Siguenos en:
Martes
 31 de Marzo de 2020
Encuentro
Empezó joven con este vicio
Daniel Radcliffe: 'Mi alcoholismo se debe a Harry Potter'
Afirma. El actor confiesa que disfrutar de una temprana fama le hizo confundirse y temer por su futuro.
Sábado,  21 de Marzo, 2020
Daniel-Radcliffe:--Mi-alcoholismo-se-debe-a-Harry-Potter-

Daniel Radcliffe ha hecho una importante revelación: “Mi alcoholismo se debe a Harry Potter”. El actor lo ha contado a la televisión italiana donde ha hablado de cómo lidió con la fama siendo un adolescente. “Me preguntaba si seguiría siendo el mago de Hogwarts para siempre”, confesó. No es la primera vez que el intérprete habla de sus adicciones, pero sí una de las ocasiones en las que lo ha hecho con más detalle. La fama ha tenido un precio para actores que han conocido el éxito muy pronto. Son los casos, por ejemplo, de Macaulay Culkin o Drew Barrymore. Y es que la historia del cine está llena de niños prodigios que tuvieron algunas dificultades para crecer. "En parte, la causa de todo lo que me sucedió a mí fue el pánico”, dijo el actor a la BBC. “La aventura estaba terminando y no estaba seguro de qué haría después”. Una incertidumbre comprensible, tal vez, dado que la saga potteriana ocupó al actor y a las coprotagonistas, desde Emma Watson hasta Rupert Grint, durante gran parte de la adolescencia, desde los 11 hasta los 21 años.

“No me sentía cómodo conmigo mismo, ni con la versión sobria de mí. Entonces bebía", ha desvelado. “Si salía y me emborrachaba, la gente me miraba con interés y curiosidad, porque no era solo una persona ligeramente brillante, todavía era el niño Harry Potter”.

Se compara con Bieber. Radcliffe compara su experiencia con la fama y la bebida con la sufrida por Justin Bieber. “Es como cuando la gente habla de Justin Bieber yo les digo: ‘Su vida debe ser muy loca ahora’. No se imaginan cuánto te puede abrumar la fama y estar tan expuesto”. Y añade: “Parece que por tener un gran trabajo y ser rico no tienes derecho a estar triste o incómodo”.

La mirada divertida de la audiencia empeoró la situación. “No me gustaba que me vieran así, así que bebí más, me emborraché de nuevo. 

Durante unos años seguí así”. Un círculo vicioso del que salió con la ayuda de sus padres. Ellos no beben pero el alcoholismo, admitió Radcliffe, ha marcado a varias generaciones de su familia. También dejó de fumar. “Al final, eres tú quien puede decir es suficiente”. "Necesité tiempo y más de un intento”, así como mucha suerte. “Conocí gente maravillosa que me ayudó, otros actores que me dieron consejos muy importantes”. Ahora no toca el alcohol: "No extraño beber. Cuando pienso en e l caos que era mi vida entonces, estoy feliz de ser mejor ".

31 años
tiene el joven que se hizo famosos con Harry Potter.