Siguenos en:
Miércoles
 16 de Octubre de 2019
Internacional
Cierran las campañas para las elecciones primarias en Argentina
Aquellas alianzas que no superen el 1,5 % de los votos no podrán postularse a los comicios definitivos de octubre.
Miércoles,  7 de Agosto, 2019
Cierran-las-campanas-para-las-elecciones-primarias-en-Argentina
Ref. Fotografia: Alberto Fernández, Cristina Fernández de Kirchner, Roberto Lavagna, Mauricio Macri y Miguel Ángel Pichetto. Foto: Reuters

Las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de Argentina tendrán lugar el domingo 11 de agosto y servirán para conocer cómo se posicionan las alianzas de cara a los comicios definitivos de octubre, cuando se elegirá al próximo presidente del país sudamericano para los siguientes cuatro años. Se trata de una votación previa, donde no se definirán cargos políticos, pero sí se determinarán cuáles serán los bloques que podrán postularse a los comicios presidenciales: aquellas agrupaciones que no superen el 1,5 % de los votos se quedarán en el camino, con eliminación directa.

Este miércoles 7 de agosto, los distintos frentes realizan sus actos para cerrar la campaña electoral, que finalizará oficialmente el viernes. A partir de ese día estará prohibido que los dirigentes realicen eventos públicos, así como tampoco se pueden difundir encuestas ni sondeos de opinión.

La oferta electoral 

Con las alianzas ya consolidadas desde el pasado 12 de junio, solo resta por ver cuáles llegarán a la recta final de la carrera presidencial, y de qué forma. Así, las casi 34 millones de personas habilitadas para votar este domingo podrán elegir entre diez bloques con diversas propuestas y aspiraciones, que varían según su popularidad y corriente ideológica. 

Foto: Una mujer sostiene un sobre durante las elecciones primarias para las parlamentarias en Argentina. / Reuters

  • Juntos por el Cambio

El frente oficialista apuesta por la reelección del presidente, Mauricio Macri. En medio de una fuerte crisis económica que golpea a la población argentina, la estrategia de campaña se basó en consignas que buscaban, al igual que en las elecciones del 2015, polarizar con el kirchnerismo, que gobernó el país sudamericano durante los 12 años anteriores. Por eso, "no volver al pasado" es la principal consigna de la gestión actual, alejando el debate de las estadísticas, los datos duros o la situación social de la ciudadanía. 

El gran desafío del Gobierno es convencer a los votantes de que se está transitando por el camino correcto, más allá del difícil momento, como si todo fuese un mal necesario. Así, en los 'spots' de propaganda, el mandatario se mostró con discursos esperanzadores, siempre hablando del futuro y el pasado, pero no del presente. Su mensaje es netamente ideológico y simbólico, y radica en las presuntas buenas intenciones de los dirigentes para hacer crecer a esa nación, pero no se especifica el cómo.

De hecho, en la última consigna de Macri en redes sociales se planteó que "no se necesitan argumentos" para votarlo.  

  • Frente de Todos

El kirchnerismo propone a Alberto Fernández para la Presidencia, y a la exmandataria Cristina Fernández para secundar la fórmula. También utiliza una estrategia de polarización, pero a la inversa: remarca todos los males económicos —incluyendo la reciente deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI)— que deja la primera gestión de Macri en el poder, reflejados en situaciones cotidianas que afectan a los argentinos. 

La campaña de Fernández - Fernández se centra en la promesa de volver a priorizar el empleo y los salarios, que se vieron reducidos en los últimos años. Plantea un trabajo conjunto con las empresas nacionales, es decir, un modelo netamente capitalista, pero con una supuesta redistribución del ingreso más solidaria. En sintonía, se pretende aumentar el consumo interno y renegociar el acuerdo con el FMI, porque asumen que Argentina no podrá afrontar los intereses del préstamo, debido a la recesión actual. 

Entre otras promesas, el frente plantea aumentar las jubilaciones, garantizar las prestaciones sociales básicas y finalizar con la política de recortes, como por ejemplo en el área de Ciencia y Tecnología. Y si bien es cierto que el mensaje se centra en la economía y la actividad industrial, a nivel ideológico se pretende sumar a los electores que suelen ser detractores del kirchnerismo o el peronismo en general: por ello, se postula un candidato a presidente más moderado que Cristina, a quien incluso criticó mucho durante su Gobierno. 

  • Consenso Federal

Se presenta como una "tercera vía", posicionándose desde una visión más centrada. Su discurso electoral es netamente económico, ya que su candidato, Roberto Lavagna, es un reconocido experto en las cuentas locales. De hecho, en el imaginario colectivo es recordado como el gran responsable de haber sacado al país de la crisis, habiendo dirigido el Ministerio de Economía durante los Gobiernos de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner. Por ello, su lema es: "Sabemos hacerlo", mostrando una comparación con la trágica Argentina de 2001.

Entre sus propuestas, apuesta por saldar la deuda con el Fondo, pero aclara que para ello antes se necesita reactivar el aparato productivo, y no al revés. A su vez, Lavagna critica abiertamente la especulación financiera producida en el Gobierno actual, y al sistema bancario. Por último, plantea un Estado presente y regulador para manejar los hilos de la economía. 

Foto: Una señora revisa en cuál mesa debe votar durante las elecciones primarias en Argentina. / Reuters

  •  Despertar

El frente liderado por el economista José Luis Espert, de nula trayectoria en la administración pública pero con una fuerte presencia en los medios de comunicación, es la gran sorpresa de la campaña. En su descripción de Twitter, el liberal señala: "Sin libre comercio, no hay futuro". Así, el bloque plantea un modelo con muchas más libertades para la clase empresarial, incluso para despedir trabajadores, y un Estado con poca intervención. En efecto, Espert ya dijo públicamente que en Argentina sobran 1.800.000 empleados públicos. 

De este modo, el presidenciable se presenta como una alternativa conservadora que intenta acaparar a los desencantados con la bipolaridad del macrismo y el kirchnerismo, considerados como dos modelos fracasados. En los últimos días, confrontó abiertamente con dirigentes sindicales y en más de una oportunidad puso en duda el rol de la educación gratuita en ese país latinoamericano. Su popularidad creció de modo notable y ya se perfila como uno de los candidatos más elegidos, soñando con lograr el tercer o cuarto puesto. 

Los que deben superar el 1,5%

Además de los cuatro bloques más representativos, están aquellos que desean al menos poder postular a sus candidatos en la siguiente instancia. Aunque tienen pocas chances de obtener la Presidencia en octubre, en caso de superar el filtro de las PASO, tal vez puedan aspirar a sumar uno o más escaños en el Congreso. 

  • Frente de Izquierda y de los Trabajadores - Unidad

Presenta a Nicolás del Caño como precandidato por segunda vez consecutiva. Discursivamente, se oponen a los políticos tradicionales, argumentando que son "más de lo mismo". Destacan los altos niveles de vida que tienen los dirigentes de otros partidos, incluso aquellos que se identifican con la clase trabajadora. En su caso, resaltan que sus propios referentes donan parte de su salario para causas populares.

Dicen, además, que el peronismo fue servicial al macrismo a la hora de votar leyes, y que es tiempo de que Argentina esté liderada por representantes "genuinos" del movimiento obrero. Entre sus pilares, también sobresale la lucha feminista y la legalización del aborto. Ya anunciaron que en caso de llegar al Gobierno romperían los lazos con el FMI, sin pagar la deuda. 

  • Nuevo MAS 

El Movimiento al Socialismo refleja la clásica ruptura de la izquierda argentina al correrse de la alianza general, presentando un frente propio. En cuanto a las reivindicaciones generales, son bastante parecidas, pero en su campaña destacó un pilar fundamental: Manuela Castañeira, la principal referente, es la única mujer con aspiraciones presidenciales que se postula a las elecciones primarias. 

  • Frente Patriota

Sin dudas, es la agrupación más polémica de todas las que se ofrecen. El bloque ultra nacionalista lanza a Alejandro Biondini como posible presidente, un neonazi que ya tuvo la proscripción de su frente anterior, el Partido Nuevo Triunfo, por sus proclamas ofensivas. Reconvertido, ahora toma las banderas en contra de la legalización del aborto y es en esa postura que centraliza su propuesta política. Por eso, se define públicamente como un "pro vida". 

  • Nos

Postula como precandidato a Juan José Gómez Centurión, un excarapintada, como se llamó al grupo de militares que se levantó en armas contra el Gobierno democrático de Raúl Alfonsín entre 1987 y 1989, sumado a un cuarto alzamiento en 1990 al comienzo del mandato de Carlos Saúl Menem, a pocos años de la última dictadura. Además, es veterano de la Guerra de Malvinas, que estalló en 1982. Sus tres postulados principales son: "Mano dura contra los delincuentes", "no al asesinato de seres indefensos" —oposición al aborto— y "no a la ideología de género". 

  • Movimiento de Acción Vecinal

El frente "vecinalista" presenta a Raúl Humberto Albarracín como precandidato, un abogado cordobés que entró a competir en las PASO en los últimos días. Aunque fue parte del macrismo entre 2007 y 2011, la agrupación se define como centrada. Así, defienden el libre mercado y proponen modificar la política de subsidios para cambiarla por "trabajo y salarios reales". También se plantean reformas en materia judicial.

  • Partido Autonomista Nacional

"Desde 1862, el partido más antiguo de Latinoamérica", este bloque defensor de los ideales de Julio Argentino Roca —encargado de expandir el control del Estado sobre los territorios indígenas en el siglo XIX— propone a José Antonio Romero Feris como su posible presidente, exgobernador de la provincia de Corrientes. Su lema partidario es convertir al país en una potencia mundial, bajo un "sistema republicano de gobierno, un Estado limitado, eficiente y moderno, que permita el crecimiento económico sostenido".

Con este marco de propuestas generales, se destaca que la escena política estará liderada por frentes más centrados, mientras que las agrupaciones de extrema derecha e izquierda —los partidos socialistas muestran un leve ascenso en los últimos años— intentarán por lo menos conseguir lugares en el Parlamento./RT