Siguenos en:
Lunes
 23 de Octubre de 2017
Portafolio
Dato a nivel mundial que podría alimentar a todos los pobres
1.300 millones de Tn de comida se desperdicia
Gran parte del derroche procede de consumidores que compran demasiado y tiran lo que no comen. En Bolivia no hay estudios que midan estas pérdidas.
Lunes,  19 de Junio, 2017
1.300-millones-de-Tn-de-comida-se-desperdicia
Ref. Fotografia: El volumen total de agua que se utiliza cada año para producir los alimentos que se desperdician (250km3) equivale tres veces el volumen del lago de Ginebra en Suiza.

Cada año, cerca de un tercio (1/3) de los alimentos que se produce no son consumidos y se desperdician, esto equivale a 1.300 millones de toneladas de alimentos al año que esto podría alcanzar para dar de comer a toda la gente que se acuesta sin nada en el estomago, señaló en un in- forme la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura).

En América Latina se desperdicia hasta 348 mil toneladas de alimentos por día, con las que se podría alimentar al 37% que sufren hambre a nivel mundial, alertó la organización. En Bolivia no hay algún estudio que mida el desperdicio de los alimentos, pero entendidos en el tema señalan que se bota mucha comida.

Tipos de alimentos desperdiciados. Los alimentos se pierden o se desperdician a lo largo de toda la cadena de suministro, desde la producción agrícola inicial hasta el consumo final en los hogares. Según Raúl Benítez, representante regional de la FAO para América Latina y el Caribe, señaló que de la millonada de toneladas desperdiciadas esto corresponde a el 30% de los cereales, entre el 40 y el 50% de las raíces, frutas, hortalizas y semillas oleaginosas, el 20% de la carne y productos lácteos y el 35% de los pescados, dijo en un informe y que su organización calcula que dichos alimentos serían suficientes para alimentar a 2.000 millones de personas.

Falta de tecnología en Bolivia. Darío Monasterio, analista económico, comparó al país con otros países con mayores niveles ingresos económico como es Estados Unidos y señala que a diferencia de este país, Bolivia no bota tanta comida como se ve allá, aunque hay países europeos que desperdician menos que este país norteamericano.

Para evitar esto, Monasterio consideró que se trata de un tema de concientización a la ciudadanía por medio de campañas, porque "no se le puede prohibir a la gen- te que compre algo que después no se lo va a comer", ejemplificó. En el caso de los hogares sugiere comprar lo que realmente va a comer o pedir lo justo que vaya a comer.

Lo que falta son tecnologías para reciclar lo que se está por fregar como la utilización de los desperdicios de la basura que podrían servir para generar algún tipo de energía.

Por su parte, Axel Gockenbach, chef internacional, miembro de la Academia Culinaria de Francia y gerente del Bistró La Casona, dijo que en otros países ayuda bastante la clasificación de alimentos como frutas u hortalizas que no entran en la clasificación, ya que hay personas que lo cocinan para pobres, mientras que en Bolivia "se ve que botan las frutas y verduras que ya no son vendibles, pero están sanas y sirven para los pobres", dijo.

Botan alimento por falta de educación. La presidente de Gastrocruz, Inés España, lamentó lo triste que es ver en los mercados como los venteros botan las ver- duras en mal estado, pero más triste es la idiosincrasia y falta de educación de las venteras. "Muchas veces pasa que si uno pide a la caserita escogerse la fruta o verduras para no comprar fregados, ellas prefieren no vender y dejar que se pudran. Esto comienza por la gente que no tiene ni la más mínima noción del cuidado de la naturaleza, de los recursos que en algún momento se podrían terminar", señaló la chef.

Algo similar pasa en los hogares, que cuando le sobra algún tipo de verdura directamente la desechan en vez de volver a usarla.

En los restaurante hay un porcentaje de desperdicio que es aceptable (el 10%) aseguró España, pero que esa cantidad reuniendo de todos los restaurantes es harta comida que podrían alimentar a muchísima gente, a esto añadió que muchas veces esto se da porque no hay una política de donación y que muchos restaurantes por cómodos, tampoco lo donan.

Por otra parte, hay restaurantes que tienen la política de "recuperación de insumo", lo que significa que en algunas partes de los vegetales o carnes que no son utiliza- das en algunos platos específicos (denominada desperdicio) pero lo que hacen algunos centros como en el Restaurante de Inés es darle un reuso a esas partes que no fueron utilizadas, como por decir, "los filetes de pescado, la parte bonita se saca para un salmón grillado (centro del pescado), pero para no botar los lados del pescado, estos sirven para hacer una ensalada, tarta u otro", ejemplificó.

Ella propuso que sería bueno que los restaurantes hagan un estudio sobre qué cosas no come el cliente para no hacerlo y evitar mucho desperdicio.

Gockenbach recomendó que la mejor forma para evitar desperdicios es aprender a calcular y ser consciente de consumir lo que está comprando y así no hacer gastos innecesarios y que ese dinero se puede ahorrar.

La FAO propone nueve ideas para reducir el desperdicio de comida

• Pequeñas cantidades: Sirve o come porciones de comida más pequeñas en tu casa y comparte con tus amigos en los restaurantes, en caso de que las porciones sean muy grandes.

• Reutiliza tus sobras: Guarda tus sobras para otra comida o utilízalas en un plato diferente.

• Compra solo lo que necesitas: Sé inteligente con tus compras. Haz una lista de lo que necesitas y procura seguirla. No compres más de lo que puedes consumir.

• Deja los prejuicios a un lado: Compra frutas y ver- duras "feas" o irregulares. Son igual de buenas, pero un poco diferentes.

• Revisa tu refrigerador: Almacena los alimentos a una temperatura entre 1 y 5 grados centígrados para una frescura y una vida útil máximas.
• Primero en entrar, primero en salir: Trata de usar productos que habías comprado anterior- mente. Mueve los productos más viejos al frente y coloca los más nuevos en la parte posterior.

• Entender las fechas: “Consumir antes de” indica una fecha en la que el alimento es seguro para ser consumido, mientras que "Consumir preferentemente antes de" significa que la calidad del alimento es mejor antes de esa fecha, pero sigue siendo seguro para el consumo después de esta. 
Otra fecha que se puede encontrar en los paquetes de alimentos es la de "Caducidad", la cual es útil para la rotación del inventario para los fabricantes y minoristas.

• Compostar: Algunos desperdicios de alimentos pueden ser inevitables, así que ¿por qué no instalar un contenedor de compost?

• Dona el excedente, compartir es vivir.

Acerca del autor:
Eveline-Gamarra-
Eveline Gamarra
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día