Siguenos en:
Miércoles
 17 de Julio de 2019
Dia 7
Días difíciles en las cementeras
Industrias. Tanto Itacamba, Fancesa y Coboce, señalan al unísono que las ventas bajaron y no así la capacidad instalada de la prucción del cemento.
Domingo,  30 de Junio, 2019
Dias-dificiles-en-las-cementeras

Casi en una posición obligada a mostrar optimismo, las principales industrias cementeras del país admiten la contracción de sus finanzas en un clima de mayor desaceleración económica, de parálisis en la inversión pública estatal y escaso dinamismo de la construcción en el sector privado.

Es que el desempeño del sector en este primer semestre, a decir de los gerentes generales de las empresas cementeras, ha mostrado dos señales notoriamente perceptibles: una producción sin contratiempos del clinker para satisfacer el mercado; y en contrapartida: una iliquidez en el terreno de la comercialización del producto. El resultado de esa situación se traduce en una sobreoferta del producto, ante un bajón incontrastable de la demanda de cemento, como efecto de la desaceleración de la economía que se agrava día que pasa. 

"Es evidente que la inversión pública nacional, subnaciona a nivel de las gobernaciones y municipios han bajado. Entonces el síntoma está claro, las empresas cementeras se han visto disminuidas en sus ventas entre un 50% al 60%. Eso es un reflejo de la difícil situación que está atravezando el sector contructor", mencionó en contacto con El Día, Franklin Perez, presidente de la Cámara Boliviana de la Construcción (Caboco).

En el terreno de las industrias. Según los ejecutivos del sector productor de cemento, no deja de ser sombrío el panorama para lo que se viene el segundo semestre. "Es altamente preocupante dado que la inversión pública central es una parte muy importante para el sector constructivo. Por otro lado, el sector privado también ha desacelerado su crecimiento", informó a El Día, Cristian Olea, gerente general de Coboce de Cochabamba.

En tanto, para Itacamba, la industria del cemento no está exenta de la realidad del rubro de la construcción del país, así como de la economía en general, por ello hace mención al crecimiento a menor ritmo del sector en los últimos años. "Sin embargo, creemos que existe mucho potencial dado que Bolivia es un país con perspectivas de desarrollo y confiamos que los grandes proyectos propuestos se pongan pronto en marcha", enfatizó Alexander Capella, gerente general de la industria ubicada en Puerto Suárez.

En ese escenario, Marcelo Díaz, gerente general de Fancesa señala que el panorama para lo que resta del año, se proyecta con más incertidumbre que señales favorables. "Es evidente, nos esperan momentos duros y complicados, que sin embargo trataremos de sobrellevar de la mejor manera posible", apunta.

Sin embargo, las tres principales empresas del cemento del país, reflejan que a nivel de la producción ellos no tienen problema para satisfacer la demanda que en los últimos años fue significativamente creciente, tanto que hasta antes del 2014, Bolivia tenía que importar cemento para satisfacer plenamente la demanda interna. 

A mediados de junio de 2018, El Día según datos recogidos de cada una de las principales empresas cementeras del país, se estableció que la producción del cemento ya superaba las 6,0 millones de toneladas anuales, frente a una demanda interna estimada hasta diciembre del año anterior de 4.0 millones de toneladas, tomando en cuenta,  además, el ingreso en operaciones de una nueva empresa como es la estatal (Ecebol) este 2019. 

Actualmente, la brecha se abre entre la capacidad instalada y la demanda del cemento por efectos de una dificil situación de la construcción como efecto de la falta de inversión pública y la contracción del sector.

Lo que se dice y lo que se siente. Para el gobierno, tal como reflejó en abril el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, la construcción mostró una dinámica positiva en los últimos años al registrar un un crecimiento de 8,5% entre 2006 y 2017, muy por encima del 1,5% de entre 1994 y 2005; la situación actual a partir del 2014 en la realidad es totalmente adversa.

La Cámara de la Construcción de Santa Cruz, Cadecocruz, en su último informe del Observatorio Urbano, en el mes de marzo, reveló que el crecimiento de la construcción se halla prácticamente estancada, al experimentar el 2018 una disminución en 0,3% con relación al 2017.

Toda esta situación se explica, según economistas y estudios como la Fundación Milenio por el comportamiento de la economía boliviana, tan dependiente de las fluctuaciones de los precios de las materias primas a nivel externo y de una matriz económica dependiente de las exportaciones del gas, cuyos ingresos hoy son cada vez menores. 

Ese contexto ha incidido en que la merma de los ingresos al país, donde el Estado como principal protagonista de la inversiónes hoy se halla cada vez más estancada, debido a que ya no se cuentan con los ingentes recursos por la venta de gas como se tuvo hasta antes del 2014, cuyo periodo fue caracterizado como el superciclo de las materias primas que derivó en una extraordinaria bonanza económica.

"La economía boliviana exhibe una situación incierta, caracterizada por un elevado déficit fiscal y también de las cuentas externas, así como también por la desaceleración del crecimiento económico y la pérdida de competitividad cambiaria", anticipó la Fundación Milenio al finalizar el 2018. 

Hace poco, el economista German Molina, advirtió que Bolivia no cambia su panorama donde registra un alto déficit fiscal, escaso ajuste en el gasto público, mayor endeudamiento público, desaceleración de la inversión pública, declinación de la producción hidrocarburífera y sequía en la inversión privada.

"Los ingresos por exportaciones de gas natural son muy importantes. Estos años estarán en continuo descenso, lo cual podría causar efectos demoledores en nuestra economía", señaló en las últimas horas en su análisis Milenio.

En cambio, la información desde el gobierno central, sigue mostrando señales inverosímiles y de un 'optimismo', más ligada a la actual coyuntura electoral, sin mostrar información convincente. En  respuesta a ello, en un comunicado reciente la Cámara Boliviana de la Construcción (Caboco) ha mencionado que el sector se halla ya en una crisis debido al registro de cierre de empresas constructoras del país. 

7 Proyectos
Como la Siderúrgica de Mutún, el Hub de Viru Viru, Rositas, Puerto Busch, Nueva Santa Cruz, Shopping Coronado o Ventura Sur, son los megaproyectos de inversión pública y privados que Itacamba aspira que se activen.

80 Por ciento
De su capacidad instalada es lo que produce actualmente Coboce, industria instalada en Cochabamba. Hay prudencia en la proyección de nuevas inversiones y en la diversificación de su portafolio de productos.

6 Primeros meses
Para las empresas del cemento, los últimos años el primer semestrem fue de consumo moderado debido a que recién a partir del segundo se activan las inversiones públicas tanto a nivel nacional y subnacional.

250 Millones de $us
Es la inversión gestada por Fancesa desde hace tres años atrás, la misma según sus ejecutivos, pese a la actual situación, está a punto de su culminación dicha instalación de una Nueva Línea de Producción "Cal Orcko"

Entrevista: Marcelo Díaz
Gerente General de Fancesa

"Tenemos una demanda sin crecimiento respecto a otros años"

Marcelo Díaz, gerente general de Fancesa, industria asentada en Sucre, cuya mayor plaza de mercado es Santa Cruz, en contacto con El Día, informó que la industria cementera del país se siente afectada por la actual situación economíca.

P. ¿Cómo ha sido este primer semestre para el sector cementero?
M.D.:Con complicaciones, debido a las condiciones de la economía que afectan directamente al sector de la construcción y como consecuencia de lo anterior, con una demanda casi sin crecimiento, respecto a otras gestiones, que afectan a la industria del cemento en términos generales. 

P.¿En ese contexto, cómo está Fancesa?
M.D.:Fancesa se encuentra, en términos productivos, al límite de su capacidad instalada, en tanto que la actividad de comercialización se mantiene similar al mismo periodo de la gestión pasada, vale decir, comercializamos un aproximado de 3.200 toneladas de cemento al día que representan casi un 90% de la producción; mientras que, en términos de ingresos, estos han bajado en la medida en que el precio del producto ha sufrido una disminución constante. Sin embargo, pese a ello, se proyectan a fin de gestión, utilidades interesantes.

P. ¿Cuánto afecta una inversión pública casi paralizada?
M.D.:Esta situación, se viene arrastrando desde hace algunos años, la inversión pública en el país disminuyó considerablemente, producto entre otras cosas, de la disminución de los ingresos por el IDH, que afectan directamente a gobernaciones y municipios, a su vez afecta al sector cementero de manera directa.

P.¿En qué medida el sector privado apalanca esa falta de dinamismo?  
M.D.:El sector privado es el que está generando movimiento en el sector de la construcción, situación demostrada por diferentes estudios, que indican claramente la paralización del sector público en cuanto a inversión, el principal sostén de la industria del cemento es la inversión privada.  

6.- ¿Hay que pensar en la exportación de cemento? 
M.D.: Definitivamente, sin embargo, debemos mencionar que la competitividad en este tipo de productos se basa en el costo de producción y se ha observado, que en la mayoría de los países limítrofes el precio del cemento es inferior al nuestro, pese a ello no se debe dejar de considerar esta posibilidad.

Acerca del autor:
Ismael--Luna-Acevedo
Ismael Luna Acevedo
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día