Siguenos en:
Lunes
 18 de Noviembre de 2019
Portafolio
Bajo consumo a pesar del potencial acuícola
La piscicultura en Bolivia, es la actividad en el área de producción de alimentos que rápidamente está creciendo, pero según índices per cápita falta consumirlo más.
Lunes,  3 de Julio, 2017
Bajo-consumo-a-pesar---del-potencial-acuicola

Bolivia forma parte de las tres principales cuencas hidrográficas de Sudamérica (del Altiplano, del Amazonas y de La Plata) que juntas tienen las mayores reservas de agua dulce y pese al alto potencial pesquero-acuícola en la Amazonia, el consumo actual de pescado en el país está entre 2,5 y 5,0 kilogramos (kg.)   per cápita/año, según informe de la FAO en el 2014. Este nivel de consumo está por debajo de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que es de 12 kg. per cápita. 

  Frente a este escenario, desde el 2011 nació el  proyecto "Peces para la vida" que tiene el objetivo de mejorar la contribución del pescado a la seguridad alimentaria y a la reducción de la pobreza, explicó Widen Abastoflor, director general de CEPAC, y miembro de "Peces para la vida", la primera plataforma para el sector pesquero y piscícola en la cual orientan al productor interesado para que encuentre su camino en el mundo de la acuicultura. 

  De esta manera, según sus registros, el sector piscícola de la Amazonia boliviana actualmente se tiene la existencia de 4.414 estanques piscícolas. La mayor parte de ellos se encuentra en la zona de pie de monte al este de Cochabamba y al oeste de Santa Cruz.

  Por otro lado, la oferta y demanda total del país es estimada a 32.095 y 37.756 t. por año (según información obtenida de la IPD-PACU 2016). Sin embargo, la producción piscícola está rondando las 3 mil t. que son comercializadas entre 20 y 30 bolivianos el kg., explicó José Zubieta, experto en acuicultura y miembro de Peces para la vida donde ellos realizaron un estudio para tratar de estimar la producción piscícola del país. 
  El resto de la demanda la cubre las importaciones,  pesca de subsistencia y la pesca comercial (ver cuadro). 
  En todo el país son 45 municipios que se dedican a la piscicultura. Puerto Villarroel es el más grande, con 141.6 hectáreas de superficie de espejo de agua dedicada a esta actividad.

Actualmente el cultivo del pacú en la región tropical de los departamentos Cochabamba, Santa Cruz y Beni está teniendo un crecimiento paulatino, gracias a la existencia de condiciones naturales adecuadas: buenos suelos, suficiente agua y la presencia de servicios.

Las especies de mayor cultivo.  En Bolivia principalmente se está cultivando el Tambaquí (Piaractus brachypomus) y el Pacú (Colossoma macropomum) que los productores de alevines frecuentemente los hibridizan entre ellos o con el pacú el plata (Piaractus mesopotamicus),  "aunque muchos productores no saben cuál de estas especies o sus híbridos están cultivando cuando se les pregunta simplemente dicen pacú", dijo el experto en acuicultura. 

Entre los que se cultivan en menor cantidad están algunas especies nativas como el sábalo, la boga, surubí que en muchos casos son obtenidos de los ríos e introducidos en los estanques de cultivo acompañando principales al tambaquí o pacú.  En menor proporción también se cultivan variedades de especies introducidas como la tilapia y la carpa.
 
En Santa Cruz. La demanda de alevines en el departamento cruceño es de aproximadamente 2 millones y se produce unas 1.000 toneladas de pescado al año, indicó Luis Gonzalo Serrate, director de la Cámara de Acuicultura del Oriente (CAOR) y Gerente General de la Empresa Vallecito SRL. 

Son alrededor de 500 familias que se dedican a esta actividad, lo cuales producen peces en de 1.200 estanques o lagunas con un promedio de 1.000 a 5.000 metros cuadrados.

Este rubro hasta el año 2015 tenía uno de los mayores índices de crecimiento del sector, aproximadamente un 20% anual "ya el 2016 bajo este índice a un 15% y estimamos que este 2017 no supere el 10% por la recesión en la que se encuentra el país", dijo Serrate.

El costo de producción está entre Bs 16 y 18 el kg, dependiendo de la escala del productor, este comercializa los peces a los mayoristas entre Bs 22 a 25 kg y al consumidor final llega desde Bs 30 para arriba, el precio máximo del pescado entero es de Bs 40 el kilogramo.

Los principales municipios productores de pescado son: Yapacaní, San Carlos, Okinawa, Warnes, Porongo, San José, San Julián y Guarayos, estos entre 26 municipios dedicados a esta actividad. 

Hay peces que tardan dos años para llegar a pesar 2 kilos

Esto varía según la especie, en el cultivo de pacú y/o tambaquí existen diferentes fases, la reproducción, la larvicultura y el levinje, puede llevar unos 2-3 meses aproximadamente. Estos alevines son vendidos a los productores de entre 3 a 6 cm, que son sembrados generalmente a un pez por metro cuadrado de superficie de espejo de agua y al cabo de 8 a 10 meses, cada uno de estos está pesando aproximadamente 1 kg,. Algunas regiones prefieren peces más pequeños 700 -800 gr. mientras que en otras regiones es de 2 kg, para llegar a este peso los peces deben ser criados por casi 2 años.

Crean una aplicación que beneficia a los piscicultores

En el marco del proyecto Peces Para la Vida II, el Centro de Promoción Agropecuaria Campesina (CEPAC) desarrolló un sistema de innovación tecnológica basado en cuatro módulos.

1 Investigación participativa: con países vecinos se establecen unidades de adaptación tecnológica participativa en comunidades rurales.

2. Unidades demostrativas: Se registra las piscigranjas de familias líderes. 

3 Formación recursos humanos técnicos: Curso modular para la formación de técnicos especializados con respaldo académico universitario en el nivel de técnicos auxiliares.

4 Comunicación tecnológica: Uso del 'Manual de buenas practicas piscícolas en versión física y digital y la APP para sistema Android (Play store; innovación tecnológica; logo de CEPAC I+R, descargar).

Punto de vista

Beneficios del consumo.  
El pescado es un alimento saludable y nutritivo, presenta un contenido calórico bajo, aporta vitaminas hidrosolubles e liposolubles así como algunos minerales.

Los peces de agua dulce tienen el sabor menos pronunciado que los de agua salada, son más ricos en potasio, magnesio y fósforo.

Su contenido proteico varía entre el 15 al 24% siendo estas de alto valor biológico al contener aminoácidos esenciales para la vida, particularmente metionina, cisteina, treonina, lisina (imprescindible para el crecimiento de los niños) y triptofano (imprescindible para la formación de la sangre).

Si bien la principal fuente de omega 3 son los peces de agua salada, estudios recientes demuestran que el surubí, pez de agua dulce es una alternativa para la obtención de omega 3.

Los ácidos grasos provenientes de los peces, principalmente son los EPA y DHA, todos ellos omega 3 que proveen una protección adicional sobre las enfermedades coronarias.

El EPA disminuye la probabilidad de formación de coágulos, lo que reduce el riesgo cardíaco. El DHA se considera fundamental en la formación de tejido nervioso y visual, necesario en las primeras etapas del desarrollo intra y extrauterino. Igualmente, ambos están involucrados en el mantenimiento de los tejidos a lo largo de la vida e intervienen en la reducción del cáncer y la obesidad relacionada con la diabetes de tipo II.