Siguenos en:
Domingo
 12 de Julio de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Economía
En un contexto donde la cuarentena se prolonga
Asoban anticipa fuertes impactos en los créditos
El shock en la oferta y demanda, como consecuencia del COVID-19, está llevando a una dura contracción económica y la banca siente esa realidad.
Lunes,  11 de Mayo, 2020
Asoban-anticipa-fuertes-impactos-en-los-creditos
Ref. Fotografia: Villalobos describe el momento actual del sistema financiero.

Mientras la crisis sanitaria, día que pasa tiende a agravarse y con ello, prolongar aún más la cuarentena, para el sistema financiero nacional los efectos futuros son de preocupación. La Asociación de Bancos Privados (Asoban), en contacto con El Día, menciona que el efecto COVID-19 en la economía, impactará en el buen desempeño de la banca de manera directa en la futura colocación y el crecimiento de la cartera de préstamos.

“Como efecto de la cuarentena, así como las medidas de diferimiento del pago de cuotas de créditos que los propios bancos impulsaron, la liquidez del sistema, medida como flujos que retornan a los bancos, para ser nuevamente colocados, se está viendo afectada, impactando ello en la futura colocación y el crecimiento de la cartera de préstamos”, asegura, Nelson Villalobos, Vocero y Secretario Ejecutivo de Asoban.  

La cuarentena, para Asoban, se constituye en una medida de precaución que indudablemente está ralentizando la actividad de todos los sectores económicos, por lo que el sector financiero también está afectado. Sin embargo, la institución que representa a la banca, remarca su compromiso pleno con la población, al cual deben sus servicios.

En apego a las normativas. Con respecto a la coyuntura que involucra a la banca con sus clientes, Asoban, señala que el restablecimiento del pago de obligaciones crediticias se realizará en el marco de lo que establezca la normativa del sector; los bancos cuentan con total predisposición para brindar opciones a sus clientes. 

Además menciona que actualmente, el diferimiento que los bancos brindan, por los meses que dura la declaratoria de emergencia y cuarentena, incluye varias opciones: trasladar las cuotas de los meses que establece la normativa hasta el final del plan de pagos; otra opción es trasladar estas cuotas hasta el final del plan de pagos, pero convirtiéndolas en una sola cuota; y una tercera opción es que las cuotas diferidas sean prorrateadas o distribuidas entre las restantes cuotas pendientes en el plan de pagos. “Todas ellas, están difiriendo las cuotas de marzo, abril y mayo, por varios meses e, incluso, años”, enfatiza Villalobos. 

Además, menciona que el cliente tiene la opción de plantear y analizar otras alternativas diferentes, como puede ser el reprogramar su plan de pagos, de modo que le ayude a aliviar sus obligaciones y reencaminar su actividad económica, en función a la situación que confronta o situación laboral.  

“Por eso, la norma establece que, concluida la emergencia sanitaria, los prestatarios disponen de hasta 6 meses para convenir con su acreedor las mejores condiciones de diferimiento”, argumenta el secretario ejecutivo del sector. 

Con respecto a los prestatarios. Asoban, asegura que la norma también establece que los prestatarios podrán continuar con el pago normal de sus créditos, o pagar parcialmente, si así lo prefieren y no acogerse al diferimiento automático. 

Sin embargo, los bancos mantienen y reiteran su total predisposición para colaborar a los clientes, por lo que es importante que realicen las consultas necesarias a través de los canales dispuestos por las entidades. 

“En el marco del diferimiento automático de cuotas, se dispone de seis meses posteriores para que el cliente convenga con el banco de qué manera le es más conveniente o se acomoda mejor a la actividad que desarrolla y los ingresos que percibe, o de qué forma constituye un mejor alivio a su condición laboral”, describe Villalobos. 

Asoban, hace énfasis en que el cliente puede convenir con su banco, analizando su endeudamiento, condición económica o laboral, capacidad de pago por el hecho de haber sido afectado significativamente por esta crisis de emergencia sanitaria y cuarentena aplicada, y considerar reprogramación de sus obligaciones y, si es necesario, periodos de gracia. El análisis de cada caso será importante en este punto, ya que no todos los clientes se encuentran imposibilitados de cumplir con las obligaciones contraídas.