Siguenos en:
Domingo
 13 de Octubre de 2019
Dia 7
De 176 variedades, la soya usa solo cuatro
Apunte. Fundacruz, a través de su evento ferial Vidas, cada año en su campo demostrativo de Warnes refleja lo nuevo de la producción granelera y de agricultura familiar.
Domingo,  29 de Septiembre, 2019
De-176-variedades,-la-soya-usa-solo-cuatro

La producción de soya transgénica, con la fase de ingreso de Bolivia a biotecnología el 2004, a través del uso de  de la semilla resistente al glifosato, ya supera 15 años. En ese contexto, según información de Fundacruz, actualmente los productores aplican en el cultivo de la soya solo cuatro de las 176 variedades, legalmente registradas y certificadas por el INIAF (Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal), al 30 de junio del 2019.    

"Solo para la gestión 2018 en el cultivo de soya se han certificado 50 variedades con un volumen total de 69.254 toneladas", explicó a El Día,  Carlos Osinaga, Director Ejecutivo del INIAF.

En la misma línea, Mario Pórcel, Gerente Técnico de Fundacruz, argumenta que de esas 50 variedades protegidas y certificadas que hace referencia el INIAF, las cuatro que ocupa el cultivo con mayor frecuencia son la semillas: Monasqa, el SW-4863;  SW-4864: y Zafiro RG, que  corresponden  a un volumen de 50.687.76, lo que significa que en términos porcentuales representa 73.18 % del cultivo de soya del país. 

"Practicamente el 99% de las variedades son resistentes al herbicida del glifosato. Esas semillas protegidas por el INIAF son los que dominan el mercado, conforme al posicionamiento y clientes fidedignos que siembran una y otra vez", sustentó Pórcel.   

Un panorama de las variedades. La información brindada por el INIAF da cuenta que de las 50.687.76 toneladas que representan las cuatro variedades, Munasqa es la mas demandada cuya certificación llegó  27.177.44 toneladas (tn) seguido por SW-4863, con 16.643.94 tn; en tanto SW-4864 ha alcanzado a 3.755.47 tn  y Zafiro RG con 3.110.91 tn.

"Como se apreciará la variedad Monasqa es la más predominante, la misma que se siembra sobre todo en la zona este de Santa Cruz. Pero cada variedad tiene su ciclo, hasta hace dos años atrás la semilla con mayor volúmen de siembra fue la Tornado, constituyendose en líder de la agricultura, pero de pronto vino un cambio del clima, la gente dejó de utilizar", explicó el experto Pórcel. 

En la gestión 2019, informa el INIAF, hasta la fecha se tiene certificadas 14.571 toneladas correspondientes a 34 variedades de semilla de soya de las cuales 9.066 toneladas, que representa al 62.2 %, corresponde a cuatro variedades (SW-4863 con 3.151 tn.; Munasqa: 2.417 tn.; Zafiro RG: 2.038 tn. y SW-4864: 1460 tn).

Marcelo Pantoja, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo),   en contacto con El Día, hace par de semanas remarcó que la superficie de la frontera agrícola del país está en 4,2 millones de hectareas a nivel nacional, de los cuales el sector granelero de la soya ocupa solo 1,6 millones de hectáreas,  de los cuales 1,0 millón corresponde a la producción de soya y los restantes 600 mil hectáreas inherentes a la producción de la campaña de verano. Pero sumada la campaña de invierno en el caso de la soya, el total de producción de granos, en ambos periodos, alcanza  a  2,5 millones de hectáreas. 

La producción en dos campañas de producción, es práctica común en el área de convergencia de los ríos Piraí y Río Grande, perteneciente a todo el norte de Santa Cruz de los municipios de Warnes, Montero, Minero, Fernándes Alonso y San Pedro. En tanto en la zona este del departamento, en los municipios de Pailón, Cuatro Cañadas, San Julián y San Jose la siembra es una sola vez al año, cuyo proceso es desarrollado solo en verano y una vez al año.

"Actualmente cerca del 80 por ciento de la superficie de soya es cultivada bajo la modalidad de siembra directa, utilizando esta tecnología, que ha sido adoptada por grandes, medianos y pequeños productores", precisó Pantoja.

Los procesos de certificación. El INIAF da cuenta que el 100% de las semillas certificadas tienen que ver netamente con la soya genéticamente mejoradas. El proceso de certificación de semilla de soya, desde la inscripción de campos semilleros hasta la etiquetación tiene una duración aproximada de 6.5 meses según la variedad, explica Osinaga.

"En la gestión 2019 de las 34 variedades en proceso de certificación el 100 % de las mismas son transgénicas con el evento resistente al herbicida Glifosato (RR1), y las variedades convencionales 0.0 %", apuntó el máximo ejecutivo de INIAF.

La dificultad para implementar por lo menos la mitad de las variedades certificadas, según Pórcel, tiene mucho que ver con las condiciones de productividad, sostenible en el tiempo y también incidida por la tendencia que marca el agriculturo, en su premisa de probar algo nuevo. "El productor lo primero que ve es la productividad de la variedad de la semilla, luego que sea estable en distintas zonas, pero en otros por conocer algo nuevo, de pronto es como la moda, incluso aún cosechando bien, al ver que el vecino está probando de manera exitosa con un tipo de semilla, cambia", informa.

El mito del mejor rendimiento. Los sectores ambientalistas y expertos, señalan que la introducción de la semilla transgénica al país fue hecha bajo el argumento de alcanzar mejores rendimientos productivos. En el caso de la soya transgénica, los promedios  en remindimientos por hectárea de producción siguen siendo bajos, casi similares a la época anterior al ingreso al país de la semilla transgénica. 

Comparado con otros países de la región como Brasil, donde los rendimientos promedios están por encima de 3 toneladas por héctarea; en Bolivia no pasa de dos 2 toneladas.  

Esa afirmación es desestimada por Pórcel, quien refiere que los bajos rendimientos no son inherentes solamente a la utilización de la biotecnología. Refiere que la variedad por más buena que sea no garantiza una buena producción si el agricultor no mejora 'sus prácticas culturales de campo'. 

"El tema del rendimiento por hectárea tiene que ver con un tema cultural. Uno porque aquí nuestros suelos, paradójicamente, son mas productivos y promisorios, con relación a otros países como Argentina o Brasil; y dos, frente a eso hay una manera rústica de encarar la producción. Eso es lo que debe cambiar, nuestro productores no están haciendo una buena planificación, donde se conforman con una agricultura de subsistencia y no de rentabilidad", argumenta.  

A la espera del HB4 y la Intacta. Tanto el gobierno y los productores de soya, este año se pusieron de acuerdo y dieron apertura al ingreso de la variedad HB4, resistente a la sequía y la Intacta, para combatir el gusano. Su viabilización depende de las consideraciones que vaya a tener en el Comité de Bioseguridad, creado por el gobierno. Según Osinaga y Pórcel, de aprobarse hasta fin de año, su aplicación tomara al menos dos campañas de producción. "En caso de que la Autoridad Competente, apruebe el uso de los eventos HB4 e Intacta, a través de un instrumento legal, para el registro de nuevas variedades soya la normativa prevé dos campañas agrícolas", enfatizó Osinaga.

16 Versión
Es lo que celebra en el mes de octubre Fundacruz con la muestra ferial dedicada al agro

30 Empresas
Todas de inversión privada mostrarán la fortaleza del agro cruceño.

Feria

Panorama.  María Delicia Caveros, responsable del Departamento de Promoción y Difusión de Fundacruz ha informado que para la realización de VIDAS 2019, se tiene comprometida la presencia de 300 empresas de diferentes rubros, como insumos, semillas, maquinaria, equipamiento, repuestos, vehículos, financieras, aseguradoras, lubricantes y centros de investigación.
 
Sector.  Entre productores agrícolas y empresarios del sector agroindustrial de Bolivia y el exterior, se buscará conocer las nuevas tecnologías en maquinaria, siembra, manejo y fertilización de suelos, control eficiente de plagas y adaptación de nuevas técnicas de irrigación para que el agricultor continúe produciendo de manera sustentable
 
Campaña.  El momento del sector agrícola y pecuario de Santa Cruz, este año se siente impactado por el desastre que aún sigue generando los incendios de la Chiquitania y la zona del Chaco de la región. 
 
Biotecnología, la apuesta no resuelta

Críticas. Según los ambientalistas y activistas del medio ambiente, la introducción de la variedad HB4 resistente a la sequía como también la variedad de la Intacta, procará una inusual ampliación de la frontera agrícola y deforestación.  Además mencionan que el gobierno, vía diferentes decretos, ha dado carta blanca para que los productores del 'agronegocio' dañen aún más el medio ambiente y la biodiversidad.

Realidad. Durante este año el gobierno ha abierto de manera pública el uso de biotecnología en la producción de la soya, sumando así las posibilidad del HB4 y la Intacta a la variedad actualmente vigente cual es la resistente al Glifosato.  

Tiempo. La variedad HB4 es la opción mas directa que se encuentra bajo consideración del Comité de Bioseguridad. Los productores tanto grandes y pequeños, estos últimos que aglutinan al 80% del sector, exigen que se apruebe para hacerlo víable. Sin embargo los expertos remarcan, introducir en el agro y lograr sus resultados de dicha variedad tomará al menos cinco años.

Vidas: una muestra diversificada

Contexto En el marco de la 16° Versión de VIDAS 2019, que Fundacruz prepara,  la muestra ferial más completa y esperada por el sector agrícola, que se llevará a cabo el viernes 11 y sábado 12 de octubre, tiene preparado mostrar en su campo demostrativo los últimos avances tecnológicos en el agro.

Alrededor de 33 empresas, mostraran sus nuevas variedades no solo en soya sino también en otros cultivos como el arroz, sorgo, maiz, girasol, caña de azúcar, entre otros. Para este año la muestra (foto) tiene presenta el cultivo del 'arroz bajo riego inundado'.

Hortalizas: La Universidad Autonóma Gabriel René Moreno (UAGRM), a traves del Instituto de Investigaciones Agrícolas "El Vallecito", prevé mostrar al menos 18 variedades de hortalizas aéreas y terrestres, con el objetivo de mostrar a la población los diferentes sistemas de cultivo que se pueden realizar en pequeños espacios. "Son frutos de suelo y frutos aereos, pertenecientes a la agricultura familiar, donde buscamos que los emprendimientos puedan ser desarrollados en pequeños espacios de terreno. La persona que trabaja tiene todas las posibilidad de hacer economía familiar", apunta Gualberto Prada, Director de El Vallecito.MAIS

Maiz: En el caso del maiz predominan las variedades híbridas, las mismas estarán presente en la parcela de Fundacrúz. Según Silvio Guamán, respnsable de las ‘Parcelas Demostrativas’, remarca dicho predio con 30 actividades desarrolladas, se convierten en uno de los principales atractivos del encuentro. Se trata de un espacio exclusivo en el que se presentan los nuevos avances tecnológicos del sector agrícola.  Además, se les brinda a los visitantes la posibilidad de recibir el asesoramiento directo de técnicos especializados. "En esta feria, daremos a conocer las nuevas variedades a los productores de manera directa", precisó.

Trigo: Bolivia es históricamente deficitaria en la producción de trigo, cuya demanda nacional de 720 mil toneladas anuales es apenas cubierta con el 30% de la producción nacional. En ese contexto la Feria Vidas ha desarrollado nuevas variedades que impliquen primero garantizar la producción misma y optimizar los rendimientos. Según el INIAF actualmente se tiene 89 variedades de trigo en el Registro Nacional de Variedades. En ese escenario, Vidas 2019 a través de sus 'Parcelas Demostrativas', tratará de llegar a los agricultores con asesoramiento y oferta tecnológica de los diversos cultivos.

Acerca del autor:
Ismael--Luna-Acevedo
Ismael Luna Acevedo
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día