Siguenos en:
Sábado
 14 de Diciembre de 2019
Santa Cruz
Según estudio realizado por el Instituto de Comercio Exterior y la Confederación de empresarios
Comercio informal de medicamentos afecta crecimiento del PIB en 0,2 por ciento
Dato. Una encuesta realizada en el eje troncal del país revela que el 70% de los consumidores desconoce el origen de los fármacos.
Jueves,  5 de Julio, 2018
Comercio-informal-de-medicamentos-afecta-crecimiento-del-PIB-en-0,2-por-ciento

El contrabando, la falsificación y la adulteración de medicamentos en Bolivia es una cruda realidad que perjudica no solo a los productores, importadores y comercializadores legalmente establecidos, sino a todo el Estado, siendo el consumidor, el más afectado. Según  un estudio elaborado por el Instituto de Comercio Exterior (IBCE) y la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), revela que el comercio informal de medicamentos afecta al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del país, en 0,2% y  el un 1% al PIB industrial afectando las ventas de la industria farmacéutica hasta el 21%. La Aduana Nacional decomisó 30 toneladas de medicamentos contrabandeados, en la gestión 2017. El estudio fue presentado en la ciudad de La Paz en un foro denominado "El Negocio de la Muerte: Comercio informal de medicamentos en Bolivia".

Muchos consumidores no saben la procedencia del fármaco. Una encuesta realizada a más de 1.000 personas en La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz de la Sierra, reflejó que el 70% de los consumidores desconoce el origen del medicamento, el 76% son conscientes de comprar un fármaco fraudulento, y el 44% no puede identificar un producto de contrabando al momento de comprar, además reveló que el 47% de los consumidores compra en cadenas de farmacias; 35% en farmacias de barrio y 16% de vendedores ambulantes, tiendas y otros. Apenas un 2% de los encuestados compra por Internet. Solo un 24% dijo hacerlo con receta médica.

Reinaldo Díaz, presidente del IBCE, indicó que la venta ilícita de medicamentos afecta al sector farmacéutico del país y también el ingreso del erario nacional por concepto de impuestos. "Hemos calculado nosotros un 0,2% del PIB, que afecta, ya sea en el tema de importadores, de industrias farmacéuticas e impuestos que deja de percibir del erario nacional", informó Díaz, a tiempo de agregar que se debe realizar un trabajo coordinado y proactivo con las autoridades públicas y la industria farmacéutica boliviana, así como los importadores y comercializadores de medicamentos, legalmente establecidos, a fin de sumar fuerzas para enfrentar dicho flagelo. Las pérdidas son importantes: 18% en el volumen de producción de la industria; 14% en cuanto a valor agregado y 11% en empleo. Adicionalmente, el PIB industrial se reduce 1%

La Aduana formará mesas de trabajo. De acuerdo a los datos proporcionados, la Aduana Nacional de Bolivia (ANB), en la gestión 2017, decomisó alrededor de 30 toneladas de medicamentos de contrabando. Marlene Ardaya, Presidenta de la ANB, destacó la investigación llevada adelante por el IBCE, catalogándola como “un estudio sectorial que hay que fortalecer, preguntándonos -por ejemplo- por qué surge el contrabando, además que servirá para analizar medidas que podrían tomarse desde la Aduana agilizar la importación de medicamentos prioritarios como los oncológicos; "como Aduana abrimos la posibilidad de armar en los próximos días mesas de trabajo para ver procedimientos que permitan hacer más eficiente la importación de medicamentos en el país”, aseveró.

Proponen crear una aplicación. El economista Gonzalo Vidaurre, quien se encargó de explicar el tema que fue plasmado en un libro denominado igual que el foro “El Negocio de la Muerte – Comercio Informal de Medicamentos en Bolivia”, enfatizó el daño que se hace no solo a la economía del país sino a la salud pública. “Hay que valorar los esfuerzos que hace la Aduana Nacional para combatir el ingreso de fármacos ilegales, de hecho, en el 2017 incautó 30,3 toneladas, a esta labor del sector público se debe sumar el consumidor, para lo cual se debe empoderar a la sociedad civil a fin de que puedan denunciar fácilmente a la AGEMED sobre el comercio informal e ilegal de medicamentos", aseveró,  a tiempo de sugerir que este empoderamiento al consumidor se debe hacer con una aplicación tecnológica (Código QR u otro) que permita la identificación en “tiempo real” de la legalidad y calidad de los medicamentos; que ayude a aumentar la sensación de riesgo, y que facilite denunciar el contrabando o la falsificación, sería deseable al más breve tiempo posible.

Por su parte Gerardo Velasco Téllez, en representación del Presidente de la máxima entidad empresarial del país, señaló que desde la CEPB, se brindará todo el respaldo para presentar diferentes estudios en beneficio del desarrollo productivo y la sociedad. "Ratificamos nuestro apoyo a estos diálogos con propuestas que organiza el IBCE. La socialización de este estudio debe servir para coadyuvar a  las autoridades en la lucha contra este flagelo, y para que el consumidor tome conciencia y sea lo suficientemente responsable para no alentar el contrabando, comprando medicamentos que no son garantizados”, enfatizó."

Lo que más entra de contrabando. Según la encuesta realizada a más de 1.000 consumidores en las cuatro principales ciudades del país, el consumo de medicamentos en tal situación atañe principalmente a los antigripales, antidiarreicos, analgésicos, antibióticos, antiinflamatorios, antihistamínicos y antidepresivos. Los representantes del sector farmacéutico recomiendan mejorar la regulación, autorizaciones e inspecciones para la venta al por menor y están dispuestos a colaborar en tal cometido. "Educar al consumidor en relación a los riesgos de salud resultará muy significativo si se quiere disminuir este negocio que hace lucrar a gente inescrupulosa a costa del dolor ajeno", fueron unas de las conclusiones del foro.

15 Millones
de dólares anuales, bordea la evasión impositiva de medicamentos.

1.000 Empleos
son destruidos anualmente por el ingreso de medicamentos de contrabando.