Siguenos en:
Martes
 27 de Octubre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
El MAS después del 18
Sábado,  10 de Octubre, 2020
El-MAS-despues-del-18

Pocos días después de que huyó el cocalero, se produjo una suerte de debate entre el periodista Carlos Valverde y el escritor Juan Claudio Lechín, en el marco de la visita al país que hizo el presentador de la CNN, Fernando del Rincón.

La propuesta de Lechín era muy clara y consistía en “dinamitar” al MAS, es decir, destruir toda la estructura delictiva que había dejado instalada en el país para preparar el retorno y hacerle la vida imposible al gobierno de transición que ya estaba en funciones.

En primera instancia, los máximos jerarcas del MAS estaban esperando eso, temían que los cuelguen de los postes de la plaza Murillo, que los metan presos o que las turbas los linchen y les incendien sus casas, como hicieron ellos con las viviendas de algunos luchadores por la democracia y la libertad. Por eso es que renunciaron en masa y corrieron a refugiarse en las embajadas. Sabían lo que merecían, pero nada de aquello ocurrió y al final terminaron pavoneándose en la sede de gobierno, ofreciendo conferencias de prensa y reclamando su derecho a seguir haciéndole la vida imposible al país.

Las fuerzas democráticas no sólo permitieron que el MAS se rearme en el Congreso y que boicotee desde allí  la lucha contra el Covid-19, sino que gran parte de la burocracia de los ministerios permaneció en sus puestos, con la capacidad de mantener las mañas del régimen anterior.

De todas, la principal estructura que mantiene al MAS en el poder es la justicia. Ningún juez ni fiscal ha sido movido de su cargo y ellos han continuado jugando a favor de la impunidad, especialmente en los graves delitos cometidos por Morales y su entorno en los días más complicados de octubre y noviembre del año pasado. Hubo algunas detenciones, se iniciaron procesos pero ya hemos visto como se pegó el grito al cielo y la comunidad internacional chilló como si estuvieran metiendo presos a niños de primera comunión. Son más los funcionarios del gobierno anterior que han sido sacados de las cárceles pese a los graves delitos de corrupción que se imputan en su contra. La actuación de la Fiscalía General del Estado ha sido de total descaro, pues ha sido el puntal de la lucha por lograr que el aspirante a dictador, actor intelectual del fraude y promotor del terrorismo pueda zafar de la justicia. No se puede admitir cómo es posible que el pueblo boliviano soporte semejante ofensa a las leyes y al sentido común, pero ahí está el titular de ese feudo, campante haciendo de las suyas.

La postura de Carlos Valverde es muy distinta a la de Lechín. El cree que al MAS hay que derrotarlo con las armas democráticas, en las urnas, sin golpes bajos ni juego sucio, pues se corre el riesgo de quitarle legitimidad al proceso de recuperación de la democracia y confirmar la tesis del “golpe de estado”.

Precisamente ese es el camino estoico y difícil que hemos seguido y que seguramente tendremos que recorrer hasta conseguir desterrar a los espurios y criminales de la administración pública. Falta muy poco.

Las fuerzas democráticas no sólo permitieron que el MAS se rearme en el Congreso y que boicotee desde allí  la lucha contra el Covid-19, sino que gran parte de la burocracia de los ministerios permaneció en sus puestos, con la capacidad de mantener las mañas del régimen anterior.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día