Siguenos en:
Lunes
 1 de Marzo de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
El Carnaval permanente
Martes,  9  de Febrero, 2021
El-Carnaval-permanente

Nunca como en pandemia, había quedado tan evidente el privilegio del que gozan los gobernantes, esa clase parasitaria que tiene el monopolio del uso de la fuerza y de ahí para adelante, la licencia para hacer y deshacer con los bienes públicos y la vida de los ciudadanos. Todo a nombre de una falsa democracia que mantiene con los ojos cerrados a la gente, que observa como algo natural el abuso, la extorsión y el robo que cometen todos los días estos señores que se hacen llamar dignatarios, palabra que viene de “digno”.

Lamentablemente la prensa se presta a ese acto de cinismo y de impostura. Vemos cómo dos personas se pelean en un centro comercial por el uso de barbijo. Una mujer cree que tiene el derecho de increpar a un individuo. Este se siente acosado y reacciona con violencia. Lo graban con un celular, lo persiguen y ahí va la Policía, como si estuviera persiguiendo a un delincuente peligroso, para humillarlo y hacerle sentir todo el peso de los que no tienen límites para ejercer su prepotencia.

Nadie se fija en los fantoches que están en campaña, haciendo de tontos, bailando, andando en caravanas y provocando aglomeraciones, como si nada pasara, mientras el número de muertos y contagiados se duplica y supera diariamente todos los récords.

Luis Arce se queja, dice que no hay plata, que la gente se las aguante, que tome hierbas y hace alarde de unas pinches 20 mil vacunas que deberían provocarle vergüenza y la obligación de pedir disculpas. Por el contrario, en la primera oportunidad se burla de los que sufren, toma su guitarra y canta como si estuviera en una peña. Más allá amenaza y advierte que sólo habrá plata para los que voten por el MAS.

No quieren multitudes, pero nadie les pone freno a las filas para pagar, para darle de comer al insaciable estado que cobra por todo y por nada, incluso por esa inservible inspección vehicular, cuyo plazo vence y apura a la gente, pues el retraso viene con una multa que triplica la tarifa normal.

Persiguen a los que tienen negocios, los obligan a atender a escondidas, los ridiculizan haciendo parodias de la gente que se esconde a tomar unas cervezas, pero ellos sí pueden pasear su desvergüenza las 24 horas del día, sin importarles el sufrimiento de los médicos, cuyos colegas mueren como moscas en los hospitales sin derecho a una indemnización digna.

No hay vacuna ni habrá contra el populismo, las mentiras y el engaño que cometen nuestros políticos, cuyo peor pecado es convencer a la gente de que es minusválida, que es incapaz de vivir sin ellos y por eso mismo, tiene aguantar cualquier tipo de imposición. La única salvación sería tener una población más educada e instruida, con mayores recursos para evadir a los charlatanes. Pero justo ese es el campo es en el que estamos más atrasados y precisamente la pandemia lo está demostrando. No nos explicamos por qué suspenden el Carnaval, si la juerga la tenemos todos los días.

No hay vacuna ni habrá contra el populismo, las mentiras y el engaño que cometen nuestros políticos, cuyo peor pecado es convencer a la gente de que es minusválida, que es incapaz de vivir sin ellos y por eso mismo, tiene aguantar cualquier tipo de imposición.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día