Siguenos en:
Miércoles
 20 de Noviembre de 2019
Portafolio
Proyecto de incentivo para siete países, Bolivia está incluida
Apuestan por impulsar a producir más algodón
Buscan rescatar las semillas de este cultivo en el país para producirlas y darles a los productores. El proyecto ya inició y durará 30 meses.
Domingo,  29 de Octubre, 2017
Apuestan--por-impulsar--a-producir--mas-algodon

El aplaudido proyecto regional “Fortalecimiento del Sector Algodonero por medio de la Cooperación Sur-Sur” ya llegó a Bolivia y comenzó sus actividades el mes pasado bajo el nombre  "+Algodón en Bolivia", el cual, tiene el objetivo de aportar al desarrollo sostenible del sector algodonero en beneficio de los agricultores. 
  Este proyecto que también comprende a Colombia, Argentina, Ecuador, Paraguay, Perú y Haití, en Bolivia se desarrollará en dos municipios: Pailón y Charagua, por ser los más grandes productores de Santa Cruz y el país.

  Visitas de campo son parte del proyecto.  +Algodón Bolivia es una iniciativa trilateral que se involucra a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Agencia Brasileña de Cooperación del Ministerio de Relaciones Exteriores (ABC/MRE) y en Bolivia con  los ministerios de Desarrollo Rural y Tierras (MDRyT) y de Desarrollo Productivo y Economía Plural (MDPyEP).

Ronald Quispe, Coordinador nacional del proyecto +Algodón en Bolivia, explicó que parte de la misión del proyecto hicieron visitas técnicas en campo, esta fue encabezada por Adriana Gregolin, coordinadora regional del proyecto y representante de la FAO, Ronald Quispe, y Crispín Moreira, representante de la FAO en Bolivia. Ellos, durante esta semana estuvieron viajando a los municipios de Pailón, Charagua, Gutiérrez y San Antonio de Lomerío.  "Para llegar a Pailón y Charagua primero estuvimos en contacto con la Federación Departamental de Productores Algodoneros (Fedepa), que aparte de conocer y escuchar a los productores, desarrollamos un taller sobre asistencia técnica y extensión rural para el algodón que estuvo a cargo por  representantes de la FAO, ABC, Emater (Empresa de Asistencia Técnica y Extensión Rural da Paraíba) y Senaes (Subsecretaría Nacional de Economía Solidaria del Ministerio del Trabajo de Brasil)".

  Problemas identificados en Bolivia. Según Quispe, señaló que uno  de los grandes problemas es la inexistencia de variedades de algodón en el país y que dentro de su misión está el recopilar las variedades de semillas que hayan en el país. "No tenemos definidas las variedades, porque realmente las semilla de algodón se maneja sin registro, debido a la pérdida de la línea de investigación y el manejo de semillas certificadas de algodón", sostuvo.

De este modo, el presidente de Fedepa, Juan Campero, si bien aplaude este proyecto, también dejó en claro que el gran problema del sector algodonero es la falta de agua. "Para lograr un buen rendimiento del algodón se necesita entre 450 a 500 milímetros de agua" y en los últimos 20 años (auge del algodón) su producción se vino en picada de llegar a 25.000 hectáreas (ha.) en 1997, bajaron a 700 ha. en el 2010, pero según los últimos datos brindados por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) el 2016 se lograron 3.000 hectáreas. 

Proyecto anhelado. "Todos los proyecto que son de ayuda al sector, son bienvenido ya que últimamente no nos ha ido bien y estamos por  dejar el negocio debido a que no tenemos investigación y ningún tipo de incentivos por parte de las autoridades", dijo Jesús Arce, productor de Pailón dedicado a este rubro desde hace 30 años.  Por su parte, Pedro Pereira, también productor del mismo municipio, dijo que estuvo en el taller y las charlas que dieron los encargados del proyecto, donde notó que todo apuntaba al rescate de las variedades convencionales, pero ellos tienen otras preocupaciones. "Nuestra gran preocupación es que no hay mercado. En las charlas nos decían que si sembramos el algodón convencional para que se multiplique porque ya no hay semillas de las variedades: fibra larga y convencional", explicó dejando en claro que la gente del lugar, está interesada en el proyecto porque les dijeron que hay posibilidades de mercado debido al interés de varias empresas que quieren comprar el  algodón convencional. Por otro lado, también hay productores que todavía "piensan si este proyecto se irá a cumplir a cabalidad".

Gary Rodríquez, gerente general del IBCE, expresó que el proyecto +Algodón en Bolivia no podía llegar en un mejor momento para ayudar a que dicho sector que fue definitivamente importante hoy pueda recuperar de todo lo que ha decrecido desde la década de los años 70. "No hay que olvidar que en 1997, el cultivo de algodón superaba las 50 mil hectáreas, éramos un gran país exportador de algodón en fibra, eso dio lugar a la hilandería en Santa Cruz donde exportábamos hilados crudos, teníamos una cadena de textiles en base a fibra de algodón que conglomeraba a agricultores, desmotadoras, productores de tela y talleres de confección textil y eso generaba muchísimo ingreso",contó lamentando que  luego la debacle del sector, en 1998 por la abrupta caída del precio del algodón, luego que la China dejara atrás su modelo de subsidio en la que lanzó 400 mil toneladas de fibras de algodón de la noche a la mañana, eso fue lo que hizo que el precio cayera a la mitad y que muchos productores bolivianos perdieran y dejaran el negocio para dedicarse a otros rubros. 

Punto de vista

"Todos los países han perdido sus semillas"

Adriana Gregolin
Coordinadora regional del proyecto

Este proyecto lo estamos impulsando desde la FAO, es un proyecto que además de Bolivia hay otros seis países de América Latina y Haití.

La iniciativa nace el 2012 cuando Brasil, firmó un proyecto con la FAO y divulgó a los países de la región si es que había interés para recibir la cooperación, fue así que Bolivia presentó su demanda para recibir esta cooperación brasileña y de la FAO para el fortalecimiento del sector algodonero. De esta forma se empezó todos trámites para llegar hoy después de dos años a tener este proyecto con su primera misión de implementación en el país. Pero eso involucra a todas las instituciones del sector algodonero boliviano, instituciones brasileñas y dos ministerio del gobierno Plurinacional de Bolivia.    

El algodón es uno de los rubros que genera ingreso al sistema agroalimentario. En el caso de Bolivia hay muchos desafíos con los pequeños productores, con la agricultura familiar y campesina, de esta manera estamos haciendo este trabajo.

Bolivia es el cuarto país donde ya ha iniciado este proyecto, a fines de noviembre comenzará en Ecuador, estamos a un proceso de elaboración del proyecto en Argentina y luego vamos a Haití.

Las características entre estos 4 países donde se inició el proyecto son las dificultades que se repiten en todos los países  y en los últimos años a afectado a toda la región. Brasil cada año tiene menos hectáreas sembradas, y más baja la productividad.

Todos los países tienen el mismo problema de no tener semillas de algodón, los mismos países donde está aprobada la semilla transgénica como Colombia y Paraguay; sin embargo, no tienen semilla y en Perú y Bolivia donde no está aprobado el uso transgénico tampoco tiene semillas. Ese es uno de los factores principales en el proyecto: ¿Cómo rescatar la semilla de cada país?, Producirlas y ofertárselas a los productores. Luego tenemos el tema de capacitación investigación en el sector algodonero porque hace años que no hay nada en el programa de las instituciones nacionales como el Iniaf y el Ciat. El proyecto en general tiene una inversión de 14.4 millones de dólares y cada país recibe entre  un millón trescientos dólares a un millón y medio.