Siguenos en:
Sábado
 17 de Abril de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
Embotellamiento en Chimoré
Martes,  30 de Marzo, 2021
Embotellamiento-en-Chimore

Si esos 36 aviones que operaron el 10 de marzo en el aeropuerto de Chimoré hubieran llevado pasajeros “normales”, algún tipo de carga que se pueda exhibir, exportaciones de las que nos podamos enorgullecer o tal vez ayuda humanitaria hacia alguna población necesitada, con seguridad, el gobierno de Luis Arce se hubiera encargado de hacer el máximo de propaganda, para demostrar que el aeropuerto de Chimoré no es un elefante blanco y no es una pista que favorece a los narcotraficantes, como reiteradamente han repetido los críticos del régimen.

Recordemos que esa infraestructura lleva más de dos años sin operar (oficialmente) y hubiera sido la oportunidad de oro para demostrar que valieron la pena los casi 40 millones de dólares que gastó el cocalero en semejante mole inservible para operaciones comerciales (legales).

Pero no fue así, todos esos vuelos se hicieron de manera secreta, con la ayuda de apenas cuatro funcionarios, sin pasar los controles aduaneros, sin la intervención de las fuerzas antidrogas (que están apenas a unos metros del lugar), sin la supervisión de las autoridades de aeronáutica civil, sin el visto bueno de la Fuerza Aérea y, aparentemente, sin la venia de la máxima autoridad política, es decir, el Ministerio de Obras Públicas.

De no haber sido por una publicación periodística que puso al desnudo este episodio, semejante escándalo hubiera quedado en el anonimato. Ahora, la opinión pública se pregunta con todo derecho si esta es la primera vez que se produce tal embotellamiento de aviones, superior al de cualquier otro aeropuerto boliviano, incluyendo Viru Viru o El Alto. También es justo pensar que este tráfico aéreo tan intenso tiene que ver con el narcotráfico y esta vez no deberíamos conformarnos con una respuesta como la que dio una vez el ex presidente Morales, sobre el gran movimiento de avionetas en el Chapare. “Son mosquitos”, dijo hace unos años en tono burlesco y altamente implicatorio. 

Pese a que hay pocas esperanzas de que las investigaciones puedan prosperar, no podemos dejar de exigir mayor seriedad en este aspecto, al menos en lo concernientes a las normas de aeronavegación, pues lo sucedido compromete la fe del estado, que está obligado a cumplir con estándares y procedimientos internacionales. Hemos visto cómo numerosas autoridades interpeladas por la prensa han pretendido hacerse los desentendidos pese a la gravedad de lo sucedido. 

Lo que más llama la atención es la conducta de los policías que tienen a su cargo la lucha contra el narcotráfico en el Chapare. Este incidente ha ocurrido en sus narices. 36 aviones son demasiados, no se pueden ocultar fácilmente y deberían haber notado algo irregular. Los únicos que actuaron correctamente y a tiempo fueron los integrantes del sindicato de trabajadores de AASANA que hicieron la denuncia al día siguiente, sin haber tenido respuestas convincentes hasta la fecha.

Es justo pensar que este tráfico aéreo tan intenso tiene que ver con el narcotráfico y esta vez no deberíamos conformarnos con una respuesta como la que dio una vez el ex presidente Morales, sobre el gran movimiento de avionetas en el Chapare. “Son mosquitos”, dijo hace unos años en tono burlesco y altamente implicatorio. 

 

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día