Siguenos en:
Viernes
 6 de Diciembre de 2019
Dia 7
Dilemas del tipo de cambio
Debate. Diversos economistas sugieren que en lo coyuntural se debe mantener el tipo de cambio fijo. En esa medida plantean hacer ajustes a la economía.
Domingo,  1  de Diciembre, 2019
Dilemas-del-tipo-de-cambio

A  sabiendas de que el sector productivo nacional y el exportador boliviano es el más perjudicado, los economistas recomiendan, que el tipo de cambio, hoy más que antes, debe mantenerse fijo. "No por satisfacer a los exportadores, se debe poner en riesgo la estabilidad económica de 11 millones de habitantes de la población", esa es la reflexión del economista  German Molina. No obstante, ante la difícil situación de desaceleración económica, con un crecimiento del Producto Interno Bruto(PIB) cada vez a menor ritmo, el dilema de sostener inalterable la situación cambiaria, marca posiciones yuxtapuestas en el plazo inmediato y a largo plazo.   

En los coyuntural, donde urge mantener la estabilidad económica, el nuevo ministro de Economía y Finanzas Públicas, José Luis Parada, ha mostrado invariable su postura de mantener el tipo de cambio fijo,para no caer, siquiera en insospechada presión inflacionaria. "Tenemos que aprender a convivir con toda esa situación", refiere Gary Rodriguez, economista y gerente general del IBCE (Instituto Boliviano de Comercio Exterior), al citar que es uno de los bretes (camisas de fuerza) de nuestra economía y con lo que la población se ha acostumbrado. "Para cualquier ministro eso es difícil tocar, que prácticamente no puede mover el tipo de cambio, que ha afectado de manera negativa al productor nacional y al sector exportador", explica.

El dilema estriba en un ámbito donde se acentúa el elevado déficit fiscal, la caída en casi la mitad (con respecto al 2014)  de las reservas internacionales y una balanza comercial negativa que, en conjunto representan una preocupación para una economía, que al 31 de diciembre el Producto Interno Bruto (PIB)crecerá solo un 2,0 %, tal como reflejó estos días el Centro Latinoamericano de Consultoras Económicas (LAECO por sus siglas en inglé)

Antecedente del tipo de cambio. El tipo de cambio actualmente vigente se mantiene intacto desde  noviembre de 2011, por un periodo de ocho años. El Banco Central de Bolivia (BCB), desde entonces compra dólares americanos a Bs 6,86 por $us 1 y  vende al precio fijo de Bs 6,96 por 1 $us. 

Desde entonces el tipo de cambio fijo fue una variable económica inherente al funcionamiento del modelo de Economía Social Comunitaria Productiva (MESCP) del gobierno de Evo Morales, con la finalidad de fijar (anclar) las expectativas inflacionarias y respaldar la política pública de   bolivianización. 

En un reciente análisis de la Fundación Milenio, el economista Roberto Laserna asegura que nadie puede asegurar o prometer que el tipo de cambio seguirá fijo, ya que no depende de una decisión política sino de otros factores que escapan al control del gobierno. “Lo que es posible hacer ahora, y prometer para después, es reducir los gastos públicos y eliminar el déficit fiscal, bajar impuestos para estimular la actividad económica local (y las exportaciones), y dejar en libertad a los ahorristas y demás actores económicos para que dolaricen sus transacciones, permitiendo que el dólar encuentre un precio realista de acuerdo a las condiciones económicas internas (que empezarían a cambiar) y externas".

Molina añade que el gobierno actual debe encarar una política fiscal prudente y una política monetaria bajo reglas estrictas, porque ambas   determinan la tasa de inflación, y esta última a su vez juega un papel importante en la determinación del tipo de cambio. "El objetivo debe ser restablecer la competitividad de los productos de exportación (hoy venidos a menos), generación de divisas y la generación de empleo", enfatiza.

Juan Antonio Morales, ex presidente del Banco Central de Bolivia, enfatiza que ha sido un gravísimo error congelar el tipo de cambio durante el gobierno de Evo Morales. Si bien ha logrado anclar la inflación, pero con el paso del tiempo resulta siendo perjudicial para el sector exportador. 

La situación cambiaria, dice Pablo Mendieta, subgerente del Centro Boliviano de Economía (CEBEC), deberia ser definida por el nuevo gobierno elegido democráticamente no tanto por este de transición. "El tipo de cambio hay que mantenerlo mientras se analiza cuales son las estrategias de salida a la actual situación económica, mientras el gobierno democráticamente elegido pueda tomar las decisiones a partir de las nuevas elecciones", asegura. 

La fundación milenio observa que de cualquier manera se va a tener que mover el tipo de cambio

Panorama. Para el economista Javier Cuevas,  en un reciente análisis de coyuntura al tipo de cambio, previo a la caída del largo periodo del gobierno de Evo Morales, plantéo la necesidad de afrontar mejor los choques externos, como la devaluación de las monedas en los países vecinos, plantea la conveniencia de que Bolivia ingrese gradualmente en una política de cambio flexible.

Parametros. Cuevas planteó condiciones para esa política de cambio flexible a partir de la coherencia de la política fiscal con la política monetaria (la corrección aislada del tipo de cambio es intrascendente). Luego dice que una devaluación puede ser espuria si los fundamentos internos del tipo de cambio real, como la baja productividad y el gasto del gobierno en bienes no transables no cambian. Una tercera condición es la independencia del Banco Central y un INE fortalecido y autónomo. "Son indispensables para la credibilidad de las autoridades en el manejo de los riesgos cambiarios", precisa.

Una cuarta condición es controlar el impacto en el sistema financiero: dado que las expectativas puede llevar a la gente a cambiar los bolivianos por dólares, y que los bancos enfrenten un descalce de monedas, es preciso corregir las rigideces en la intermediación financiera (la obligación de los bancos de asignar 60% de la cartera a prestamistas productivos y vivienda social y créditos con tasas fijas de interés, que distorsionan la asignación de recursos financieros).

Pasos posibles

Macroeconomía. En un contexto de gobierno de transición, enfatiza el economista German Molina, como es la actual administración de la presidenta del Estado Jeannine Añez, no  es adecuado realizar ajustes y reformas estructurales profundas. "Es primordial que la nueva administración gubernamental reinicie sus actividades, apruebe medidas de racionalizar el gasto fiscal superfluo, suprimir los controles que limitan las libertades económicas y políticas, no es adecuado modificar el tipo de cambio nominal, ni modificar ninguno de los precios administrados, con el objetivo de modificar la generación de expectativas desfavorables a expectativas favorables de los agentes económicos: consumidores y empresarios”, remarca.
 
Dilema. El gran dilema de sostener fijo el tipo de cambio o no  según los economistas, estriba en que nuestra economía, como herencia de los más de 13 años del gobierno de Evo Morales, mantiene los problemas estructurales que son: mercado interno pequeño, distribución regresiva del ingreso,  desempleo y el otro factor de la política económica que consideró como protagonista al Estado realizando gasto público ineficiente y de despilfarro.  
 
Tarde o temprano. El economista y expresidente del Banco Central de Bolivia, en el análisis de la fundación Milenio, ya anticipa que a largo plazo y con una economía en desaceleración, es difícil sostener el tipo de cambio fijo. "Antes de que se le ocurra al Gobierno establecer el control de cambios o al banco central devaluar la moneda. La devaluación llegaría como profecía autocumplida. Manejar un pánico cambiario es sumamente difícil, como lo son todas las crisis de confianza", enfatiza.
 
Epoca aparente. Lamentablemente, dice Rodriguez que el modelo llamado “económico, social  productivo comunitario”, se alimentó todo el tiempo del auge, de la bonanza, de los buenos precios que le permitieron sobrevivir y aparentar una alternativa que en realidad no lo era. "Si tuviéramos que hacer una lectura estricta de porque Bolivia ha estado creciendo todos estos años ha sido a costa de un mayor endeudamiento", asegura.
 
Gary Rodriguez
Gerente General del Ibce
 
"Para cualquier ministro es difícil tocar el tipo de cambio"
 
"Bolivia se caracteriza todavía por buenos indicadores en el ámbito macro económico, ciertamente lo que deberían subir están bajando y viceversa: lo que debería bajar está subiendo.  

Por ejemplo la tasa de crecimiento del PIB tiene una tendencia declinante, mientras la deuda tienen una tendencia ascendente tanto externa e interna. 

El déficit fiscal por sexto año consecutivo sigue en subida,  aunque el nuevo ministro ha manifestado que se va a revisar el gasto y con ello podríamos empezar a retroceder dicho indicador, sin embargo las exportaciones en lugar de subir, caen por quinto año consecutivo provocando un déficit comercial, que le han  restado entre el 2015 y 2019 alrededor de $us 5.000 millones a las reservas internacionales netas. Esto contrasta con el tipo de cambio que desde noviembre de 2011 se mantiene fijo. 

Por esa razón hoy en día tenemos ciertos bretes o camisas de fuerzas, con lo que la población se ha acostumbrado a lo largo de todo este tiempo, de cual es complicado concebir alguna modificación. 

Para cualquier ministro eso es difícil tocar el tipo de cambio, que prácticamente no puede mover el tipo de cambio, que ha afectado de manera negativa al productor nacional y al sector exportador. Y el otro tema es de los subsidios y los bonos que tienen que ver con un gasto adicional. Tenemos que aprender a convivir con toda esa situación. Mas aún en un contexto donde la desaceleración nos anticipa que este año el crecimiento del PIB será el mas bajo de los últimos 20 años".