Siguenos en:
Viernes
 5 de Junio de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
Educación en apuros
Viernes,  15 de Mayo, 2020
Educacion-en-apuros

Los profesores están en apuros. Pero también los padres, los colegios, las universidades y, por supuesto, las autoridades relacionadas con la educación. Todos están buscando la fórmula ideal para no interrumpir el proceso de aprendizaje de los estudiantes, situación que presenta un nuevo dilema obligado por la distancia.

Encontrar la receta perfecta será misión imposible y no la vamos a hallar en dos meses. Desde que se inventaron los liceos griegos, 400 años antes de Cristo, los maestros, pedagogos, burócratas, expertos, conservadores y revolucionarios están enfrascados en una discusión permanente sobre los métodos, las estrategias, los contenidos y las mejores formas de enseñar. Nadie se pone de acuerdo y no por ello la educación se ha interrumpido y menos aún, nadie puede desconocer el aporte de la escuela al progreso de los individuos y de las sociedades.

En las circunstancias tan difíciles que nos toca vivir, los profesores también se han dado cuenta que no estaban preparados para educar a distancia. No dominan del todo las herramientas tecnológicas; la educación digital no había sido la panacea que algunos fanáticos de la innovación estaban propalando; la formación presencial sigue siendo insustituible y los maestros son imprescindibles y eso lo han comprobado perfectamente los padres que cada día se rompen la cabeza lidiando con las tareas de sus hijos.

La primera conclusión es que el aprendizaje no debe interrumpirse. Que a nadie se le ocurra que es buena idea suspender el año escolar, prescindir de las escuelas, rebajar el monto de las pensiones o cualquier otra propuesta peregrina que ande circulando en mentes afiebradas. Los docentes están trabajando duro para mantenerse en contacto con sus alumnos, están elaborando a contrarreloj las mejores estrategias posibles para difundir el conocimiento y en esta tarea todo sirve, desde una aplicación de mensajería como el Whatsapp hasta las complejas plataformas diseñadas para la educación a distancia, los videos, los encuentros virtuales, etc. No debería existir excusa para quedarse de brazos cruzados y menos en un momento el que necesitamos llegar a los niños y jóvenes con ideas nuevas, información fresca y el sentido crítico que les ayude a comprender lo que está ocurriendo y prepararse para el arduo futuro que nos espera.

En el contexto actual, tanto el estado como las instituciones educativas deben recordar que los primeros responsables de la educación de los niños son los padres y no se trata de delegarles a ellos la obligación de enseñarles matemáticas o lenguaje, sino de demandarles cooperación en el estímulo y el seguimiento, que son precisamente las claves para conseguir el éxito. Los padres deben entender que hoy más que nunca es importante que los chicos aprovechen el tiempo, se formen, adquieran conocimientos, pues los tiempos que vienen serán más difíciles y requerirán individuos capaces, íntegros y con gran capacidad de adaptación.

El aprendizaje no debe interrumpirse. Que a nadie se le ocurra que es buena idea suspender el año escolar, prescindir de las escuelas, rebajar el monto de las pensiones o cualquier otra propuesta peregrina que ande circulando en mentes afiebradas. Los docentes están trabajando duro para mantenerse en contacto con sus alumnos.