientada a reponer las reservas de gas, vía una oportuna inversión en nuevas tareas exploratorias. Quienes definen dónde, cuánto, para quienes se invierte y se produce, ha estado en manos de las empresas multinacionales, dado que no se les ha impuesto reponer las reservas gastadas. 

Ahora estamos entrando a una declinación total y una perversión total de las mismas políticas de Estado respecto al tema del gas.  y cuándo se invierte