Siguenos en:
Lunes
 30 de Marzo de 2020
Santa Cruz
En carta abierta a la presidenta del Estado, Jeanine Añez
Constructores piden parar licitaciones y pago de adeudos
Apunte. El sector expresa difícil situación financiera, como efecto de los 21 días de paro el 2019 y con la actual situación de la pandemia del Coronavirus. Por Ismael Luna Acevedo
Jueves,  26 de Marzo, 2020
Constructores-piden-parar-licitaciones-y-pago-de-adeudos

El sector constructor del país, en una nota escrita dirigida a la presidenta del Estado Jeanine Añez, ha puesto en alerta no solo al gobierno sino al país por la difícil situación financiera que ellos viven ante todas las emergencias surgidas en el país, por lo que piden a la actual administración adoptar medidas urgentes como paralizar las obras y nuevas licitaciones; en contrapartida,  dar paso a la cancelación de todas las planillas de avance de obra de proyectos concluidos y en ejecución que en muchos de los casos excede de los siete meses.

“ (Exigimos) No llevar adelante procesos de licitación para la contratación de ejecución de nuevas obras, con la finalidad de que los recursos sean redistribuidos a las planillas impagadas que tiene el sector, la convocatoria a nuevas licitaciones no apoya a la economía y liquidez del empresariado”, apunta la nota dirigida a la presidenta del Estado.

La Cámara Boliviana de la Construcción (CABOCO) como representante del sector a nivel nacional, a tiempo de argumentar que es uno los sectores menos beneficiados de todas las políticas nacionales emitidas por el Gobierno Nacional, se ven en la necesidad de recordar que el sector de la construcción antes del 2005, ha sido uno de los motores de la economía nacional, llegando en el aporte del 14%,  actualmente la Construcción está en descenso, teniendo como último dato a la gestión 2019 (tercer trimestre) el 3.5% factor bastante bajo a comparación de otras gestiones.

 “Sugerimos a la señora presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, tomar en cuenta algunas políticas públicas que deben ser lanzadas inmediatamente con la finalidad de que se apoye al sector que tiene una cadena productiva extensa que inicia desde el proveedor de insumos y materiales, contratistas y mano de obra, que entre todos pasan las 500 mil personas que viven de la construcción”, indica el boletín difundido que hace referencia a una nota escrita remitida al gobierno central.

Asimismo, los constructores hacen entrever que el sector no se ha podido recuperar de los 21 días de paro cívico nacional, ocurrido en los conflictos sociopolíticos de octubre 2019. “Con la problemática existente a partir de octubre de 2019 y la pandemia del coronavirus (COVID-19) que se enfrenta actualmente, el sector tiene y tendrá mayores problemas -de los que se han estado anunciando desde mediados del mes de febrero de 2020”, precisa la nota. 

Ante esta situación,  en procura de aminorar sus demandas y necesidades, además con la finalidad de que el impacto negativo que actualmente se tiene en el sector no sea más lapidario para el sector privado constructor, piden el pago de planillas de avances de obras, inherentes a la inversión pública del Estado. “De acuerdo a lo determinado en el Foro de la Construcción llevado adelante en fecha 10 de marzo del presente y los compromisos asumidos, se debe de manera inmediata: priorizar la cancelación de todas las planillas de avance de obra de proyectos concluidos y en ejecución, tanto a nivel de Gobierno Central como Sub-nacionales”, dice uno de los pedidos.

Para dicho efecto, todas las entidades incluyendo las empresas especiales del Estado deben dar cumplimiento al D.S. 0181 y transparentar sus contrataciones y todas las deudas que tienen con las empresas constructoras, argumenta el documento.

Con respecto a la cancelación por la ejecución de obra, CABOCO sugiere que a partir de la fecha se debe instruir y reglamentar por medio de un Decreto Supremo, que las planillas de avance de obra deben ser, de manera obligatoria, canceladas al mes de la entrega de la misma por parte del contratista.

También piden establecer, aprobar y desembolsar fideicomiso para que todas las entidades contratantes puedan honrar sus deudas de las planillas de los proyectos ya concluidos.

En un contexto de contingencia de salud y emergencia sanitaria, CABOCO ve  necesario que  se determine que la paralización de obras públicas a nivel nacional, no tenga ninguna sanción y se determine al mismo tiempo que los cronogramas de ejecución de obras deberán ser obligatoriamente ajustados de acuerdo al tiempo que se tuvo la emergencia nacional.

Con respecto al vencimiento de pago de impuesto, el sector pide prorrogar el vencimiento de pago y el cumplimiento de la presentación de los Formularios 500, 510, 520by 605 de la gestión fiscal 2019 hasta el 30 de junio de 2020. Al mismo tiempo piden también, prorrogar la presentación de vencimiento de pago y presentación de las declaraciones RC-IVA, IVA, IT, de los periodos fiscales de marzo y abril de 2020 hasta el 30 de junio de 2020. Y exigen suspender hasta el 30 de julio de 2020, el vencimiento de pago de las facilidades de pago de cuyos vencimientos correspondan a las cuotas de 31 de marzo, 30 de abril y 29 de mayo de 2020.

Con respecto a Las deudas con el Sistema Financiero ven oportuno hacer ajustes con la finalidad de no debilitar, ya la inminente iliquidez de las empresas. Para ello, argumentan que se debe establecer nuevas fechas de vencimiento de los créditos sin incrementar los intereses por al menos 180 días. En segundo lugar, solicitan ajustar los créditos por un año, con un interés máximo del 5% de los créditos productivos brindados a la construcción. Y tercero, determinar e instruir a la Banca por parte de todos los contratantes de obras públicas, la inmediata liberación de boletas de garantía, en obras que ya han sido entregadas y cuentan con su acta de entrega definitiva.

Entre otras consideraciones más, por la situación lamentable en el que se encuentra el sector constructor desde octubre de la gestión pasada, CABOCO solicita para la presente gestión se congele el salario mínimo nacional y no exista un incremento al haber básico en virtud a la inestabilidad económica que se ha sufrido en nuestro País.

“Reiteramos, que el sector de la construcción apoya las determinaciones del Gobierno Nacional, pero también solicitamos se de atención a las demandas descritas, ya que la economía del empresariado nacional constructor es débil y de no tomarse en cuenta las sugerencias, llegaría un momento de colapso que perjudicara aún más a la economía nacional”, finaliza.