Siguenos en:
Martes
 20 de Agosto de 2019
Editorial
Editorial
Crónicas del Chapare
Domingo,  4 de Agosto, 2019
Cronicas-del-Chapare

El trabajo periodístico más premiado de la historia de Bolivia es la crónica de Roberto Navia “Tribus de la Inquisición” que fue llevada al cine, con no menos repercusión nacional e internacional. La narración muestra con lujos de detalles el drama de los linchamientos en el Chapare, donde mafias ligadas al narcotráfico han convertido a este delito en una forma de administrar sus negocios ilícitos, de realizar control político y establecer una mezcla de “justicia comunitaria”, código de silencio y marcar los patrones propios de sindicatos que han convertido a esa región tropical en una zona de exclusión.

Hace años que la Policía y algunas organizaciones que velan por la niñez vienen denunciando el uso masivo de menores de corta edad como mulas del narcotráfico en el Chapare, donde la fabricación de droga es un asunto familiar, comunitario y también sindical, hecho que se manifiesta en los ataques a las patrullas antinarcóticos que incursionan en ciertas zonas, donde se han producido varias muertes.

Un obispo de la Iglesia Católica fue blanco de burlas del presidente Morales cuando el líder religioso habló del gran movimiento de avionetas (“son mosquitos”, dijo) en el Chapare, fenómeno que se ha extendido al Beni, a la frontera con el Perú y Brasil, al punto de generar la enérgica reacción de los países vecinos, que prácticamente han obligado al gobierno boliviano a tomar alguna medida de control. Obviamente se trata de vuelos ilegales, como lo ha mostrado la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico, cuyos cálculos sobre el movimiento de droga por vía aérea son escalofriantes.

El primer mandatario fue el encargado de mostrar que el Chapare también es el paraíso de los autos ilegales. En público les reprochó a sus compañeros cocaleros sobre la comisión de este delito, aunque no se entiende cómo es que los dueños de esos vehículos consiguen cargar gasolina en los surtidores, donde siempre hay largas filas. Esas colas no despiertan sospechas de nadie, ni siquiera de los que controlan los precursores químicos, pese a que la gasolina es un insumo muy usado en la fabricación de pasta base de cocaína.

Los conductores de camiones de alto tonelaje tienen mucho miedo de atravesar el trópico cochabambino, pues en la zona operan grupos de motociclistas con mucha habilidad para alcanzar a los trailers, conseguir que uno o varios de los ladrones lleguen hasta la carrocería y se dediquen a desmantelar la carga y lanzarla a sus cómplices que acopian el botín desperdigado a lo largo del camino.

El más reciente párrafo de esta crónica es la comprobación que se ha hecho de que el Chapare es el destino final de las jovencitas que son víctimas de la trata de personas. La investigación surgió a raíz del asesinato de una joven de Santa Cruz, cuyo cadáver fue hallado en un basural de Oruro con signos de violación y estrangulamiento y que tenía señales de haber transportado droga en su estómago. Es probable que esta noticia tampoco genera alguna acción legal en esta región que domina hoy la política nacional.

El más reciente párrafo de esta crónica es la comprobación que se ha hecho de que el Chapare es el destino final de las jovencitas que son víctimas de la trata de personas.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día