Siguenos en:
Viernes
 20 de Septiembre de 2019
Editorial
Editorial
El otro fuego
Lunes,  9 de Septiembre, 2019
El-otro-fuego

 

Las noticias de prensa destacan el hecho que los pobladores de Roboré han decidido oponerse a cualquier tipo de asentamiento de colonos o de otra naturaleza en las zonas afectadas por los recientes pero todavía no sofocados incendios forestales. La resistencia resulta justificada y comprensible desde el mismo momento en que se ha puesto en evidencia la existencia de presiones sectoriales para tomar posesión de la tierra devastada. Esto significa que las últimas gestiones de la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierras han quedado en entredicho y bajo sospecha. No solo por el manto de corrupción que se desvelado en su momento sino también porque el juego de presiones ha obligado al Gobierno a destituir al último titular.
 
Conviene recordar que las concesiones autorizadas en general para extender la frontera agrícola, como pretexto, ha estado rodeada de irregularidades y contravenciones a la propia normativa de preservación y protección de las reservas naturales, parques nacionales protegidos y tierras de comunidades de origen. En este complejo galimatías político y económico han jugado sus propios roles el Instituto Nacional de Reforma Agraria y la Autoridad de Bosques y Tierras. A este río revuelto pretenden sumarse pescadores oportunistas, en nombre de la producción y el desarrollo. Sin embargo, el fuego que ha arrasado el bosque chiquitano y que continua como amenaza viva por las condiciones climáticas y los chaqueadores irresponsables debe finalizar ya.
 
Si bien la ayuda internacional ha iniciado sus tareas y existe la posibilidad palpable de sofocar y controlar los incendios forestales que agobian la Chiquitania, también resulta cada vez más probable que la lluvia, la esperada, haga esta vez su aparición para mitigar las penurias. Sin embargo, ahora más que nunca habrá que estar pendientes de las tierras destruidas por el fuego, para evitar que sean tomadas con autorización o sin ella. Las normativas de la Pausa Ambiental departamental y otras deben aplicarse de manera rigurosa. Sin duda, solo el Gobierno tiene esa fuerza, por lo que debe obligársele a que respete las mismas. A falta de otras medidas más efectivas, corresponde el pronunciamiento público y la decisión colectiva de defender las tierras.
 
El fuego de la conciencia colectiva se ha avivado. Es ese fuego que debe mantenerse latente, porque ha quedado claro que si no se defiende, preserva y protege el medio ambiente y los recursos naturales de la flora y la fauna nativa las consecuencias devienen en graves, duraderas y hasta irreversibles. Las autoridades locales, regionales y departamentales deben coordinar con las nacionales, en el contexto de las normativas jurídico legales, la preservación del uso del suelo y su vocación. La tarea se presenta gigantesca y ardua, pero es la que debe emprenderse en las actuales circunstancias, en que la gestión gubernamental de los bosques y las tierras se ha mostrado compleja, errática y riesgosa. La responsabilidad con secuelas debe asumir el Gobierno
 
Es poco probable que un nuevo titular en la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierras cambie, de pronto, el lamentable panorama que hoy se presencia en el país respecto a la gestión de las áreas protegidas, reservas naturales y tierras de origen. El desprolijo venía desde hace tiempo, pero con los incendios forestales que han afectado al bosque chiquitano y otras extensas áreas de la Chiquitania, el problema se ha vuelto mayúsculo. Lo más probable es que el Gobierno no pueda controlar la situación posterior a los incendios forestales, por lo que se hace necesaria la participación organizada de base para que se respeten las normativas. Es un fuego colectivo avivado por la conciencia y necesidad de preservar y defender el medio ambiente

Lo más probable es que el Gobierno no pueda controlar la situación posterior a los incendios forestales, por lo que se hace necesaria la participación organizada de base para que se respeten las normativas.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día