Siguenos en:
Sábado
 23 de Marzo de 2019
Editorial
Editorial
Dictaduras del Siglo XXI
Viernes,  11  de Enero, 2019
Dictaduras-del-Siglo-XXI

El 10 de enero de 2019 quedará marcado en la historia como el inicio oficial de un gobierno estrictamente dictatorial en América Latina, inadmitido por numerosos países de la región, por la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos (OEA), entre otras instancias y organismos internacionales que han censurado la ilegitimidad del nuevo mandato iniciado por el venezolano Nicolás Maduro.

El tiempo dirá si esta ruptura democrática es un hecho aislado o si obedece a un proceso similar al que transcurrió en el continente a partir de los años 70 y que se inició precisamente con el golpe de Hugo Banzer Suárez en Bolivia, el 21 de agosto de 1971 y que terminó con el abandono del poder del chileno Augusto Pinochet, tras un plebiscito celebrado en octubre de 1988.

Latinoamericana tiene una larga tradición de gobiernos autoritarios y la violencia política no ha estado ausente del incipiente periodo democrático transcurrido en las últimas tres décadas, con numerosos episodios sangrientos como lo ocurrido en Perú durante la hegemonía de Alberto Fujimori, la incesante inestabilidad de Ecuador, la traumática renuncia del presidente argentino Fernando de la Rúa, el fallido golpe de estado de Hugo Chávez o la interrupción del mandato de Gonzalo Sánchez de Lozada en octubre de 2003, por citar solo algunos ejemplos de este doloroso camino democrático.


En estos términos no debería ser motivo de tanto asombro el hecho de que se esté gestando un nuevo periodo dictatorial en varios países, aunque eso depende de que el contagio se extienda hacia Bolivia y Nicaragua, las dos únicas naciones donde se observa una carrera hacia el totalitarismo.

Esa es justamente la primera gran diferencia existente entre las dictaduras militares de los 70 y las “dictaduras elegidas” del Siglo XXI. Mientras que en el periodo anterior los gobiernos militares se extendieron en todas direcciones y gozaban de cierta complacencia internacional, en este momento Maduro es objeto del rechazo explícito y generalizado de las naciones que gravitan en el continente, que desconocen su mandato y están dispuestas a apoyar sanciones en su contra, lo que limita enormemente las posibilidades de prolongarse en el tiempo como ocurrió con las autocracias del pasado.

Los militares se adueñaron del poder en medio de un periodo de bonanza propiciado por el auge del precio del petróleo que les permitió poner en práctica políticas prebendalistas similares a las llevadas adelante por los gobiernos populistas de las últimas décadas. Maduro se está haciendo dictador y Evo Morales quiere hacer lo mismo, cuando está en curso una debacle económica sin precedentes en Venezuela, que podría trasladarse a Bolivia y a Nicaragua, en tanto que el resto de los países que respetan la democracia están en franca recuperación.

Por estas evidencias, no cabe duda que no estamos ante el inicio de un nuevo proceso, sino del tortuoso final del periodo populista, cuyas consecuencias serán peores a las ocasionadas por las dictaduras militares y su abandono del poder no será nada pacífico.

No estamos ante el inicio de un nuevo proceso, sino del tortuoso final del periodo populista, cuyas consecuencias serán peores a las ocasionadas por las dictaduras militares y su abandono del poder no será nada pacífico.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día