Siguenos en:
Viernes
 6 de Diciembre de 2019
Editorial
Editorial
Economía: la hora de la verdad
Domingo,  1  de Diciembre, 2019
Economia:-la-hora-de-la-verdad

Es curioso que el Gobierno decida negarle el salvoconducto a algunos ex ministros y se lo conceda sin problemas a Luis Arce Catacora, quien tuvo la misión de conducir la economía del país en la mayor parte de los 14 años de hegemonía del ciudadano de Orinoca.

Varios miembros del gabinete de Evo Morales son acusados de instigar a la violencia y de causar graves daños en el país y tal vez no se ha evaluado la letalidad de las decisiones que tomó Arce Catacora en todo este tiempo y que de a poco se van develando.

Numerosos medios internacionales critican el deterioro de la democracia boliviana en manos del dirigente cocalero y su intención de perpetuarse en el poder, pero el consenso es generalizado sobre el supuesto éxito económico. Costó que les crean a los bolivianos sobre las razones que tuvieron para rebelarse contra Morales y será mucho más difícil desmitificar el “modelo” o lo que el propio Arce calificaba como “Evonomics”, un castillo de naipes que se cae a pedazos en la medida que el gobierno comienza a abrir las covachas del terror, cuyo daño podría ser muy mayor que el causado por los Quintanas y compañía.

Han desvalijado el Banco Central para alimentar empresas que se administraban a las patadas; la nacionalización ha sido un completo fracaso, pues no descubrieron ni un solo pozo petrolero importante en tres lustros; las reservas de gas están en un nivel mucho más crítico del que se preveía; las cifras de crecimiento, pobreza y de la situación macroeconómica eran un completo blef; la empresa BOA gastaba millonadas en aviones que ni siquiera volaban; el mayor déficit fiscal de América del Sur; empresas chinas que deben miles de millones de dólares en impuestos, son sólo algunos de los datos que se han revelado últimamente y que revelan una crisis que en el corto plazo se verá en las calles, en los bolsillos y en los hogares, de no actuar con sinceridad y aplicar medidas de ajuste urgente.

En este momento existe un shock de confianza sobre el manejo económico y no hay duda que estamos en buenas manos, pero se necesita decirle la verdad a la población sobre lo que ha ocasionado el Gobierno de Morales con sus reformas socialistas, con la estatización y otras falacias que lamentablemente todavía gozan de buena prensa y de aceptación, porque se ha impuesto el engaño.

Las inversiones extranjeras no van a retornar a Bolivia, los empresarios no van a arriesgarse y la productividad y los empleos no van a multiplicarse si no se hacen los cambios urgentes dirigidos a liberar a la economía de la patraña en la que la envolvió la dictadura. Hay que hacerlo con urgencia, buscar los primeros indicios de recuperación, pues una vez comience la campaña electoral, el debate económico volverá por el camino de los eufemismos y lo políticamente correcto. Ojalá se atrevan los candidatos a dejar atrás las mentiras que nos “ensoquillaron” durante este tiempo y que ilustres personajes repiten alegremente.

En este momento existe un shock de confianza sobre el manejo económico y no hay duda que estamos en buenas manos, pero se necesita decirle la verdad a la población sobre lo que ha ocasionado el Gobierno de Morales con sus reformas socialistas, con la estatización y otras falacias que lamentablemente todavía gozan de buena prensa y de aceptación, porque se ha impuesto el engaño.