Siguenos en:
Sábado
 17 de Abril de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Así se destruye un país
Domingo,  4 de Abril, 2021
Asi-se-destruye--un-pais

 

El socialismo ha matado más de 150 millones de personas que se negaron a creer en las teorías económicas absurdas que busca imponer desde que a Marx se le ocurrió la idea de que es posible violar las leyes naturales sin sufrir consecuencias. Lamentablemente sólo se cuentan las muertes violentas, los asesinatos, los fusilados y los que perecieron en las cárceles, torturados y aniquilados por inanición. Nadie se ha tomado el trabajo de contabilizar los que murieron por el hambre que causó el comunismo en todas las aventuras surgidas desde la planificación del estado, en su mayor parte, elefantes blancos, proyectos descabellados y obras sin ningún cálculo de la relación costo-beneficio. Con seguridad son muchos más.

En Cuba, Fidel Castro casi nunca se reunía con su gabinete para planificar los asuntos económicos. Se montaba en un jeep militar y desde un cerro ordenaba: “aquí me construyen una represa”. Nadie se atrevía a contradecirlo, nadie le decía la verdad, nadie intentaba contarle que ese proyecto era inviable, altamente costoso e inservible. Se hacía y punto. Por eso es que la “perla del Caribe” está como está, por eso los socialistas mandaron al tacho la más poderosa industria azucarera y destruyeron todo lo que tocaron hasta convertir a la isla en un mar de mendigos y pordioseros. Chávez y Maduro hicieron algo peor en menos tiempo.

Castro adoptó el mismo modelo de los soviéticos, que durante décadas trataron de demostrar que ellos eran más grandes que el capitalismo. Programas espaciales, aviones inmensos, armamento y toda clase de proyectos de gran envergadura, trenes que no conducían a ningún lado, puentes que sólo servían para una buena fotografía y un sinfín de juguetes caros que dejaron en la ruina a esa inmensa nación y que, obviamente, privaron de lo más elemental a millones de personas.

Esto lo contamos por si alguien tiene dudas de lo que hacía el cocalero cuando se encaprichaba con algunos de esos proyectos faraónicos, de los miles que se construyeron en 14 años, en los que el régimen se gastó nada menos que 300 mil millones de dólares, el equivalente a lo que Bolivia solía gastar en 50 años. Museos, palacios, grandes edificios, alfombras persas, coliseos y una serie de plantas industriales, fábricas y supuestos proyectos productivos, entre los que se destaca la planta de urea del Chapare, en la que invirtió más de mil millones de dólares que se tiraron directo al basurero, pues al ciudadano de Orinoca se le ocurrió construirla en el lugar menos indicado posible.

El caso es que todos esos adefesios, llamadas empresas públicas, que el pupilo de Morales se empeña en seguir llamando “estratégicas” y que se niega a clausurarlas, le deben al Banco Central de Bolivia más de seis mil millones de dólares, un valor superior a todas las reservas internacionales, que hoy representan menos de un tercio de lo que había en caja en 2014. Desde que asumió, Arce les ha dado en plena pandemia, más de 60 millones de dólares. Ya sabemos dónde acabaremos si las cosas siguen así.

 

 

 

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día