Siguenos en:
Sábado
 26 de Septiembre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Dia 7/Revistas
'El etanol es una herramienta poderosa'
Tema. Miguel Dabdoub, reafirma que el programa del etanol, es la única opción país para acabar con importación de combustibles, su abastecimientos y las subvenciones.
Domingo,  5  de Enero, 2020
-El-etanol-es-una-herramienta-poderosa-

 l anterior gobierno de Evo Morales, recién en los 12 años de su largo periodo de gestión, en un contexto de bajos precios del petróleo y menores ingresos por la venta de gas, abre la decisión de volcar su política energética hacia los biocombustibles o la energía con aditivos de origen vegetal: gasolina con etanol y el biodiesel (aditivo procedente de aceites vegetales). .

Y uno de los expertos y por no decir el único: es Miguel Dabdoub. En ese ámbito Dabdoub, sin poner duda alguna, reafirma que el programa del biocombustible, a través de la implementación del etanol como aditivo de la gasolina, hoy es más necesario que nunca frente a la creciente y millonaria importación de carburantes subvencionados por el Estado, que el 2019 casi alcanzó los $us 1.500 millones. 

El hecho, además estriba muchas interrogantes e incertidumbres, tomando en cuenta que el 2019, la gestión se cerró con el insatisfecho compromiso de parte del YPFB (Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos) de comprarle 150 millones de litros de etanol a la industria sucro alcoholera del país. 

P. ¿Cómo cataloga la situación del programa biocombustible que arrancó el 2017?
M. D.: El programa evidentemente ya tienen dos años de hacerse  efectivo. Pero hay que precisar algo: la implementación del etanol, luego de un año (entre el 2017-2018) de consolidación de infraestructura básica, arrancó en noviembre de 2018, teniendo como resultados la mezcla con 12%  de alcohol anhidro con la gasolina base Ron 92 y el aditivo del 8% con la gasolina especial Ron 85. Entonces, el proceso de mezcla con la gasolina y puesta en marcha de la venta del biocombustible, cumple más de un año. Sin embargo desde el año de 2004, estamos intentando introducir el etanol en el mercado y recién se consigue hacerlo a partir desde noviembre de 2018. 

Bajo esos antecedentes podemos afirmar que el programa va a continuar sin retroceso alguno, por la gran necesidad de solucionar problemas pendientes que Bolivia tiene, con respecto a la producción deficitaria de combustibles líquidos. Principalmente para solucionar tres cuestiones que a través del etanol, que en mi entendimiento, es una una herramienta poderosa para resolver el problema de la importación de gasolina, del  abastecimiento de depende de esa importación y de la subvención que tanto maltrato significa para la economía del país y muchas veces la población no se da cuenta.

P. El 2019 la importación de diesel y gasollina llega casi  a$us 1.500 millones. ¿Qué le parece?
M. D.: Es altamente preocupante. De esos 1.500 millones de dólares de importación que corresponden a la compra de gasolina y el diesel, una gran parte de esos recursos es subvención. Son recursos que se van afuera y no retornan. Entonces, esa subvención si nosotros la sumamos en diez años, en un periodo por ejemplo de diez años, podrían permitirle al país un gran proyecto que sumarían al menos $us 8.000 millones, tomando en cuenta una subvención de $us 800 millones por año, pero una inversión en el programa de biocombustible para consolidar generando empleo, riqueza e implantando infraestructura productiva, de beneficio directo para el país.

P. Según su criterio: ¿a qué atribuye ese incremento cada vez mayor de la importación y  la subveción?. 
M. D.: En primer lugar, hay un crecimiento natural del parque automotor del país con una consiguiente mayor demanda de combustible e incremento en el consumo. Además, del crecimiento de la economía, porque hay una declinación en la producción de gas y como consecuencia declina la disponibilidad de condensados que es utilizado para la producción de la gasolina base que es comercializada. Y eso exige un mayor volumen de exportación (de gas). Sin ir muy lejos, al llegar el 2014 había un porcentaje de importación del 30% de la gasolina, pero el 2018 fue del 50%. En ese contexto, debemos encarar qué debemos hacer en el futuro y ahí es donde menciono que el etanol se convierte en una herramienta mas poderosa para resolver el problema de la importación, del abastecimiento y la subvención de los combustibles. 

P. ¿El anterior gobierno de Evo Morales estaba convencido de esto de los biocombustibles?
M. D.: Me parece que todos los actores sean estos del sector privado, publico, agentes reguladores y agentes fiscalizadores, si estaban convencidos de la importancia del programa del etanol. Principalmente analizando el éxito que habían tenido países como Paraguay que mezcla 25%, Brasil que mezcla 27,5%, Argentina que mezcla el 12%, Colombia que mezcla 10%. Y principalmente por la convicción de la mayor economía del mundo que es EE.UU, donde se mezclaba 10% y ha pasado a autorizar al 15%. No nos olvidemos que actualmente es el mayor productor de etanol del mundo y actualmente es el mayor exportador de etanol al mundo, desplazando a Brasil a un segundo plano. Eso se reflejó en la convicción de las anteriores autoridades.  

P. ¿Y qué dice de las actuales autoridades?
M. D.: Yo creo que las autoridades actuales, estarán convencidas al conocer en detalle la información sobre el etanol y lo que significa para la economía del país. Mas aún cuando la subvención implica una dependencia energética con alto costo y con divisas que no vuelven al país. No podemos seguir utilizando divisas para importar combustibles, cuando es mejor invertirlos en el país. Por ejemplo, Colombia y Argentina tienen grandes plantas de etanol a partir de la caña de azúcar. Brasil es el líder, pero ahora con la ampliación de producción de etanol del Ingenio Guabirá, a partir de junio de este año, será el mayor ingenio alcoholero del mundo fuera de Brasil.

P. ¿Actualmente cuáles son los volúmenes de producción de etanol en el mundo?
M. D.: Imaginemos nuestra producción y comparemos con los dos mayores productores del mundo: Brasil alcanza los 20.000 millones de litros por año, en tanto que Estado Unidos supera la 56.000 millones de litros/años. Entonces, los americanos se constituyen en el mayor productor de etanol, paso a ser el gran productor y exportador de etanol, incluso al mismo Brasil y América del Sur. Es el modelo de utilización del etano. Brasil es el líder en la utilización de etanol, incluso en la tecnología flex fluel (100% alcohol).

P. ¿Porqué YPFB solo compra 28 millones de litro ¿qué falta hacer?
M. D.: La gente tiene que entender ahí que el programa del etanol necesita de consolidación de la infraestructura. Bolivia ha venido invirtiendo en el sector privado para incrementar la producción de la caña de azúcar y para incrementar la producción de etanol, eso no ocurre de la noche a la mañana. En la misma forma, YPFB, necesitaba implementar y mejorar su infraestructura de almacenamiento, de transporte, de logística y de comercialización, cuyo proceso se ha iniciado y todavía no ha concluido. Todavía falta implementar infraestructura de almacenamiento de etanol, debe decirses claramente que se comercializa la gasolina con etanol en Santa Cruz, La Paz, Cochabamba y Tarija solamente, únicamente, porque deben instalarse tanques e islas despacho con mezcla en línea en Oruro, Potosí y en otros lugares. Entonces eso es importante saber, cuáles son las plantas ya implementadas y lo que falta hacer. 

Además, el control de calidad pasa de la instalación de laboratorios a cargo de la distribuidora que es YPFB Logística. Dicha instancia técnica realiza la mezcla y tiene la obligación de certificar la calidad para ser distribuidos.  

P. ¿Y qué de los surtidores que entregan al usuario final?
M. D.: Aquí en realidad se ha diseñado una logística de control de calidad que comienza en los ingenios como son Guabirá, Unagro, Aguaí, La Bélgica y Granosol (a partir del sorgo), ellos vienen implementando sus laboratorios, están haciendo la compra de equipos importados de alto valor, llevan tiempo en la entrega. Eso permitirá que el etanol que sea entregado a YPFB sea de la mas alta calidad. Luego el control de calidad sea riguroso en YPFB, cuando recepciona ese etanol. Luego se lleva adelante la mezcla, ese proceso también debe ser de alta calidad por parte de YPFB y eso se realiza actualmente solo en Santa Cruz, Cochabamba, La Paz y Tarija.

P. ¿Todo ese proceso se está cumpliendo o en que fase está?
M. D.: En la capacidad de análisis de control de calidad, todavía llevaremos algún tiempo para que la propia Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) y YPFB, termine de implementar la tecnología respectiva. Por eso se está haciendo la comercialización en etapas. Donde existe la comercialización ya se ha instalado la tecnología, donde no se comercializa todavía, está en proceso de implementación todavía.

P. ¿El anterior gobierno porqué dejó la sensación de poca voluntad en acelerar la implementación del etanol?
M. D.: Yo pienso que la voluntad política existía, existe y va existir, fruto de las grandes necesidades que el país tiene.  Ahora, podemos tener la necesidad de construir grandes puentes: hacemos el proyecto de ingeniería básica, luego hacemos la ingeniería al detalle, después conseguirmos los recursos e iniciamos la construcción. Todo eso lleva un tiempo y es lo mismo lo que está pasando con el proceso del etanol. Lo importante está en que debemos poner el ojo en el futuro, para que nuestros hijos y nietos aprovechen nuestros frutos

P. Sobre este tema, las actuales autoridades parecen guardar silención. ¿Qué le parece?
M. D.: No. Yo pienso que las autoridades si, se están informando. Me parece que hay una precaución para que la cosa funcione, por una cuestión de responsabilidad. Se trata de un proyecto que es necesario para el país; no es un programa que viene desde el 2004, con una interrupción drástica hasta el 2018. Volvimos a discutir, y con seguridad que seguirá adelante bajo el cuestionamiento de qué es importante para el país: seguir exportando y gastando divisas o gastar esos recursos en el país, generando empleo y seguridad energética. Sin duda la segunda opción es la mejor. Lo que se busca es que no solamente continúe sino que sea mejorada cada día en su implementación.

P. ¿Y la turbulencia política no es un freno?
M. D.: Absolutamente no. Es cierto que la turbulencia política en los 21 día  del anterior año ha disminuido el consumo, pero eso no significa que el programa del etanol no marcha. Más aún cuando se tiene ley, decretos y las resoluciones ministeriales que permitirán potenciar el programa y mejorar. Están todas las herramientas legales que permitirán avanzar sin retroceso alguno.

P. ¿Qué debe suceder este 2020?
M. D.: NYo pienso que tenemos que trabajar con la intención de aumentar el porcentaje de etanol en toda la gasolina especial. Y además se tiene trabajar en alcanzar con la cobertura del etanol aditivo en la gasolina en todo el territorio nacional.  Ese análisis y decisión depende de las autoridades. Además puedo afirmar que técnicamente no existe problema que se aumente por ejemplo al 12% o al 15%, en este caso de la gasolina especial. Pienso que el gobierno tiene que estudiar de lanzar las gasolinas de mejora calidad, con más alto octanaje y de un mayor porcentaje de etanol como sucede en Paraguay y Brasil. Imitar a esos países sería de un gran éxito. 

Por ejemplo, Bolivia importa 2.000 millones de litros de gasolina al año, importa de ellos 1.000 millones de litros/año. Si mezclamos con 25% de etanol, significa que el 50% de la importación se eliminaría. Eso equivale a 500 millones de litros de etanol al año. Eso significa un camino no solo de reducción de la subvención, sino de soberanía energética. 

2019 Año
en que se comercializó la gasolina con etanol, no alcanzó las metas fijadas entre el gobierno y la industria

Acerca del autor:
Ismael--Luna-Acevedo
Ismael Luna Acevedo
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día