Siguenos en:
Lunes
 1 de Marzo de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
Dejen a la gente en paz
Lunes,  22  de Febrero, 2021
Dejen-a-la--gente-en-paz

La Policía Boliviana no es la más corrupta del mundo. Hay peores e incluso, la estadounidense, que tantos lauros recibe del cine hollywoodense, tiene mucha suciedad por dentro, como lo atestiguan numerosos casos que periódicamente cobran notoriedad mundial. Lo que pasa con nuestra “verde olivo” es que suele ganarse enemigos entre los ciudadanos comunes, a los que hostiga permanentemente en las calles, cuando conducen o cuando acuden a cualquier repartición a presentar una queja o a realizar algún trámite. Esa más, nuestros policías son expertos en meterle la mano al bolsillo a la gente y por eso mismo, junto con la justicia y los políticos, tienen la peor imagen pública y frecuentemente se los asocia con lo peor.

El que se mete en política lo hace a sabiendas que aquello es una guerra de la que tarde o temprano saldrá lastimado, ya sea porque lo van a insultar, calumniar o directamente lo van a perseguir y encarcelar. Ocurre en todos lados y mucho más en los regímenes autoritarios que abundan en el Tercer Mundo. No queremos justificar nada de eso, pero es la realidad y forma parte de un largo proceso de maduración que algún día nos conducirá a una democracia que no implique ningún peligro para la integridad física.

En este sentido, la política boliviana tampoco es de las peores, pero al igual que sucede con la Policía, tiende a pasarse de abusiva y comete el grave error de meterse con quienes no tienen nada que ver con la búsqueda del poder. Lo decimos a propósito de la actitud muy propia de los talibanes del Medio Oriente que están ejerciendo las autoridades de Uyuni y algunas otras del departamento de Potosí, en contra de una jovencita que publicó sus opiniones sobre aquella localidad, puerta de entrada del mayor atractivo turístico de Bolivia.

Esa chica no tiene nada que ver con la política, sus impresiones son el resultado de su escasa experiencia, no deberían ser tomadas en cuenta por nadie que no sea su grupo de seguidores de Facebook. Pero aquí se ha hecho cuestión de estado por una tontería, se amenaza con recurrir a una ley y obviamente surge el temor y el amedrentamiento porque no sólo hay normas absurdas que se usan como instrumento de persecución, sino que también abundan los fiscales y los jueces que se prestan para el ejercicio de este terrorismo.

 No es la primera vez que ocurre. Hace poco se hizo gran cuestión por la bellacada de unos muchachos que se robaron una bandera y en el pasado humillaron a una presentadora de televisión que habló de una triste realidad de la ciudad de Oruro.

El régimen de Evo Morales se hizo aborrecible porque constantemente insultaba y descalificaba, no sólo a sus adversarios políticos, sino también fastidiaba al ciudadano de a pie con su irrespeto por sus creencias, por el agravio constante hacia los símbolos y valores, especialmente a los del oriente boliviano. Luis Arce está yendo por el mismo camino del cocalero en muchos aspectos, esperamos que en esta parte sea capaz de dejar a la gente en paz. Suficiente con que le roben la plata y las esperanzas.

Lo decimos a propósito de la actitud muy propia de los talibanes del Medio Oriente que están ejerciendo las autoridades de Uyuni y algunas otras del departamento de Potosí, en contra de una jovencita que publicó sus opiniones sobre aquella localidad, puerta de entrada del mayor atractivo turístico de Bolivia.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día