Siguenos en:
Miércoles
 2 de Diciembre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
Buenas noticias
Domingo,  15  de Noviembre, 2020
Buenas-noticias

El gobierno de Luis Arce no ha dado ni una sola buena noticia y todavía debemos conformarnos con promesas y diagnósticos. Afortunadamente, el mundo no se detiene y justo después del anuncio de la gigante Pfizer, cuya vacuna contra el Covid-19 suena como la más prometedora, se ha producido una cadena de grandes novedades en el campo económico mundial que anuncian una recuperación global mucho más acelerada de la prevista y una normalización total de las cosas hasta mediados de 2021.

Como decíamos, tras el anuncio de Pfizer, cuyas cartas credenciales son de altísima confiabilidad, ha repuntado el precio del petróleo y en el campo de los granos, los valores han vuelto a niveles de hace cuatro años, especialmente el de la soya y el maíz, dos productos sumamente importantes para Bolivia.

La referencia al nuevo gobierno que hicimos al principio no es gratuita, pues Luis Arce podría contar con la misma suerte que tuvo Evo Morales, cuyo mandato coincidió con la mayor bonanza de precios de las materias primas que exporta Bolivia y que le permitieron desarrollar un modelo político y económico basado en el despilfarro, que a su vez le permitió una fuerte capitalización del poder.

No es mucho lo que tiene que hacer Arce si pretende cambiar una historia fracasada, sólo tiene que aprovechar una oportunidad que resulta invalorable en la actual coyuntura, definida por el nuevo mandatario como extremadamente crítica.

Este año se aprobó por decreto la utilización de cultivos transgénicos, una medida científicamente respaldada, económicamente indispensable y que sólo tiene opositores en el mundo de las falacias ideológicas. Las sequías son la peor plaga que estamos enfrentando y sólo la tecnología biológica nos puede llevar a mayores índices de productividad, pues la ampliación de la frontera agropecuaria es siempre motivo de conflicto y de problemas ambientales, agudizados por culpa de los incendios.

Durante el gobierno de transición también se suspendieron las prohibiciones de exportación de soya y sus derivados. Estas restricciones no tenían razón de ser, pues el mercado interno está plenamente abastecido y el nivel de precios no justifica ninguna intervención estatal en este campo.

Por último, este nuevo aliciente que recibe el sector agropecuario puede significar un aumento significativo en las inversiones, mayor capacidad de siembra, tecnificación de las actividades agrícolas y, por supuesto, mayores ingresos, empleo y el repunte de las recaudaciones del Estado. Todo eso depende de que el gobierno no intervenga de forma negativa, como lo hizo el régimen de Evo Morales en el pasado por motivos políticos. En el campo de los hidrocarburos, el despegue puede ser mucho más lento y complicado. En el agro, no hay mucho qué hacer más que dejar que el mercado funcione a favor de la reactivación.

El anuncio de una vacuna contra el Covid-19 ha generado buenas expectativas de recuperación de la economía mundial. Suben los precios del petróleo y de los granos, especialmente el de la soya. ¿Podrá esta vez el gobierno del MAS aprovechar un buen contexto internacional?

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día