Siguenos en:
Sábado
 14 de Diciembre de 2019
Política
Instó a la población a realizar denuncias
El 'vice' pide indagar casos de pederastia en la Iglesia
Polémica. Oposición ve ataque por defensa a los DDHH. Analista considera que se intenta deslegitimar el poder de la institución religiosa y poner cortina de humo.
Martes,  21 de Junio, 2016
El--vice--pide-indagar-casos-de-pederastia-en-la-Iglesia
Ref. Fotografia: Presión. El vicepresidente pide al Ministerio de Justicia investigar a sacerdotes por posibles abusos sexuales.

El vicepresidente Álvaro García Linera instó a la población a denunciar casos de abusos sexuales a menores en los que hayan estado involucrados miembros de la Iglesia Católica y solicitó al Ministerio de Justicia hacer un reporte de los hechos.

"Personas, familias, que hayan sido objeto sus niños, niñas, de violación por parte de algún funcionario de la Iglesia que, por favor, se acerquen al Ministerio de Justicia y nos relaten para que se haga las denuncias", señaló García Linera ayer en rueda de prensa, indica el diario La Razón en su edición digital.

Durante la pasada cumbre de justicia, el segundo mandatario propuso aplicar la cadena perpetua en casos de violación a niños, seguidos de muerte. Días después, monseñor Sergio Gualberti expresó su rechazo a la cadena perpetua. "Hagamos un mapeo de la gravedad de este delito, que es una vergüenza para la humanidad, una vergüenza que el propio papa Francisco lo ha denunciado de una manera valiente", indicó García Linera.

En Bolivia, la Constitución Política del Estado (CPE), vigente desde febrero del 2009, establece 30 años como pena máxima de cárcel.

Posición. El vice, invitó a los familiares que tengan niños víctimas de violación, por parte de algún funcionario de la Iglesia, acercarse al Ministerio de Justicia, para formular denuncia del caso, dado que esta instancia será la encargada de ejecutar la investigación.

Molestia. La semana pasada, el presidente Evo Morales, fue el primero en mencionar que a su parecer, el rechazo a la cadena perpetua para violadores, por parte de la Iglesia sería por un intento de defender a los religiosos que cometieron estos delitos.

En esa oportunidad, el vocero de la Iglesia en Santa Cruz, Erwin Bazán, dijo: "Podemos decir con absoluta firmeza y claridad que no existe un obispo en Bolivia acusado de ese delito y (los obispos) son realmente personas honorables dedicadas a su servicio ministerial", expresó Bazán.

En respuesta a las declaraciones del vicepresidente, el juez Eclesiástico del Arzobispado de Cochabamba, Miguel Manzanera, dijo que existen miembros del Gobierno, algunos de alta jerarquía, inmiscuidos en casos de violación. "Creo que el Gobierno se mete en un asunto muy serio porque hay muchos casos que no vamos a comentar de miembros del Gobierno que han sido prácticamente autores de violaciones, muy graves, altos miembros del Gobierno, pero no voy a especificar más (…) Entramos en un tema muy delicado, hay altas jerarquías, se comenta que ha habido violaciones (…) Echar más leña al fuego no le conviene a nadie, si se empiezan a sacar trapos sucios, es mucho peor para los miembros del Gobierno”, afirmó el sacerdote, según la publicación que hizo ayer Erbol.

Críticas. El analista político y sociólogo, Renzo Abruzzesse, indicó dos elementos por los que el Gobierno estaría atacando a la Iglesia Católica del país: Uno el hecho meramente distractivo, como cortina de humo en los temas polémicos como movilizaciones y las denuncias de corrupción en el caso Zapata. El segundo elemento con afanes de deslegitimación del poder de la Iglesia, en un plan de proyecto político de largo alcance. "La perspectiva católica puede constituirse como peligrosa si logra concentrar la opinión pública, esto podría ser un poco complicado para el Gobierno. Es una estrategia política en la sociedad, amenazándola, persiguiendo a sus miembros, intimidando a sus personalidades, con el afán de calmar o de mantener controladas las críticas", mencionó.

En la misma línea se pronunció la diputada Eliane Capobianco, calificando a la Iglesia como un ente de referencia de defensa a los derechos humanos y por ende se ha convertido en un punto en contra para el Gobierno. "La Iglesia es uno de los pilares que busca dar su criterio y opinión en relación y al respeto de los derechos humanos, en los casos de injusticias e irregularidades. Esto es una reacción molesta del Gobierno que lamentamos mucho", remarcó.

El Día / Agencias eldia@edadsa.com.bo