1561: Nuestros símbolos
Siguenos en:
Lunes
 24 de Noviembre de 2014
Columnistas Online
1561: Nuestros símbolos
Porque Me Importa
Jueves,  6  de Enero, 2011

Desde los inicios de la historia de la humanidad el hombre ha recurrido a los mitos y a los símbolos para tratar de explicar “lo inexplicable”, para acercarnos a los conceptos abstractos.  En la medida en la que la sociedad se fue organizando se hizo necesario la aparición de símbolos que identifiquen al grupo humano: primero el clan o la tribu, la aldea y la ciudad, la región, el principado y el reino, finalmente los estados. Es así que, entre otros símbolos, fueron surgiendo las banderas, los escudos y los símbolos.

El primer símbolo de pertenencia que creamos los cruceños fue el nombre de la ciudad fundada por don Ñuflo en 1561 y que pronto se extiende a toda la gobernación. Desde el primer momento los vecinos de la nueva ciudad se identificaron con el nombre con la que la había bautizado el fundador, a tal punto que a pesar de las traslaciones y nuevas fundaciones los cruceños hicieron pervivir el nombre originario.

Después de su establecimiento definitivo de Santa Cruz de la Sierra en los llanos de Grigotá, el rey de España le concedió en 1636 un escudo de armas y le dio el título de “Muy noble y muy leal”. Los elementos de este escudo –como en la mayor parte de los escudos de armas de las ciudades coloniales—se entremezclan los hispanos (la cruz potenzada, el león rampante y el torreón o castillo) con los locales (el toborochi y las palmeras totaí). Este símbolo cayó en desuso durante una buena parte del período colonial y republicano hasta que a fines del siglo XIX Gabriel René Moreno lo volviera a poner en vigencia.    Partiendo del principio de que la historia de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra es la historia de la gobernación y del departamento, el IV Congreso Cívico de la Cruceñidad, reunido en 1985, pidió a la Prefectura emitir un Decreto Prefectural por el cual se adopta el escudo de la ciudad para todo el departamento.

Las banderas, al igual que los escudos, han jugado un papel muy importante en la historia universal, pues han servido para representar a un grupo de personas, ya sea perteneciente a una región, una provincia, un país, incluso a un grupo más reducido como puede ser un batallón o un club. El 24 de julio de 1864 marca un hito muy importante en el proceso de la construcción de la cruceñidad. En ese momento un hombre –el prefecto Tristán Roca— se dio cuenta de que el departamento cruceño estaba tan lejos y aislado de los centros de poder republicanos como durante el período colonial. Por otra parte tomó conciencia que se hacía necesario que el amor a ese departamento se materialice en un símbolo. El doctor Roca, que tenía la responsabilidad de conducir al pueblo cruceño pensó que el símbolo más efectivo que podía tener la cruceñidad en ese momento era una bandera, un símbolo que era fácilmente transportado y elaborado y que, además, como en todas las culturas a lo largo de la historia, era de muy fácil identificación. Este notable político conocía muy bien la cruceñidad y su escenario; es por eso que concibe una bandera muy sencilla, formada por tres franjas horizontales en las que se combinan los colores que resumen lo cruceño. De la misma forma que ocurrió con el escudo, durante mucho tiempo la bandera cruceña cayó en el olvido. En 1980 a iniciativa del Comité pro Santa Cruz se volvió a poner en vigencia su existencia.

Desde muy antiguo, asimismo, se han compuesto himnos para expresar sentimientos  positivos para enaltecer a un dios, a un héroe, a una región, a un país. En los años '20 del siglo pasado, cuando los cruceños luchábamos contra la política andinocentrista que nos tenía condenados al olvido, por iniciativa del municipio de Santa Cruz de la Sierra se adopta un himno para la ciudad que también será del departamento. Tanto la música como la letra están inmersas dentro de las corrientes que estaban en boga en esos años. La música fue creada por Gastón Guillaux, un francés afincado en estas tierras, mientras que la letra corresponde a Felipe Leonor Ribera, el poeta más notable de su generación.

Estos son los símbolos que tratan de mostrar lo que es nuestra historia, lo cruceño, que empezó a surgir hace 450 años. A través de ellos los cruceños aprendemos a amar y a respetar esta tierra.

Acerca del autor:
Alcides-Parejas-
Alcides Parejas
©2009-2010 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 ”El Remanso” - Telf. Piloto: 3434040  Fax Comercial y Publicidad. 3434781 - Fax Redacción 3434041 - email: eldia@edadsa.com.bo  |  Acerca de El Día  |  El Sol