Siguenos en:
Miércoles
 23 de Octubre de 2019
Dia 7
Debate en ciernes
La frontera agrícola y el modelo agroproductivo están cuestionados luego de los incendios en la Chiquitanía.
Domingo,  8 de Septiembre, 2019
Debate-en-ciernes

Los incendios en la Chiquitanía han despertado la conciencia medioambiental en Bolivia de la manera más desgarradora. Las imágenes del fuego arrasando con algunos de los paisajes más hermosos del departamento, los animales silvestres indefensos y hasta la zozobra de los habitantes de la zona han conmovido y eso se nota en la movilización solidaria que se ha generado, así como en las miles de manifestaciones expresadas en las redes sociales y medios de comunicación.

A la vez, ha traído a colación una discusión en antaño reservada a foros de especialistas: el modelo agroproductivo o más precisamente: la frontera agrícola.

Posición de los productores
Anapo, la CAO y Fegasacruz, las instituciones que tradicionalmente representan al sector agroproductivo estuvieron en el ojo de la tormenta.

En el caso de la Cámara Agropecuaria del Oriente, el nuevo negocio del Etanol, que va asentándose entre los consumidores bolivianos, pareciera necesitar mayor producción, básicamente de caña para satisfacer la demanda. Eso, generaría la necesidad de mayor cantidad de tierra. Al respecto, una institución asociada, la Confederación Nacional de Cañeros de Bolivia (Concabol) a través de su presidente, Óscar Alberto Arnez observó que a pesar del esfuerzo del sector y el hecho que creció "enormemente" la superficie de producción de caña, el proyecto gubernamental del etanol no marcha al 100%. A pesar de ello, ratificó su apoyo.

"Hemos realizado un esfuerzo como productores junto a los ingenios y el Gobierno; el crecimiento que se ha tenido con la producción para hacer este esfuerzo y sacar azúcar y alcohol (anhidro), ha sido enorme. Estamos considerando incluso la producción del etanol que no se da hasta ahora al 100% pero confiamos a seguir trabajando y cumplir con este proyecto", dijo. 

El Gobierno aprobó una serie de medidas para dar luz verde a la ampliación de la frontera agrícola para el cultivo de caña destinado al etanol, bajo el argumento de reducir las importaciones de combustibles y aditivos, sin embargo desde instituciones académicas y ecologistas, se advirtió que no hay ningún ahorro en el etanol, pues se subvenciona el diésel para continuar con el modelo de la agroindustria.

Otra posible argumento para ampliar la frontera agrícola sería el crecimiento de la ganadería tras los acuerdos con China, país al cual ya se comenzaron a realizar los envíos y a Rusia, que se encuentra casi listo.

Al respecto, Gary Rodríguez, gerente del Instituto Boliviano de Comercio, defiende este proceso. "Si el 'rostro social' de las exportaciones son los empleos que éstas generan, y si la estabilidad de la economía y de nuestra moneda dependen de la cantidad de dólares en el Banco Central, estará de acuerdo que hay que hacer el máximo esfuerzo por revertir una tendencia deficitaria en el sector externo, pues nadie quiere volver a situaciones del pasado con inestabilidad, inflación, especulación con el dólar y desempleo ¿verdad?", "Sin embargo, quienes se oponen a exportar más -por ignorancia, intereses ideológicos, políticos o de otra índole- a sabiendas o no, nos están exponiendo a aquello. ¿Alguien en su sano juicio quiere una situación así para Bolivia?", concluyó.

Más polémico aún, el presidente de la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz), Ciro Pereyra, pidió al presidente Evo Morales no derogar el Decreto Supremo 3973 y la Ley 741, que permiten chaqueos y desmonte en los departamentos de Santa Cruz y Beni.

"Presidente, las normas cuestionadas están bien pensadas y bien elaboradas, resguardando la sostenibilidad del medio ambiente y el desarrollo productivo del país; no deben derogarse. No matemos a la gallina de los huevos de oro", afirmó Pereyra durante el acto del primer envío de 48 toneladas de carne bovina a China el 28 de agosto.

El representante ganadero expresó en su discurso que no teme a las críticas y sugirió trabajar con una alianza entre el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) y la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra (ABT) para buscar soluciones íntegras a los problemas que los ganaderos cruceños presentan como el forraje para los animales.

Finalmente, Los productores graneleros, aglutinados en la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), desestimaron cualquier posibilidad de que actualmente se esté ampliando la frontera agrícola para la producción de la soya.  Al contrario, rechazan de manera enérgica que ellos sean los causantes de los incendios, como han señalado en los últimos tanto activistas indígenas y algunos grupos ambientalistas. 

La necesidad de discusión
EAnte el reciente desastre ambiental provocado por los incendios forestales en el bosque seco chiquitano, la ministra de Planificación, Mariana Prado planteó un debate nacional para analizar la situación de la frontera agrícola versus la productividad de las tierras, así como el cuidado de las áreas protegidas (AP) a fin de buscar equilibrios.

"Debe ser parte de un debate nacional cómo generamos ese equilibrio de tener soberanía alimentaria, pero proteger nuestros pulmones, proteger nuestro medioambiente, nuestro aire, nuestros animales y estamos dispuestos a seguir conversando", manifestó en el programa televisivo Hora 23.

Prado dijo que se debe generar un equilibrio como país, entre cubrir las necesidades alimentarias y trabajar en los rendimientos de la tierra, "y así no es necesario expandir la frontera agrícola a zonas reservadas para espacios forestales o sean parques nacionales".

En relación a las tareas de mitigación de los incendios forestales, la titular de Planificación dijo que el Gobierno no se rendirá hasta restituir el equilibrio ambiental a la Chiquitanìa, que pasa por una estrategia de recuperación y reposición de flora y fauna.

"Este tipo de quemas han sido recurrentes cada diez años, pero llama la atención que ahora se dan en ciclos más cortos. Esos bosques volvieron a reverdecer", dijo.

Sin embargo, llamó la atención para cambiar hábitos de consumo en contextos urbanos y de otras prácticas que exigen consumos altos de energía y  el uso de plásticos y bolsas. "Más allá de exigir a las autoridades que es muy razonable porque debemos responder, tenemos que preguntarnos qué hacemos como ciudadanos", lanzó la pregunta Prado.

El candidato a vicepresidente por Comunidad Ciudadana y ex ministro de Desarrollo Sostenible, Gustavo Pedraza, agarró el guante y en diferentes medios dio a conocer la visión de la dupla presidencial que conforma con Carlos Mesa, respecto a este tema (ver páginas 4 y 5). "Tenemos que cambiar progresivamente esta economía extractivista que no ha logrado resolver los problemas de la gente. Que se basa solo en la búsqueda de más gas, petróleo y minerales, nuestra propuesta se fundamenta en diversificar la economía para generar empleos. Que la economía de la agricultura, agroindustria, aprovechamiento forestal y de la biodiversidad de los bosques sea sostenible", indicó en una entrevista con la agencia Fides. "Planteamos la economía de la inteligencia que está revolucionando en todo el mundo, que tiene que ver con la tecnología digital y la inteligencia artificial, no solo tenemos que aspirar a exportar carne o más soya. Tenemos que ser más productivos y más fuertes en la producción y transformación de alimentos".

Respecto al cambio de matriz, Pedraza asegura que sí es posible. "En Santa Cruz, por ejemplo, tenemos dos millones y medio de hectáreas cultivadas que se ha logrado en casi 60 años y tenemos bosques que pueden ser aprovechados de una manera sostenible. Planteamos incrementar la productividad de una forma vertical, duplicar los volúmenes de producción de alimentos, el 100 por ciento de la tierra cultivada debe usar fertilizantes, en vez de pensar en extender de forma horizontal la superficie a cultivar.

Otra propuesta es diversificar la agricultura para no estacionarnos solo en los cultivos agroindustriales de la soya, girasol o trigo. Un objetivo tiene que ser la autosuficiencia alimentaria, al menos tener la capacidad de producir el trigo para hacer el pan que consumimos todos los días", concluyó.
El debate es largo y recién comienza, primero hay que apagar el fuego.