Siguenos en:
Viernes
 20 de Septiembre de 2019
Editorial
Editorial
El humo es peor que el fuego
Miércoles,  11 de Septiembre, 2019
El-humo-es-peor-que-el-fuego

Lo que en principio parecía una típica denuncia de esas que surgen en las redes sociales, se ha vuelto una lamentable constatación. Mientras que cientos de sacrificados y heroicos bomberos arriesgan sus vidas para combatir el fuego en la Chiquitania, colonos de la zona, campesinos y otros sujetos de dudosa procedencia siguen esparciendo las llamas en todas direcciones con fines oscuros que no son precisamente el chaqueo, la quema controlada o la habilitación de las tierras para la siembra o el pastoreo de animales.

Este fenómeno está ocurriendo frente a las narices de todos, pese a la militarización de facto que está ejecutando el régimen, que controla absolutamente todo lo que ingresa y sale de la región, incluyendo a voluntarios que acuden a la zona para prestar su ayuda, ya sea en el combate al fuego o el salvataje de animales silvestres. Hay testimonios difundidos por la cadena CNN de ambientalistas a los que se les prohibió el ingreso al devastado parque Otuquis y no precisamente por razones de seguridad, pues si las fuerzas militares y policiales estuvieran haciendo bien su trabajo, esas manos dañinas no seguirían cometiendo sus fechorías de forma tan descarada.

Durante estos trece años, el Gobierno ha puesto en marcha numerosos montajes, operaciones especiales y estrategias envolventes y no sería raro que alrededor del fuego el humo sea más espeso de lo que se puede percibir a simple vista. Recordemos La Calancha, la toma de Cochabamba, El Porvenir, el cerco a Santa Cruz, la masacre del hotel Las Américas y algunas otras. Todos fueron procedimientos político-militares perpetrados en situaciones difíciles para el oficialismo y con los que consiguió remontar y arrinconar a la oposición.

Todos los incendios forestarles son obra del ser humano y en este caso, además de que el Gobierno prendió la chispa, parece empeñado en sacarle el mayor provecho posible, no solo por el desvergonzado uso propagandístico que se le está dando, sino porque los incendios han “chamuscado el tablero” de la campaña, han monopolizado el debate y han concentrado la atención en el presidente Morales, de quien se habla bien o mal, pero del que ya nadie menciona que se trata de un candidato inconstitucional.

Y así como desapareció del escenario la defensa del 21F, nadie habla del descalabro en el sistema de salud, no se menciona la complicada situación económica producto de la continua caída de la producción y de la exportación de gas y tampoco la persecución política en contra de los líderes opositores, el permanente vaciamiento y las tropelías del Tribunal Supremo Electoral, la corrupción, el narcotráfico y otros temas fundamentales que debieran estar calentando el debate electoral. 

El fuego ya se tragó un paro cívico y es probable que haga lo mismo con la protesta anunciada para el 10 de octubre. Todo depende del tiempo que se extienda el incendio, que ya tiene su culpable, pero que sin duda alguna tendrá también su héroe, el gran bombero azul sobre el que lloverán los lauros por su hazaña.

Todos los incendios forestarles son obra del ser humano y en este caso, además de que el Gobierno prendió la chispa, parece empeñado en sacarle el mayor provecho posible, no sólo por el desvergonzado uso propagandístico que se le está dando, sino porque los incendios han “chamuscado el tablero” de la campaña.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día