Siguenos en:
Domingo
 15 de Diciembre de 2019
Dia 7
'América Latina está en una verdadera encrucijada'
Karina Batthyány. Socióloga uruguaya y Secretaria Ejecutiva de la Clacso, estuvo de visita a Bolivia.
Domingo,  11 de Agosto, 2019
-America-Latina-esta-en-una-verdadera-encrucijada-

Autora de más de 20 libros y con participación en otros 40, Karina Batthyány,  es la Secretaria Ejecutiva de la Clacso (Comité Directivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales). En su visita a Bolivia y en contacto con El Día, describe el comportamiento sociopolítico de América Latina, cuyo péndulo en los útlimos años,  marcado en gran parte de la región por  gobiernos progresistas, parece cambiar de la izquierda hacia la derecha. 

La doctora en sociología de nacionalidad uruguaya, desmenuza un contexto complejo de certezas e incertidumbres de la realidad actual. 

P. ¿Cómo ve este momento sociopolítico de la región?
K. B.: Efectivamente estamos en un momento de encrucijada tanto América Latina y el Caribe. Una encrucijada con desafíos desde el punto de vista social y político, con movimientos hacia la derecha, en otros países hacia la extrema derecha y el neoliberalismo mas cruel. Pero también con algunos movimientos que se vinculan en la zona progresista como sucede de manera contundente en México o el caso de mi país, que es el Uruguay, que hace 15 años mantiene un gobierno progresista.  Entonces tenemos es encrucijada, en algunos muy complicadas y en otras con miradas  más esperanzadoras.   

P.  ¿Qué hacer frente a esta situación actual?
K. B.: El tema es hacernos las preguntas correctas y eso es los que hacemos en el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, de decir bueno que es lo que está pasando en América Latina, de dónde venimos, porqué estamos en esta situación  y hacia dónde vamos. Y sobre todo, lo que debemos plantearnos es cómo producir conocimientos desde las ciencias sociales y el pensamiento crítico que permitan construir alternativas e incidir socialmente.

P. P. ¿Maduro y Bolsonaro son puntos extremos de esa encrucijada?
K. B.:  Efectivamente, son partes de la encrucijada, donde encontramos esta situación en esos países pero en general en América Latina y el Caribe. Mas allá de las situaciones específicas de los gobiernos de cada país hay problemas que recorren toda la región, como las migración y la movilidad humana. Un ejemplo de ello es la movilidad de la migración boliviana, donde son las mujeres que salen del país que forman parte de la 'cadena global del cuidado', en otros países. Además, se suma otras problemáticas como el  tema de género, el cambio climático, los procesos de inestabilidad política, el ataque a las universidades y a los lugares de formación en el área de las ciencias sociales. 

P. América Latina, sigue en el principal proveedora de materias primas al mundo. ¿Cómo salir de ese rol casi natural de división internacional del trabajo?
K. B.:  Cómo salir es conociendo intrínsecamente lo que esta pasando con nuestras realidades y buscando las diferentes alternativas. Y sobre todo, y eso el lo que nos preocupa a nosotros en el Consejo Latinoamericano de las Ciencias Sociales, con las miradas desde el sur y con el conocimiento desde el sur. Es decir, desde nuestros propios lugares, con nuestras formas de producir y apropiarnos ese  conocimiento  para lograr las transformaciones. Eso que se ha denominado el conocimiento y las epistemologías del sur: las miradas de-coloniales. 

P.  Estos últimos años se ha vivido una década de bonanza económica. ¿Se desaprovechó ese momento?
K. B.: De ninguna manera se desaprovechó. Si uno mira los indicadores sociales en distintos países, el cambio en  la última década ha sido impresionante. Los derechos de los ciudadanos y las ciudadanas, en sentido amplio y contemplando distintas dimensiones como la edad, el sexo, la etnia, los lugares de residencia, las condiciones en que se habitan, las poblaciones afrodescendientes, los pueblos indígenas, han habido importantes avances y cambios muy importantes. De ninguna manera no se ha desaprovechado ese periodo de bonanza, de lo contrario comparemos indicadores, eso es el ejercicio que hay que hacer y mostrar esos avances.

P. Pero la brecha entre ricos y pobres siguen siendo insuperables.
K. B.: Evidentemente. Esos avances que se han alcanzado no significan que nos quedemos ahí, dado que hay elementos muy profundos que superar. Todavía hay caminos por recorrer, hay nudos críticos por superar de la desigualdad persistente en la región. América Latina sigue siendo el continente más desigual, sigue siendo el continente con mayores brechas entre los ricos y los pobres. Por esa situación tenemos que seguir trabajando, pero decir que tenemos algunos elementos por superar, no quiere decir quiere decir de ninguna manera desconocer los avances que han habido.  

P. ¿Qué hacer con el extractivismo, que en auge de gobiernos progresistas, se han agravado mas?
K. B.: Son gobiernos progresistas en el marco de sistemas capitalistas. Ese es el tema que hay que trabajar, dado que esos elementos estructurales, en algunos casos no solo no han podido ser modificados sino profundizados, buscando las alternativas para la transformación también de la matriz productiva. 

P. ¿Eso ha hecho hoy que el péndulo tienda a moverse de izquierda hacia la derecha?
K. B.: Si y no. Yo creo que no se puede atribuir esas relaciones tan causales tan rápidas de decir: esos elementos hacen que el péndulo vaya y venga.  Son situaciones más complejas, que responden a la realidades de los países; de ninguna manera yo me afilio a esas explicaciones fáciles, que pretenden por medio de un solo componente atribuir éxitos y derrotas.  

P. ¿Cuales son las perspectivas a futuro de América Latina?
K. B.: El desafío es cómo seguimos avanzando en la inclusión de las poblaciones excluidas hasta ahora y cómo defendemos los avances logrados en América Latina para que no haya retrocesos. Lo que si sabemos es que cuando llegan gobiernos de derecha y neoliberales, hay retrocesos en términos de conquistas de derechos  sociales. Entonces el desafío es cómo defender derechos a la salud, educación, trabajo, para que no haya retrocesos. 

P. ¿Qué hacer para construir esa soñada América Latina unida e integrada? 
K. B.: Es una respuesta difícil. Para poder avanzar en esa dirección lo que nos falta, o uno de los elementos a tener en cuenta es cómo integramos las distintas realidades de los distintos pueblos latinoamericanos, en las distintas formas de ser y estar en América Latina.   

P. Nuestra diversidad es muy rica. ¿Es una traba para integrarnos?
K. B.: No es una traba, pero hay que saber incorporarla en los procesos de integración. Y no siempre se ha incorporado por los gobiernos en diferentes periodos en esos procesos de integración regional.  Yo no creo que sea un obstáculo; es un elemento a considerar, pero hay que trabajar para incorporarlo y no es sencillo. 

En definitiva, hay que seguir soñando con una América Latina unida e integrada. Sin duda es uno de los objetivos de CLACSO:  trabajar por una mejor región,  por una mejor comprensión de nuestros problemas y en su búsqueda de sus transformación social e integración.